Cuándo aprende el niño a agarrar el lápiz y cómo ayudarlo

Cuándo aprende el niño a agarrar el lápiz y cómo ayudarlo
Sin comentarios

Durante la etapa preescolar, un adecuado agarre del lápiz resulta imprescindible para desarrollar otras habilidades como la escritura.

¿Cómo es esta evolución del agarre, a qué edad suelen agarrar correctamente el lápiz los niños para dibujar o escribir y cómo ayudarles?

Si tienes hijos o alumnos en edad preescolar, esta información puede resultarte útil.

Cuándo aprende el niño a agarrar el lápiz

¿A qué edad empiezan los niños a saber cómo se agarra correctamente el lápiz y los colores? Esto ocurre aproximadamente, a partir de los tres años de edad, aunque antes ya se producen pequeños avances, como iremos viendo.

Este aprendizaje se produce principalmente en la escuela, aunque en casa ya podemos empezar a ayudarlos, a partir de los tres o cuatro años de edad, en este proceso.

Es normal que las primeras veces que los niños pinten o dibujen, cuando son pequeños, agarren los colores o los lápices con toda la mano, cerrándola para agarrar bien el color.

Pero una vez entran en la etapa preescolar, podemos empezar a enseñarles a coger los lápices de forma adecuada, eso es, entre los dedos.

Primeras fases antes de agarrar el lápiz adecuadamente

¿Cómo hacerlo? Yendo poco a poco y fijándonos primero en las fases que el niño atraviesa antes de estar preparado para un agarre adecuado u óptimo:

Coger el lápiz con toda la palma de la mano

Lo normal es que al principio los niños cojan el lápiz con toda la palma de la mano, es decir, sin usar los dedos directamente. Esto se conoce como un "agarre cilíndrico" (entre el año y el año y medio).

Este gesto limita las variaciones en sus movimientos, así como el campo de visión de la huella o el trazo dejado en la hoja.

Apoyo en el codo

Más adelante, el niño ya empieza a apoyarse en el codo y a producir más variedad de líneas, eso es, a través del movimiento de su antebrazo.

Agarre de tipo digital

Poco a poco cambia su agarre al "agarre de tipo digital", también llamado agarre en forma de pinza o pinza digital.

A través de él, empieza a coger el color o el lápiz entre el dedo pulgar y el índice.

Oposición índice-pulgar

Finalmente el niño llega a la oposición índice pulgar, que dirige la herramienta gráfica (la escritura o el dibujo), mientras que su dedo medio sostiene el lápiz lateralmente.

Agarre de pinza

Pexels Artem Podrez 8087872

El objetivo final es el agarre de pinza, que es el agarre correcto del lápiz para empezar a escribir bien.

Técnicamente, se conoce con el nombre de "agarre de pinza trípode", que es a unos dos centímetros de la punta del lápiz. Este hito suele producirse entre los cuatro y los cuatro años y medio, aproximadamente.

Cómo ayudarlos a agarrar correctamente el lápiz

Tutor With Litthe Girl Studying At Home

Cuidar la postura

Para promover un adecuado agarre del lápiz, también es importante tener en cuenta otros aspectos, como la postura. La postura ideal, por ser ergonómica y saludable para ellos, para escribir, pintar o dibujar, sería:

  • Estar sentados de forma cómoda.
  • Tener los pies apoyados en el suelo.
  • Tener el torso erguido y ligeramente inclinado hacia adelante, pero sin llegar a estar apoyado en la mesa.
  • Tener los hombros relajados.
  • Tener ambos codos sobre la mesa.
  • Tener la mano que no escribe descansando abierta sobre el papel, bajo la mano que sí escribe.

Ver cómo coge el lápiz y corregir si es necesario

Medium Shot Boy Holding Red Crayon

El segundo paso, una vez que el niño esté colocado de forma correcta, será darle un lápiz para ver cómo lo coge.

Corregiremos las alteraciones que surjan, en caso de que aparezcan, como por ejemplo (y algunas de las más habituales):

  • Si coge el lápiz sin flexionar el pulgar y el índice (lo que se denomina como "agarre de pinza plana").
  • Si escribe por encima de la línea gráfica, con extrema flexión de la muñeca hacia el interior (habitual en los niños zurdos); esto se soluciona doblando la hoja hacia la derecha.
  • Si presiona demasiado fuerte el lápiz sobre la hoja (o demasiado flojo); en estos casos, podemos colocar un cartón debajo de la hoja, para que el niño compruebe si su trazado traspasa la hoja (lo que indicaría un trazo demasiado fuero) o si apenas ha escrito nada (presión demasiado débil).

Utilizar estos ejercicios

Hemos de tener en cuenta que para un adecuado desarrollo de la función de agarre del lápiz, es importante que el niño entrene un desarrollo armónico de su motricidad global (motricidad gruesa y fina).

También, que su orientación espacial, la conciencia y dominio de su esquema corporal, y la coordinación ocular (coordinación mano-ojo), se empiecen a trabajar ya desde la edad preescolar. Todo esto favorecerá el agarre correcto del lápiz; en este sentido, hay algunos ejercicios que pueden ayudarlos, como:

  • Ejercicios de trazados: pedirles que tracen líneas rectas y figuras geométricas diversas (pueden realizarlo de forma libre o siguiendo líneas discontinuas).
  • Ejercicios de coordinación óculo manual: como por ejemplo, unir diferentes puntos (manteniendo el lápiz en uno de ellos y la mirada en los otros puntos, a medida que los vayan uniendo); se trata de que los ojos aprendan a guiar la mano, y no al revés.
  • Ejercicios que estimulen la psicomotricidad fina: por ejemplo, hacer pulseras y enhebrar abalorios, coger objetos pequeños con pinzas y trasladarlos de una caja a otra, cortar con tijeras, apretar botones, etc.
  • Ejercicios de estimulación motriz global: por ejemplo, lanzar y atrapar una pelota, saltar, chutar, encestar una pelota en una caja, etc.
  • Ejercicios de dibujos: copiar un modelo, seguir las líneas discontinuas hasta formar una figura, etc.

Respetar sus ritmos

Finalmente, será importante que respetemos el ritmo de nuestro hijo, más allá de lo considerado un desarrollo normativo y de lo que "se espera de ellos" en función de su edad.

Así, esté en la edad en la que esté tu hijo, es importante que conozcamos sus fortalezas y dificultades para acompañarle en este proceso con amor y empatía, sin exigir, sino dándoles espacio, con amor, empatía y aceptación.

Fotos | Pexels, Freepik

Bebés y más | Motricidad fina en el bebé: cómo se desarrolla y qué ejercicios podemos hacer para estimularla, Actividades para estimular la psicomotricidad fina en bebés y niños

Temas
Inicio