Adiós al cansancio primaveral. Pon en práctica estos nueve trucos de Harvard para multiplicar tu energía de forma natural

Adiós al cansancio primaveral. Pon en práctica estos nueve trucos de Harvard para multiplicar tu energía de forma natural
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando nos sentimos cansados o agotados con frecuencia, podemos pensar en recurrir a productos como vitaminas o suplementos para ayudar a darnos un subidón de energía. Pero no siempre es necesario recurrir a este tipo de productos (ni bebernos la cafetera entera), y hay también otras opciones naturales y hábitos que nos pueden ayudar a aumentar los niveles de energía en el día a día.

Desde la Universidad de Harvard, nos comparten nueve trucos para multiplicar la energía de forma natural, desde pequeños cambios de rutina hasta recomendaciones alimentarias.

Controlar el estrés

El estrés es una de esas cosas que -literalmente- nos puede quitar el sueño y hacer que nos sintamos cansados o agotados. Hay diversas cosas que podemos hacer para mantener el estrés bajo control, desde hablar con un amigo o familiar, hasta practicar meditación o respiraciones profundas. Si éste es muy alto o constante, lo ideal será buscar un psicólogo que pueda ayudarnos a gestionarlo mejor.

Aligerar la carga

Los expertos de Harvard señalan que una de las razones comunes por las que nos podemos sentir fatigados es el exceso de trabajo. Éste puede incluir desde obligaciones profesionales, hasta responsabilidades familiares y sociales.

En este sentido, habremos de organizar nuestras prioridades e intentar simplificar nuestra lista de actividades, dejando solo aquellas que sean realmente imprescindibles. Hay que delegar todo lo que sea posible, aprendiendo a decir "no" y pidiendo ayuda si es necesario.

Hacer ejercicio

Este es un punto muy importante, ya que además de ayudarnos a descansar mejor al facilitar la conciliación del sueño por las noches, el ejercicio nos ayuda liberar el estrés - que como ya hemos mencionado, también puede ser una de las razones por las que nos sentimos cansados constantemente.

Además, no podemos olvidar que hacer ejercicio puede aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, una de las famosas hormonas de la felicidad que nos ayuda a elevar el estado de ánimo.

Evitar o dejar de fumar

Los riesgos del tabaco para la salud son bastante conocidos, pero desde Harvard comentan que una de las cosas que no siempre se sabe es que también puede influir en nuestros niveles de ejergía, ya que fumar ocasiona insomnio.

Esto se debe a que la nicotina en el tabaco es un estimulante que acelera la frecuencia cardíaca, eleva la presión arterial y estimula la actividad de ondas cerebrales asociada con la vigilia, es decir, una combinación perfecta que dificulta conciliar el sueño. Así que si puedes dejar de fumar, o por lo menos evitar hacerlo cerca de la hora de dormir, hazlo.

Controla las horas de sueño

Por más extraño que esto pueda sonar, a veces el cansancio que sentimos está ocasionado por un exceso de descanso. Si este es tu caso, evita tomar siestas durante el día y haz lo posible por establecer un horario de descanso que te permita dormir las horas necesarias según tu edad:

  • Adultos de 18 a 64 años: entre 7 y 9 horas.
  • Adultos mayores de 65 años: entre 7 y 8 horas.

Cambiar tu dieta

Nuestra alimentación también puede ser una de las razones por las que nos sentimos cansados. La clave está en su índice glucémico, que es la rapidez con la que un alimento puede elevar su nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. En general, los alimentos ricos en carbohidratos tienen los índices glucémicos más altos, mientras que las proteínas y las grasas tienen índices glucémicos cercanos a cero.

Hay que evitar o reducir el consumo de alimentos con un índice glucémico bajo, como los hidratos de absorción rápida (miel, azúcar y zumos de frutas), y los almidones refinados (las pastas y harinas), y optar por alimentos con un índice glucémico bajo y que pueden ayudarnos a tener más energía, como los cereales integrales, las verduras ricas en fibra, los frutos secos y los aceites saludables, como el aceite de oliva.

Beber café, pero con moderación

No hay duda que uno de los mejores remedios rápidos para la falta de energía puede ser una buena taza de café, pero hay que saber cuándo tomarla. Desde Harvard recomiendan usarla con prudencia y evitar beber café en grandes cantidades o después de las 2 p.m., ya que podría causar insomnio y hacer que no descansemos adecuadamente.

Limitar el alcohol

Si bebes alcohol durante el día, aunque sea solo una bebida o cóctel, considera dejarlo para momentos en los que no te importe que tu energía pueda disminuir o verse afectada. Aunque es cierto que el alcohol es estimulante, también tiene un efecto sedante en nosotros, por lo que habremos de limitar su consumo durante el día.

Beber agua

Finalmente, una de las formas más naturales para obtener más energía: beber agua. Cuando nuestro cuerpo está deshidratado o necesita líquidos es normal que nos sintamos cansados o fatigados. Revisa la cantidad de agua que bebes durante el día, quizás la falta de hidratación sea la razón detrás de tu cansancio.

A nivel general, es recomendable ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua al día, aunque hay situaciones en las que esta cantidad puede variar y aumentar un poco, en especial si hacemos ejercicio o cuando las mujeres están embarazadas.

Foto de portada | Andrea Piacquadio en Pexels

Temas
Inicio