Compartir
Publicidad

La lactancia materna prolongada no provoca caries

La lactancia materna prolongada no provoca caries
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son muchos los falsos mitos que giran en torno a la lactancia materna más allá de los seis meses, pero quizá uno de los más extendidos sea el afirmar que la lactancia prolongada provoca caries.

En Bebés y Más, hemos explicado en varias ocasiones cómo se producen las caries en los primeros dientes de leche (también conocidas como "caries de biberón"). Pero ante la polémica surgida recientemente y que relaciona la aparición de caries con la lactancia prolongada, volvemos a insistir en la importancia de derribar este falso mito. Porque no, la lactancia materna prolongada no provoca caries.

Caries en los primeros dientes de leche

Las caries del biberón o caries de la infancia, son un problema bucal frecuente en bebés y niños pequeños, que consiste en la destrucción del diente como consecuencia de la desmineralización de la superficie dental, debido a las bacterias que se alimentan de los restos que quedan en la boca.

Las caries pueden aparecer desde el primer diente de leche. Por eso es fundamental cuidar la higiene bucal desde que nuestros hijos son bebés, y realizar los correspondientes seguimientos con el odontopediatra.

¿Por qué se producen?

Los tres factores principales implicados en la caries son las bacterias, los azúcares y ciertos factores de riesgo que pueden presentar algunas personas, como defectos del esmalte, anatomía irregular de la superficie dental, ciertas enfermedades o patologías...

Los dientes de leche recién salidos son especialmente susceptibles a las caries, ya que aún están débiles y no están mineralizados por completo. Si en esta delicada etapa se adhieren gérmenes al diente y no se eliminan con un correcto cepillado, existe un riesgo elevado de caries.

¿La lactancia materna provoca caries?

Por desgracia, son muchas las madres a las que se les recomienda destetar a sus hijos ante la presencia de caries en los primeros dientes de leche. Sin embargo, desde el Comité Asesor de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría insisten en afirmar que no existe evidencia científica que relacione la aparición de caries con la lactancia materna prolongada.

"Entre otras razones, no podemos obviar que si la lactancia hubiera sido la causa de caries, se hubieran encontrado hallazgos en poblaciones prehistóricas y no ha sido así. Por otro lado, el hecho de que la prevalencia de caries en humanos sea muy superior a la de otros mamíferos hace pensar que debe haber otros factores implicados, que no sea la leche materna"

Pero además de estos datos, desde el Comité nos recuerdan que los componentes de la leche materna ayudan a proteger la salud bucodental, ya que:

  • Contiene factores de defensa que inhiben el crecimiento bacteriano, entre ellos: inmunoglobulinas (especialmente la Ig A9), lactoferrina -que priva a las bacterias del hierro y sólo lo libera en presencia de los receptores en el intestino-, y enzimas, como lisozima y lactoperoxidasas con acción antimicrobiana.

  • Contiene minerales como el calcio y el fósforo, y proteínas como la caseína que hacen que la leche materna favorezca la remineralización del diente

  • Contiene componentes como la arginina y la urea, que favorecen un aumento del pH y por tanto disminuyen la desmineralización.

  • Contiene un pH adecuado (el pH de la leche materna oscila entre 7.1 y 7.7), que no modifica el pH en el medio bucal.

Todos estos componentes y su acción fisiológica explican que la leche materna en sí misma no sea cariogénica sino más bien todo lo contrario, previene el desarrollo de caries

Los expertos del Comité de Lactancia insisten en el deber que tienen todos los profesionales sanitarios de proteger y promover la lactancia materna, informando correctamente a las madres desde la evidencia científica:

"Afirmar que la lactancia materna prolongada produce caries, sin una base científica concluyente, desprestigia los beneficios de la lactancia, culpabiliza a las madres que eligen seguir amamantando más allá de los dos años y disuade a otras de continuar haciéndolo, mal asesoradas por los propios profesionales o presionadas por una razón que carece de justificación, dejando así de disfrutar de todos los beneficios que tiene la lactancia prolongada".

lactancia materna

Y si no fuera suficiente con el efecto protector frente a las caries, el doctor Juan Carlos Pérez Varela, presidente la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO), señala los importante beneficios que tiene la lactancia en el desarrollo bucodental del niño, pues:

  • Contribuye positivamente al desarrollo del aparato masticatorio

  • Previene anomalías dentomaxilofaciales, ya que se ha comprobado que la succión del pezón resulta ser el mejor ejercicio para un correcto crecimiento y desarrollo de la boca y la mandíbula

  • Previene maloclusiones dentales

¿Cómo podemos evitar la aparición de caries en la infancia?

caries del biberon

Aunque el nombre, "caries del biberón", nos pueda llevar a pensar que solo el biberón puede provocarlas, no es del todo cierto. Sin embargo, es más probable la aparición de caries en aquellos niños que se quedan dormidos con frecuencia con el biberón en la boca, ya que no podremos limpiar sus dientes hasta pasado un buen rato.

Pero además de evitar esta práctica, son varias las medidas que podemos tomar para prevenir la aparición de las caries infantiles:

  • Evitar las bebidas azucaradas que pueden perjudicar la salud bucodental del bebé o niño de corta edad, como zumos, refrescos, infusiones... Y es que además de ser completamente inadecuados para su dieta, tienen un alto potencial cariogénico.

  • No impregnar el chupete en alimentos azucarados como la miel, zumos, dulces... Pues además de incrementar el riesgo de obesidad, esta práctica eleva las probabilidades de desarrollar caries.

  • Se opte por lactancia materna o artificial, es primordial iniciar una higiene bucal temprana desde la aparición del primer diente. Podemos comenzar limpiando sus encías y dientecitos con una pequeña gasa húmeda después de comer y antes de dormir.

  • A medida que el niño vaya creciendo, debe incorporar el cepillado de sus dientes a la higiene diaria, pero los padres debemos vigilar que lo hace correctamente, y que utiliza el dentífrico correspondiente a su edad.

  • Según los expertos, el humo del tabaco afectaría a los niños fumadores pasivos, incrementando el riesgo de padecer caries. Una razón más para proteger a los niños de ambientes con humo.

  • Los gérmenes responsables de las caries se transmiten con facilidad a través de la saliva. De ahí que los expertos recomienden no limpiar con nuestra saliva sus chupetes, tetinas, cucharas..., no compartir cubiertos, no morder su comida, no besarles en la boca... Además, evitar estas prácticas ayudará a prevenir el contagio de enfermedades mucho más graves.

En resúmen, la lactancia materna prolongada por sí misma, no está vinculada a la aparición de caries en la infancia, y además, aporta grandes beneficios a la salud del niño (incluída la salud bucodental). Las caries aparecen debido a un cúmulo de factores que podemos prevenir en su mayoría.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio