Compartir
Publicidad
Publicidad
Los niños de dos años y los cachorros son adorablemente similares, de acuerdo con un nuevo estudio
Otros

Los niños de dos años y los cachorros son adorablemente similares, de acuerdo con un nuevo estudio

Publicidad
Publicidad

Si alguna vez te ha parecido que el comportamiento o las reacciones de un niño pequeño y un cachorro son muy parecidas, tienes algo de razón.

Un nuevo estudio de la Universidad de Arizona encontró que los hábitos de interacción social de los niños de dos años y los cachorros son muy similares.

Comunicación social, la posible clave

Los investigadores analizaron el comportamiento de niños, perros y chimpancés con el fin de buscar similitudes en su cognición. Para ello realizaron diferentes pruebas, tanto verbales como no verbales, y analizaron la manera de respuesta de cada grupo.

Se compararon los datos de 522 perros de distintas razas y orígenes (perros de servicio, perros que estuvieron en la milicia detectando bombas y perros que eran mascotas familiares), con los de estudios de chimpancés de un santuario de vida animal en África y los datos de 105 niños de dos años que ya habían pasado por pruebas similares.

Evan MacLean, director del Centro de Cognición Canina de Arizona y uno de los autores de este estudio, comentó en entrevista para Phys.org que los científicos han estado analizando e investigando cómo difiere el desarrollo humano del resto de los animales, y que la clave podría ser la comunicación social.

"Ha habido muchas investigaciones en las que se muestra que no existen realmente las mismas habilidades sociales en los chimpancés, pero sí se han encontrado en los perros, lo que sugería que existe algo similar superficialmente entre perros y niños. La pregunta más grande y profunda que queríamos explorar era si realmente esa es solo una similitud superficial o si hay alguna clase distinta de inteligencia social que vemos en ambas especies", menciona MacLean en la entrevista.

En las pruebas de habilidades de comunicación básicas los resultados mostraron que los cachorros y los niños con muy similares. Por ejemplo, cuando se les escondía un premio a los cachorros y un juguete a los niños, ambos respondían a pistas no verbales, como apuntar o señalar, mientras que los chimpancés no respondían a este tipo de señales.

El estudio notó que, aunque no es claro si la cognición de los humanos y los perros comparten alguna estructura en común, ciertos comportamientos similares apuntan a señales de que ambas especies pudieron haber evolucionado en ambientes semejantes.

"Encontramos que existe un patrón, donde los perros que son buenos en una de estas situaciones sociales tienden a ser buenos en muchas otras relacionadas con ellas, algo similar que encontramos en los niños, pero no encontramos en los chimpancés. Algunas cosas que ocurrieron en la evolución humana fueron muy similares a los procesos que ocurrieron cuando se domesticó a los perros. Así que, potencialmente, estudiando a los perros y su domesticación, podremos aprender algo sobre la evolución humana", comenta MacLean.

De acuerdo con él, este estudio podría incluso tener el potencial de ayudar a los investigadores a entender mejor ciertos trastornos humanos que puedan incluir la falta de habilidades sociales, como el autismo.

El lazo entre los niños y los cachorros

¿Será esta la razón por la que vemos que hay bebés y niños que tienen una amistad única con sus mascotas? Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, y en muchas ocasiones algunos bebés y niños nos lo han mostrado, pues hasta pareciera que se entienden perfectamente son sus mascotas.

Los bebés son adorables y ver a un cachorro nos produce ternura, así que cuando se juntan, la escena es una que nos provoca una sonrisa. En Bebés y más hemos compartido algunas hermosas historias de niños y sus perros que nos han robado el corazón. Aquí te recuerdo algunas de las más bonitas:

A post shared by Forest Fairy ✨ (@ivetteivens) on

Dilan y su bulldog francés de nombre Farley son tan unidos que duermen juntos, comen juntos y hasta se bañan juntos. Farley fue adoptado por la madre de Dilan, la fotógrafa Ivette Ivens, cuando se dio cuenta que el cachorro había nacido el mismo día que su bebé.

También tenemos la historia de Theo, un cachorro sin raza, y Beau. Cuenta la madre en su blog que desde el tercer día que llegó a casa Theo, se acostumbró a dormir la siesta con Beau y desde entonces son inseparables.

Una historia muy linda es la de Siena y su perro Buddah, un cariñoso y protector doberman que rompe con el mito de que esta raza es peligrosa. En sus imágenes vemos solamente amor y una preciosa amistad.

A post shared by Reagandoodle (@reagandoodle) on

La amistad tierna más reciente que te hemos compartido es la de Buddy y su perro Reagan. Su historia es conmovedora: ambos fueron adoptados y cuando se conocieron su conexión fue inmediata, volviéndose inseparables.

Como podemos ver, la amistad entre los niños y los perros es algo único y muy tierno. Pareciera que entre ellos se entienden y saben exactamente lo que quiere uno del otro. Me recuerdan mucho al vídeo de un niño y su perro, que van caminando pero el niño se detiene porque quiere regresar a brincar en un charco y su fiel amigo le espera pacientemente a que termine como diciendo: "ve, que yo aquí te espero".

Me gusta pensar que probablemente los resultados encontrados en este estudio, donde muestran que los niños y los perros son similares en cuanto a la comunicación social, sean la razón de estas curiosas e incondicionales amistades.

Vía | Romper
En Bebés y más | ¡Para morir de amor! Imágenes de bebés que duermen con sus cachorros, La conmovedora historia entre un niño adoptado y su inseparable perro Labradoodle que parecen hermanos, Adorables fotos de un bebé y su cachorro durmiendo la siesta juntos (todos los días), El vídeo más tierno del momento: un niño, su perro y un charco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos