Compartir
Publicidad
Publicidad

No me lo creo: uno de cada diez niños estadounidenses padece TDAH

No me lo creo: uno de cada diez niños estadounidenses padece TDAH
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una encuesta reciente realizada por el gobierno de EE.UU. refleja que entre 2007 y 2009 el nueve por ciento de los niños de 5 a 17 años fue diagnosticado de TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad).

Estos datos se hicieron públicos el pasado 18 de agosto y miembros del Centro Nacional de Estadísticas de Salud señalan que estas cifras podrían deberse a que los niños tienen un mejor acceso a los sistemas de salud y que los médicos están más sensibilizados con el trastorno, lo conocen más y por lo tanto son más capaces de realizar el diagnóstico.

Dicho de otro modo, sugieren que el número de niños con TDAH era hace años menor, no porque hubiera menos prevalencia, sino porque el trastorno estaba subdiagnosticado.

Y yo, pues lo siento, pero no me lo creo. Es imposible que un trastorno cuya causa no está todavía del todo clara y que no es diagnosticable con ninguna prueba médica objetiva afecte al 9% de los niños.

No digo que el trastorno no exista, porque igual que no se puede demostrar de ningún modo que existe (porque como digo no hay prueba médica que ayude al diagnóstico, sino que se basa en cuestionarios y en observar conductas y comportamientos), no se puede demostrar que no existe y seguro que hay niños con conductas patológicas que, sin conocer la causa, podrían mejorar si se diagnostican como niños con TDAH y se trabaja con ellos.

Sin embargo esos niños deberían ser una minoría, como lo son los niños con enfermedades concretas como el asma, la diabetes o incluso un cáncer o una cardiopatía. Bajo mi punto de vista dentro de ese 9% de niños con TDAH se han colado muchos niños que no lo padecen, pero que tienen un comportamiento no aceptado por los adultos.

Quizás no atiendan en clase (porque se aburren, porque son demasiado listos o demasiado poco, porque no están motivados o porque todo les da igual), quizás no hagan caso a sus padres (porque sus padres no les hacen caso a ellos, porque están todo el día trabajando, porque no hay entendimiento ni comunicación, porque hay demasiadas normas o porque no las hay), quizás no tengan aspiraciones en la vida (porque están hartos de ver que la sociedad se degrada sola, porque se dan cuenta de que por mucho que estudien no tendrán trabajo, porque…), pero no, estos niños no tienen TDAH y los padres y médicos, en vez de buscar la raíz de los problemas (que podrían ser algunos de los enumerados u otros), prefieren decir que lo que tienen es una enfermedad, un trastorno, y tratarles, seguramente, con una medicación que hace que estén un poco más atentos, que molesten un poco menos, pero que sigan viviendo con los mismos problemas.

Vía | Heathfinder
Foto | DigiSmile STL (aka Rob n Amy C) en Flickr
En Bebés y más | ¿Está el TDAH sobrediagnosticado?, ¿Cómo se diagnostica el TDAH? (I)‏‎ y (II), “No estáis solos”, testimonio sobre el déficit de atención e hiperactividad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos