Compartir
Publicidad

La dieta bebé: las famosas comen potitos de bebé para mantener la línea

La dieta bebé: las famosas comen potitos de bebé para mantener la línea
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Seguro que muchas mamás conocen diversas “dietas milagro”. Seguro que en una u otra ocasión han tirado de alguna de ellas para rebajar rápidamente algunos kilos de más y seguro que más de una se sumaría al último grito en dietas milagro: la dieta bebé.

Digo que es el último grito porque estos días se está hablando mucho de ella, básicamente, porque es la dieta que están siguiendo celebridades como Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow, pero no porque sea especialmente recomendable, que no lo es.

La dieta bebé consiste en comer 14 potitos infantiles durante el día y una cena de adulto que sea saludable. Jennifer Aniston ha declarado al respecto que funciona, pues ha perdido tres kilos en una semana, sin embargo Tracy Anderson, la artífice de dicha dieta ha explicado que más que una dieta para perder peso, es una medida para hacer “limpieza”, un estilo de alimentación dirigido a eliminar toxinas y mantener el sistema digestivo en marcha.

Dicho de otro modo, la dieta funciona, ya que el sistema digestivo se activa como si le hiciéramos un “reset” y porque las calorías que aportan los potitos son menores que las que aporta la comida de adultos pero, como suele suceder con las dietas líquidas, los kilos que se pierden fácilmente se recuperan también fácilmente.

Esto hace que la dieta bebé sea, realmente, un método poco recomendable (si no eres actriz y necesitas pesar unos kilos menos para una película), ya que, en el momento en que vuelvas a comer comida de adulto recuperarás los kilos que has perdido y, quizás, hasta un poco más.

La solución podría ser entonces mantener una dieta a base de potitos, sin embargo se crearían diversos déficits nutricionales, ya que los potitos de bebés son eso, alimentos destinados a los bebés, cuya corpulencia, peso y necesidades son muy diferentes a las de un adulto. Además sería muy difícil mantener dicha costumbre, porque el comer es un acto social que nos relaciona con otras personas y comer potitos infantiles limita bastante las posibilidades de comer con otros adultos.

Vía | El País
Foto | Flickr – jencu

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos