Sigue a

biberon-2.jpg

Muchos padres que empiezan a alimentar a su bebé con leche artificial se preguntan cuál es mejor. Lo cierto es que son todas muy similares (aunque no iguales) y es difícil concluir cuál de ellas es mejor.

Como enfermero recibo visitas de los fabricantes de leche artificial, explicándome lo buena que es la leche que fabrican en comparación con las otras. Curiosamente (o no tan curiosamente), todos explican que la buena es la suya y te lo muestran con estudios.

La conclusión que extraigo personalmente es que unas tienen unas características beneficiosas que otras no tienen y viceversa. Esto hace que una vieja recomendación “dale de todas”, pueda seguir vigente hoy en día. Aunque sí es cierto que ya hay algún análisis comparativo que podría ayudar a posicionarse.

La OCU las estudió hace poco

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) publicó en Diciembre de 2009 un análisis en que comparaba varias marcas de leche artificial puntuando 20 parámetros de las mismas, que se englobaron en cinco subgrupos: etiquetado, preparación, nutricional, carga renal e higiene.

Las fórmulas se organizaron, de mejor a peor de la siguiente manera: Enfalac Premium 1 (83/100), Nativa 1 (80/100), Nidina 1 Premium (80/100), Milupa Aptamil 1 (78/100), Novalac 1 (78/100), Nutriben Natal (78/100), Similac 1 (76/100), Hero Baby Inicio 1 (76/100), Puleva Peques 1 (74/100), Nitricia Almirón 1 con Inmunofortis (73/100), Blemil Plus 1 Forte (73/100), Adapta Más 1 (73/100) y Sanutri Natur 1 (69/100).

¿Son mejores las que llevan DHA?

El DHA es un ácido graso poliinsaturado que ha demostrado ser importante para el desarrollo cerebral de los bebés, que está presente en la leche materna (entre otros nutrientes).

De un tiempo a esta parte muchas fórmulas para lactantes, por no decir todas, lo han añadido en su composición y eso les ha servido como estandarte para mostrar su producto como mejor que otros. De hecho, como digo, muchos visitantes insisten en que sus leches llevan DHA y ARA (otro ácido graso importante) y por eso los profesionales deberíamos recomendarlas.

bebe-y-biberon1.jpg

Sin embargo hay estudios (y entre ellos una revisión Cochrane), que concluyen que la inclusión de DHA en las fórmulas para lactantes no aportan ningún beneficio en los bebés. Esto no quiere decir que el DHA no sea bueno, sino que probablemente no es igual que el que se encuentra en la leche materna. El que se incluye en las fórmulas artificiales se extrae de microalgas fermentadas mientras que el de la leche materna, evidentemente, se forma en la glándula mamaria.

Por lo tanto, de momento, la inclusión de DHA en las leches artificiales no aporta beneficio alguno y sirve como muestra de que complementar la leche artificial con sustancias propias de la leche materna no es un éxito garantizado, ya que no todas las sustancias de la leche materna pueden conseguirse en un laboratorio y no siempre que se consiguen ofrecen el mismo efecto.

¿Hasta cuándo deben tomar leche artificial de inicio?

Las leches analizadas por la OCU son todas las llamadas “tipo 1” o de inicio. Las recomendaciones habituales para los bebés que toman leche artificial (si hacemos caso a las etiquetas) son: leche de inicio “1” hasta los seis meses, leche de continuación “2” hasta los doce meses y leche de crecimiento “3” a partir de los 12 meses.

A partir de estas recomendaciones hay otras muchas, que no tienen por qué estar mal ni ser mejores que la anterior. Yo voy a ofrecer mi visión y luego que cada cual haga lo que considere mejor.

Como la leche de inicio es la fórmulas para bebés que más se parece a la leche materna (teniendo claro que se parece todavía bien poco) y teniendo en cuenta que los bebés que toman leche materna tienen como recomendación tomarla hasta al menos los dos años, yo daría leche artificial de inicio, o tipo “1” hasta los 18 meses, momento en el que alternaría con la leche de vaca hasta que la segunda sustituyera a la primera.

Como variante a esta recomendación podría decirse leche de inicio hasta los 12 meses y a partir de ese momento empezar a ofrecer leche de vaca o leche de continuación. Si se opta por la segunda, darla hasta los 18 meses y pasar entonces a la leche de vaca.

Las leches de crecimiento no me parecen útiles
, por ser leche de vaca con nutrientes añadidos que ya se encuentran en otros alimentos y no las utilizaría.

Más información | OCU
Fotos | Flickr – paul_houle, Alessandro Perilli
En Bebés y más | Los lácteos en la alimentación infantil: la leche artificial (I) y (II), Los lácteos en la alimentación infantil: inconvenientes de la leche artificial (I) y (II), La leche de continuación no es realmente necesaria para los bebés de seis o más meses

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios