Compartir
Publicidad

Los niños quieren jugar con sus iguales, y necesitan más juego libre y sociabilizador

Los niños quieren jugar con sus iguales, y necesitan más juego libre y sociabilizador
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy es el Día Internacional del Juego, y si ya es bastante triste que deba haber un Día así, porque jugar es una actividad propia de la infancia, y no sólo en nuestra especie; imaginados lo desalentador que resulta saber que un tercio de los peques juega solo, por diferentes motivos.

Este es sólo uno de los datos de un estudio que a pesar de haberse presentado hace dos años, podemos considerar que continúa siendo actual, puesto que debería ser una prioridad alentar el juego en los niños, y potenciar los espacios para que pudieran jugar libremente, teniendo en cuenta los beneficios que se obtienen a cambio.

La catedrática de Teoría de la Educación de la Universitat de València, Petra Mª Pérez, nos contaba en 2012, que los niños cada vez dedican menos tiempo a jugar, por estar ocupados en actividades extraescolares, pero es que además, aquellos que juegan solos, lo hacen sobre todo con video consolas, dispositivos a los que hoy añadir las tabletas y smartphones (que esto de la tecnología avanza muy deprisa para bien y para mal). El estudio se llamaba “Juego y Familia”, y analizaba el binomio familia - juego, con la pretensión de conocer la calidad y cantidad de juego y ocio familiar de padres y madres con hijos de entre tres y 14 años.

Dia del Juego 2

¿Con quién quieren jugar los niños?

Pues con otros niños, y especialmente con los que tienen más cercanía o afinidad: compañeros, vecinos y amigos. Y es que no nos engañemos, aunque los padres debamos propiciar momentos familiares como salidas, visitas a los abuelos, juegos de mesa, o ver películas juntos, incluso implicarnos en la partida con la consola; para jugar libremente los niños prefieren a sus iguales.

Esto puede tener que ver con la necesidad de construir reglas grupales, explorar un mundo por caminos no trillados (para ellos), y construir espacios al margen del mundo adulto. Y esto es lo que los niños de ahora, de hace 20 , 40, 60 o 200 años, desean, y deben hacer como parte de su desarrollo y aprendizaje.

Pero hoy en día, muchos peques tienen dificultades para conocer bien a sus vecinos (poco tiempo después de las clases, fines de semana programados, padres que no se implican, horarios incompatibles), y a veces los amigos viven lejos, o no pueden reunirse con sus compañeros, porque no nos viene bien salir con ellos, y tampoco les dejamos transitar por el barrio.

Además hoy en día las familias son pequeñas, y para agravar la situación, puede que los primos vivan a muchos kilómetros de distancia…

¿Todo esto son excusas o forma parte de la realidad?

¿Los padres nos conformamos con que jueguen 30 minutos diarios durante la hora del patio?, 30 minutos bajo la vigilancia de los profes (que no digo que esté mal), sin poder salir del recinto, en medio de otros niños a los que no elegirían (o sí) como compañeros de juegos si no estuvieran limitados… Nos podemos conformar porque no va con nosotros ¿o sí?

Cuando salen por la tarde (algunos tienen la suerte de volver a casa a la hora de la comida), puede que tengan inglés, kárate, práctica de instrumento o patinaje. Más normas, poca espontaneidad, nada de juego sociabilizador (pero los humanos somos seres sociales, según tengo entendido).

Vale, estamos los padres, y en una situación aceptable, podemos tener tiempo y ganas de jugar, ¿es lo mismo?, pues no, claro, porque será divertido para ambas partes, y reforzará lazos familiares, pero a los niños no les servirá para desarrollar habilidades sociales necesarias (negociación, resolución de conflictos), o físicas (ejercitar el equilibrio cuando se trepa, la fuerza cuando se llevan ramas a la cabaña, la resistencia cuando se corre). No es lo mismo, no.

Los niños necesitan jugar con otros niños para su desarrollo integral y no sólo para divertirse como manifiestan los padres (78,7%) porque el juego socializador es el que permite mayor desarrollo de sus competencias emocionales y sociales

¿Vamos a seguir sin cambiar nada?

Dia del Juego 3

Podemos si son pequeños llevarlos al parque (aspiremos y luchar por parques ‘verdes’ como decía Soledad Román), y dejar que exploren sin hacer de padres / madres helicóptero; si tienen más de 8 años (9, 10, según donde vivamos), dejemos que salgan solos de casa para ir a la calle a relacionarse con los niños que ellos decidan.

También se puede organizar encuentros entre niños en un espacio público, en casa (si hay sitio), o simplemente crear vínculo con la familia del mejor amigo de nuestro hijo, de nuestra hija, para que pasen juntos un par de tardes a la semana, si tampoco hace falta que los padres tengamos que esperar a que acaben los juegos: ‘un día los cuido yo, otro tú’.

Hasta es posible llamar a la puerta del vecino, con la excusa de un nuevo juguete, de una pregunta, para que dos niños se conozcan, y quien sabe… no pasa nada, incluso si los otros padres parecen contrariados por la visita, o si el vecinito no tiene interés en nosotros. Cuando no intentamos nada, nada conseguimos.

El bajo índice de juego infantil en España, se debe al estilo de vida de las familias españolas influida por el avance de la cultura urbana, con hijos únicos o de edades distantes, que supeditan el juego a las actividades extraescolares y en cuyo entorno se han reducido tanto los espacios de juego como los amigos y vecinos de la misma edad para jugar

A la profesora Petra Mª Pérez, después de realizar el estudio, le preocupaba que los adultos animábamos a niños de tan solo 3 y 5 años a jugar con dispositivos electrónicos considerando estos últimos como un instrumento fácil y eficaz de entretenimiento, aunque fomente la soledad. Dos años después, los pediatras japoneses, ya han alertado sobre los inconvenientes de permitir que los dispositivos se conviertan en niñeras electrónicas.

Y es que al margen de que considero que debemos entender que la tecnología ha llegado para ‘sumar’ no para separar a los niños de actividades necesarias biológica, psicológica y socialmente… creo que estamos perdiendo de vista que el juego es un derecho de los niños, independientemente de la época que les ha tocado vivir.

Imágenes | Ian D. Keating, Lotzman Katzman, Joe Loong Más información | Universitat de València En Peques y Más | Un estudio de la AEFJ revela que un tercio de los niños mayores de 9 años juega menos de una hora al día, El juego es la mejor actividad extraescolar según el Observatorio del Juego Infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio