Publicidad

La oratoria y la retórica de nuestra generación

La oratoria y la retórica de nuestra generación
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

He leído en el diccionario de la Real academia española (RAE) que la retórica es el arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado la eficacia necesaria para deleitar, persuadir o conmover. En nuestra generación, la de los padres y madres lectores del blog, la retórica no se ha trabajado mucho porque siempre hemos tenido que estar un poco a la orden de lo que decían nuestros mayores. Sin embargo los tiempos cambian y cada vez más participamos en centros de decisión por lo que tenemos que aprender a ser sugerentes, simpáticos y amables al presentar nuestras ideas, con el fin de que sean aceptadas por los demás. También tenemos que practicar la oratoria, que según la RAE es, el arte de hablar con elocuencia, o sea, la materialización de la capacidad persuasiva presentada por la retórica y que se concreta con discursos o conferencias.

Para las generaciones que vienen la oratoria y la retórica van a tener que trabajarse mucho y como nos decía Eduardo de Talk and Talk, los niños que practiquen la oratoria serán más responsables, organizados y maduros. Para aprender es fundamental practicar y especialmente en los discursos prepararse el texto y leérselo varias veces. Además hay entender, creerse y sentir el mensaje y practicarlo para dar ejemplo. Me gusta mucho ver conferencias y discursos que transmiten buenos mensajes y que además lo hacen de una forma creíble y con fuerza. Un discurso puede llegar a ser largo y agotador, porque incluye muchos conceptos e ideas, así que es fundamental organizarlo, trabajarlo y realizar una buena presentación para ganarse a la audiencia manejando todas las herramientas posibles.

Es importante empezar a trabajar con los peques porque no puede ser que se asusten ante un micrófono, ante una audiencia, que no dominen lo que van a leer, que no transmitan confianza y que busquen la aprobación de sus padres. Hay que aprender a mirar a la audiencia, sin darle la espalda, hablar con fuerza y con fluidez. Me encanta que los niños se expresen con alegría, con ganas, con ilusión porque enriquece y además le da mucho más valor a sus testimonios.

Así que cuanto antes empiecen a trabajar y a esforzarse con responsabilidad y confianza anticiparemos frustraciones posteriores de carreras profesionales que se bloquean, sufren desaprendizajes, no alcanzan los retos esperados o sufren caídas o insatisfacciones de las que no se recuperan.

La imagen que ilustra el artículo es de SEKMUN, basado en el Modelo de Naciones Unidas, se trata de un encuentro que permite a los alumnos/as de ESO y Bachillerato debatir y obtener soluciones sobre muchos problemas del planeta según la visión de los estudiantes. Espero próximamente hablar más de este proyecto en el que, como se puede ver, los alumnos participan desde la tribuna presentando sus ideas y haciéndolo con fluidez.

En Peques y Más | Eduardo de Talk and Talk: "que los niños practiquen la oratoria les ayuda a ser responsables, organizados y maduros", Los niños deberían aprender a hablar en público desde pequeñitos
Imagen | UK in Spain

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir