Publicidad

Que me dice mi familia que el niño quiere estar siempre en brazos porque los primeros días lo cogí demasiado

Que me dice mi familia que el niño quiere estar siempre en brazos porque los primeros días lo cogí demasiado
15 comentarios
HOY SE HABLA DE

Hace horas que tu hijo ha nacido, quizás ya haya pasado algún día, pero aún estás en el hospital, con tu bebé a tu lado, y no eres de aquellos "padres con suerte" a los que les toca un bebé Nenuco (dícese de aquel bebé que come, duerme y hace caca, como si fuera un muñeco de juguete).

El tuyo se despierta a menudo, se pone a llorar y solo se calma si está a la teta o en brazos. No quieres molestar a nadie, porque estás en una planta donde todo está lleno de mujeres que acaban de dar a luz, algunas descansando, y bebés que acaban de nacer, muchos durmiendo, así que le coges y le atiendes cuanto antes.

Una vez estás en casa te das cuenta de que tu bebé sigue haciendo lo mismo, pedir brazos y teta a menudo, llevando cada vez peor lo de quedarse solo en el moisés. Entonces llega la familia y te dice que quiere estar siempre en brazos por tu culpa, porque los primeros días lo cogiste mucho y ahora resulta que se ha acostumbrado a eso. ¿Es cierto? ¿La culpa es nuestra? Y lo que es más importante, ¿hay que hacer algo para remediarlo?

¿Pide brazos porque lo cojo o lo cojo porque pide brazos?

No. No es cierto. Como digo, los primeros días los bebés ya suelen mostrar claramente cuáles son sus necesidades más básicas, y el afecto es una de ellas en la mayoría de los bebés. Unos necesitan poco, porque son más tranquilos y más capaces de estar solos. Otros necesitan mucho, porque se despiertan más a menudo, son en general más movidos o porque, simplemente, se sienten muy inseguros en el exterior.

Los padres, pues hacemos lo que buenamente podemos. Claro, si vemos que el niño, a la una de la madrugada se pone a llorar en el hospital, lo que vamos a hacer, para que no despierte a nadie, es atenderlo lo antes posible. Aquí no hay vuelta de hoja porque, ¿qué tendríamos que hacer, no cogerlo?

Un niño llora porque no tiene otra manera de decir que necesita algo, así que nuestra obligación como padres es atenderle para volverle a proveer bienestar y tranquilidad.

Es cruel (yo lo veo así) que nos digan que por culpa de cogerle entonces, luego los niños son como son. Cruel porque se dice como señalando con el dedo.

¿Le damos la vuelta? Pues venga... gracias a que los primeros días cogí a mi hijo, ahora me pide brazos y cariño a menudo. No quiero imaginar lo arisco que sería, que no querría abrazarme ni besarme, si no le hubiera cogido.

Pero no es cierto

Pero repito, no es cierto. Una cosa no es consecuencia de la otra. En el hospital les cogíamos porque el bebé lo necesitaba y en casa lo seguimos haciendo porque lo sigue necesitando. Así hasta que tienen unos meses o años y dejan de necesitar que les cojamos sin necesidad de acostumbrarles a la ausencia de nuestros brazos. Mira que me he fijado mucho y los he buscado, pero aún no he visto a ningún padre abrazado a su hijo mientras éste gatea.

El afecto y el cariño es una necesidad básica

Una de mis quejas de siempre es que cuando se habla de los bebés, cuando se explican las posibles razones del llanto de un bebé, se suele decir que puede tener hambre, sueño, frío, calor o el pañal sucio, y que si no es nada de esto, no le pasa nada.

Mejor en brazos que solos en sus cunas

Pero la soledad es un mal. Sentirse solo no es bueno para los niños. De hecho, somos una especie, los humanos, social (mirad cuántos amigos tenéis en Facebook, que es una "red social"), que está mejor acompañada que sola, normalmente y quitando algunas excepciones. Pues bien, un niño viene al mundo para adaptarse y aprender de su entorno, sobre todo de sus cuidadores, sus padres. Sería absurdo que los niños estuvieran mejor solos, mirando al techo, que acompañados en brazos de sus padres, viendo todo lo que les rodea.

Absurdo porque no aprenderían nada, no se adaptarían bien y tendrían problemas relacionales con sus padres. Como son ellos los que deben darles seguridad y cariño, para que no corran ningún peligro en los años que deben estar con ellos, los bebés tienen que estar cuanto más tiempo con sus padres mejor. O sea, que no solo es normal que pidan brazos, sino que es lo deseable.

Así que no hay que hacer nada. No hay que acostumbrarle a que esté solo porque, total, no hay beneficio alguno en lograr que una persona sea solitaria. Lo ideal, de hecho, es que sea sociable y que sepa aceptar la compañía de los demás, ver en ellos las cosas positivas que todo el mundo tiene y tener la predisposición a aprender de los demás o a enseñar a los demás. Vamos, que para que un niño se convierta en un adulto capaz de vivir en sociedad, lo lógico es que no le obliguemos, llorando, a estar solo, sino todo lo contrario, permitirle que esté con nosotros.

Y si te ha tocado uno de esos niños Nenuco, pon remedio: cógele mucho, aunque no te lo pida, llévalo en brazos y aprovecha que tú vives en vertical para que él deje de vivir en horizontal, mirando todo el día el techo y las lámparas, el cielo y las nubes, que bonitas son un rato, pero eso de "estar todo el día en las nubes" o "mirando a las musarañas" no son características reseñables de ninguna persona.

En Bebés y más | Por qué los niños se calman cuando los coges en brazos, Diez razones por las que se recomienda coger a los niños en brazos (I) y (II), Una nueva teoría acerca del “malacostumbramiento”: hasta los tres meses no se acostumbran a los brazos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios