Compartir
Publicidad
Publicidad

'Los monstruos de mi casa' nos muestra una realidad incómoda que no estamos acostumbrados a ver

'Los monstruos de mi casa' nos muestra una realidad incómoda que no estamos acostumbrados a ver
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los monstruos de mi casa es un documental de 60 minutos producido por Quindrop que ‘muestra una realidad incómoda e impactante’, que el espectador no está acostumbrado a ver’. Y esto es porque se reflejan los maltratos físicos y emocionales, abuso sexual o negligencia por parte de sus padres o de las personas de su ámbito más cercano.

Se produjo en el año 2010, y de hecho es desde entonces que yo lo conozco. Ahora que lo he vuelto a ver, me han llamado la atención varios momentos. Querría hacer mención al momento en el que Noemí Pereda (psicóloga) remarca que ‘la familia es protectora, pero cuando no lo es, se convierte en la situación de más riesgo para los niños'. La protagonista de este documental es Carmen Artero (de quien os hablaré más adelante) y menciona que ‘en ocasiones la violencia permanece silenciada como parte de la vida cotidiana’

El documental

Los monstruos de mi casa from Quindrop on Vimeo.

Los monstruos de mi casa va de lo particular, el caso de cada niño, hasta lo universal, la vergüenza de la sociedad, pasando por el trabajo diario de las personas que intentan poner de manifiesto esta realidad o que, con su acción, consiguen salvar las vidas de los niños que se ven en situación de desprotección.

Mostramos al espectador una realidad incómoda que no está acostumbrado a ver y que, por estar dentro del ámbito de la vida privada y de lo cotidiano, es aún más impactante

El objetivo de Los monstruos de mi casa es poner de manifiesto que dentro de la esencia del ser humano también hay tendencias tan crueles como las que llevan a los padres a abusar, maltratar o ser negligentes con sus propios hijos. La crítica no es sólo a esos padres, es a la sociedad, que a menudo se niega a intervenir aparándose en la privacidad de la familia, y que, para sentirse menos culpable, tiende a alejar el problema situándolo tan sólo en ámbitos marginales.

La desprotección de la infancia y la actuación de la sociedad

Por ejemplo, si los datos sobre abusos sexuales son ciertos (un 19% de las mujeres los han padecido y un 15% de los hombres) habría que preguntarse ¿cuántas de las personas que nos rodean han sufrido esos abusos? De cada aula ¿cuántos niños los están sufriendo ahora?

Hay un punto positivo en esta historia: muchos ciudadanos han decidido actuar para mejorar la situación de la infancia. Y lo hacen con decisiones tan comprometidas como acoger niños en su casa o reclamar a la Administración que tome medidas para apoyar a los niños. El documental muestra esta actitud de la sociedad civil, con ejemplos sacados del día a día de padres de acogida, trabajadores de los servicios sociales, abogados...

Carmen Artero es el hilo conductor del documental, madre de cuatro niños, y “madre canguro” de dos más. Junto a ella y su familia, el documental muestra a profesionales, representantes en cierto modo de la sociedad, que buscan soluciones que, en ocasiones, suponen separar a los niños de sus padres. Los monstruos de mi casa muestra esta realidad a través del testimonio y las acciones de sus protagonistas, profesionales de los servicios de protección de menores, psicólogos, asociaciones... y del relato y la vida cotidiana de Carmen, una “madre canguro” de Mallorca.

Se reflejan varios casos de adultos que relatan cómo fueron abusados en su infancia. Pero también se reflexiona acerca de los niños actuales, porque antes, ahora y en el futuro, los pequeños necesitan un entorno protector para desarrollarse saludablemente. Y si por entorno protector entendemos el conjunto de la sociedad, nos podemos preguntar, ¿seríamos capaces de detectar un caso de abuso sexual a un niño? ¿creeríamos al pequeño si en un confidencia nos contara que un familiar suyo está obligándole a tener prácticas sexuales con él? ¿no seríamos tan culpables como el agresor si cerráramos los ojos?

En la web de ‘Los monstruos de mi casa’, Fran Bravo nos cuenta que ‘las animaciones para este documental han sido, sin lugar a dudas, las más difíciles de afrontar de toda mi carrera. No tanto por su aspecto técnico como por su intensidad emocional'.

Intentar que el público visualizara el sufrimiento, el horror que viven algunos niños no fue tarea fácil. Había que tratar de comprender todas las partes implicadas para poder representarlas correctamente. Desde luego no fue un proceso agradable

Es momento para la reflexión

Para mí es importante este documento gráfico, porque creo que es necesario que todos recibamos este tipo de información. Cuando hace un tiempo contacté con ellos para presentarlo en Peques y Más, Marta del Hierro que es una de las co directoras de ‘Los monstruos de mi casa’, se mostró encantada de que le diéramos difusión. En el documental se utilizan el castellano, el francés y el catalán, pero nos muestra continuamente los subtítulos en castellano, para que nadie ‘se pierda’ las historias relatadas.

Lo mínimo que cualquiera de nosotros puede hacer por los niños desprotegidos, es recibir este tipo de informaciones. Ser conscientes de que las situaciones que se relatan en ‘Los monstruos de mi casa’, pueden ocurrir en cualquier lugar geográfico y en familias de cualquier condición social.

Mientras tanto, Carmen Artero sigue su lucha por los derechos de los niños desprotegidos, y trabaja en el proyecto para crear la Fundación Infancia Digna.

Imagen | Los monstruos de mi casa Sitio Oficial | Los monstruos de mi casa Documental | Los monstruos de mi casa En Bebés y Más | "Los monstruos de mi casa", documental sobre el maltrato infantil En Peques y Más | El abuso sexual infantil es una realidad tan oculta como cotidiana, Maltrato infantil: los diferentes tipos de abusos en niños y cómo detectarlos, Asociación RANA: siete pasos para proteger a nuestros hijos frente a los abusos sexuales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos