Síguenos

Niño comiendo

Decía Einstein (o dicen que lo dijo) que si alguien quiere que su hijo sea inteligente lo que tiene que hacer es contarle historias y que si lo que quiere es que sea aún más inteligente, lo que tiene que hacer es contarle aún más historias. Una vez las historias contadas y una vez el niño crece y ya es capaz de leer, los libros, los buenos libros, pueden ayudar mucho a desarrollar la inteligencia de los niños, y crecer en un entorno agradable y respetuoso les puede ayudar a desarrollar su inteligencia emocional, en muchos casos más importante que el cociente intelectual.

Bien, dicho esto, hay que añadir que hay además otras maneras de lograr que nuestros hijos desarrollen mejor su cerebro y sus aptitudes, y una de ellas es cuidar su alimentación. Dicen que somos lo que comemos, y en cierto modo es así porque hay alimentos que pueden ayudar a que nuestros hijos sean más inteligentes. Hoy os vamos a contar cuáles son.

Más que alimentos, componentes de los alimentos

Bien, más que alimentos, lo que ayuda a desarrollar el cerebro son unos componentes determinados que se encuentran en algunos alimentos. Se trata de la colina, el monofosfato de uridina y el ácido docosahexaenoico, más conocido como DHA, que quizás os suene de haberlo visto en algunas leches infantiles, por ser uno de los componentes de la leche materna.

Para afirmar que estos tres componentes son útiles se llevó a cabo hace unos años en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, un estudio con roedores a los que administraron cada día los tres componentes. Al cabo de cuatro semanas observaron mejoría en el desempeño de tareas, en las capacidades cognitivas y además, observaron que se habían producido cambios químicos en el cerebro que también permitirían aumentar la inteligencia.

Los investigadores explicaron que, evidentemente, el hecho de tomar esos componentes debían ir ligados a actividades que ayudaran a desarrollar la inteligencia, como la resolución de problemas, la lectura en niños, ejercicios de cálculo y memorización, etc.

Cuáles son los alimentos que contienen esos componentes

Conocidos los componentes, falta saber cuáles son los alimentos que los contienen:

Huevos: contienen la colina, que es una sustancia que favorece las sinapsis, que es la conexión que se da entre las neuronas. Como todo lo que acontece en nuestro cuerpo, incluido el pensamiento, el razonamiento, las emociones y demás depende de la velocidad con que se lleven a cabo las sinapsis, cuanto mejor sean, en teoría, mejores serán nuestras aptitudes.
Remolacha: posee en su composición monofosfato de uridina, que también favorece las sinapsis y que aumenta las habilidades cognitivas.
Pescado azul: es rico en ácido docosahexaenoico, que es un ácido graso omega 3 que viene a hacer lo mismo que los anteriores alimentos.

Ahora sólo hace falta que les demos de comer estos alimentos diariamente y proporcionarles actividades que puedan ayudarles a desarrollar su cerebro y sus aptitudes, pero (ojo) que les gusten, que sean juegos, que disfruten con ellas. En caso de que no seáis capaces de darles cada día estos alimentos (primero por el sabor y segundo porque comer cada día lo mismo acaba siendo aburrido para cualquiera) tranquilos, seguro que el mero hecho de pasar tiempo con ellos y de hacer actividades estimulantes les hará ser más inteligentes.

Vía | Vitonica
Foto | Emborg en Flickr
En Bebés y más | La estimulación del bebé comienza en el vientre materno, El desarrollo intelectual en el hogar: la estimulación músical, Beneficios de los cuentos en el lenguaje de nuestros hijos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario