Publicidad

El bebé que en su primer cumpleaños se transformó en un "zombie"

El bebé que en su primer cumpleaños se transformó en un "zombie"
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Primer cumpleaños de tu hijo. Le montas una fiesta de cumpleaños de la que el niño apenas se entera, le plantas un pastel delante que no tiene ni idea de qué es, le pones una vela que enciendes y apagas rápidamente tras la foto para que no se queme y le dejas que meta las manos en la tarta, coma, se manche, mientras todos se ríen de la escena y el niño acaba lleno de bizcocho y nata. Luego le dan los regalos sin entender a qué viene tanto papel y tanto cartón, pese a que le encantan, y así hasta que acaba la fiesta.

Así suelen ser todas menos la de unos padres que decidieron hacer algo muy diferente en el primer cumpleaños de su hijo: darle a comer un cerebro y dejar de que se transformara en un "zombie" (entrecomillo porque en realidad se escribe zombi).

Encargaron un pastel y contactaron con una fotógrafa profesional

Zombi1

Estos padres, fans de los zombis, obviamente, pensaron que sería divertido transformar a su hijo en uno de ellos. Para ello encargaron un pastel de cerebro, de lo más realista, a Kim and Jake's Cakes y contrataron a la fotógrafa profesional de bebés Tara Devries, que debía llevar a cabo la sesión de fotos más extraña hasta la fecha.

Zombi2

Juntaron al niño y al pastel, y obró la magia, o la transformación. Empezó a tocarlo y a romperlo con la mano, y luego decidió probarlo. La mezcla de fondant, frambuesa y bizcocho hizo que el niño no se separara de él y empezara a devorarlo, cual zombi que lleva días sin comer.

Zombi3
Zombi4

Una vez captadas las fotos, la fotógrafa se sentó ante el ordenador y con una buena dosis de edición fotográfica las convirtió en lo que los padres del niño querían: unas fotos de nuestro hijo transformado en zombi, lo más realistas posible.

Zombi5
Zombi6 Parece que el "cerebro" estaba realmente sabroso
Zombi7

"¿Cómo eres de grande?"

Zombi8

Para esta foto final, en la que el niño demuestra que ya es un zombi en toda regla, la abuela le preguntó "¿Cómo eres de grande?", y el niño abrió los brazos como queriendo mostrar que ya era "muuuuy grande". Varias fotos de ese instante acabaron por ofrecer una pose perfecta cuando ya bajaba los brazos. Entre lo que se había manchado con el pastel y el ordenador, acabó por ser el pequeño zombi de un año más adorable que hayáis visto jamás.

Menuda manera de celebrar el cumpleaños y de celebrar Halloween, ¿verdad?

Os dejo una foto del crío en la realidad, unos minutos antes de la sesión, para que veáis que de zombi tiene poco. Esperemos que tras el pastel siga siendo humano, claro:

Zombi9

Vía | BoredPanda
En Bebés y más | Tres tutoriales en vídeo para maquillar a tu hijos este Halloween, Siete ideas de maquillaje infantil para Halloween, No todo es dar miedo: 15 ideas de disfraces infantiles para un Halloween dulce

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir