Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es perjudicial para los bebés la lactancia materna exclusiva durante seis meses?

¿Es perjudicial para los bebés la lactancia materna exclusiva durante seis meses?
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el año 2001 la OMS empezó a recomendar la lactancia materna exclusiva durante seis meses y la suplementación a partir de entonces y hasta al menos los dos años, tras realizar una extensa revisión de diversos estudios científicos. Desde ese momento todos los organismos oficiales en términos de salud se fueron adheriendo a dicha recomendación y ésta se fue extendiendo en todos los países hasta el punto que cualquier persona formada en lactancia tiene claro que lo mejor para un bebé es que tome el pecho de manera exclusiva hasta los seis meses.

Sin embargo ha aparecido estos días un artículo en Inglaterra, concretamente en el British Medical Journal, diciendo que dar el pecho durante seis meses a un bebé podría ser contraproducente para ellos, por ser demasiado tiempo tomando sólo leche materna. Por suerte, según explican, pocos niños han podido verse afectados por dicha práctica porque aún son pocos los bebés que llegan a los seis meses tomando sólo leche materna.

La polémica está servida

A raíz de dicho artículo se ha originado un gran revuelo tanto a nivel institucional como a nivel poblacional. Las madres que amamantan empiezan a dudar, los grupos de lactancia han salido a la defensa de la lactancia exclusiva y los profesionales (entre los que me encuentro) han otorgado al artículo la credibilidad que merece: bien poca. La OMS e incluso UNICEF han salido, obviamente, en defensa de la lactancia materna, hasta el punto que se ha hecho público que algunos autores de dicho estudio podrían tener algún tipo de relación con la industria de alimentación infantil que, evidentemente, estaría muy agradecida de empezar a alimentar a los bebés a los cuatro meses en vez de a los seis, como se recomienda actualmente.

A continuación resumiremos el estudio y mostraremos también cuál ha sido la respuesta de la OMS y UNICEF:

“Dar el pecho durante seis meses podría ser peligroso para los bebés”

Según los autores de dicho estudio es peligroso no ofrecer ningún alimento hasta los seis meses porque los bebés amamantados hasta esa fecha tienen más riesgo de padecer anemia por deficiencia de hierro, siendo peligroso si tenemos en cuenta que la anemia puede afectar al desarrollo mental, psicomotor y psicosocial de los niños.

Sugieren también que los niños que no han probado ningún alimento hasta los seis meses tienen un riesgo mayor de padecer alergias y explican que “los países que utilizan, por ejemplo, cacahuetes como alimento complementario tienen menores índices de alergia al cacahuete que el resto“.

El tercer problema potencial es el de la enfermedad celíaca. Al parecer han aumentado los casos de celiaquía en Suecia desde que las madres amamantan hasta los seis meses y parecen haber disminuido allí donde se ofrece el gluten a partir de los cuatro meses.

Según comentan, no es que no estén de acuerdo con las recomendaciones de la OMS, sino que consideran que deben interpretarse de diferente modo según el país, puesto que una lactancia materna en países pobres puede salvar la vida a un bebé, pero en los países desarrollados “tan sólo disminuyen un poco las tasas de gastroenteritis“.

Qué ha dicho UNICEF ante dicho estudio

Tanto la OMS como UNICEF han salido en defensa de las recomendaciones iniciales tras analizar dicho estudio. Se podría pensar que un estudio reciente trae nuevas conclusiones porque hay detrás nuevos datos que podrían hacer cambiar las recomendaciones, sin embargo se ha observado que no se basa en datos nuevos y que, para hacer el estudio, se han utilizado antiguas evidencias, muchas de las cuales fueron utilizadas para concluir que lo mejor para los bebés son 6 meses de lactancia exclusiva.

Se ha constadado, como conflicto de intereses, que tres de los cuatro autores del estudio han realizado trabajos y/o recibido financiación para investigaciones por parte de empresas de preparados para lactantes y alimentación infantil en los últimos tres años.

Se ha hablado en múltiples ocasiones de los beneficios de la lactancia materna y, al no haber datos nuevos que modifiquen los ya conocidos, dichos beneficios siguen existiendo: aún en los países industrializados la leche materna puede servir para salvar vidas y para proteger la salud tanto a corto como a largo plazo tanto del bebé como de la mamá. También disminuye el riesgo de diabetes y de obesidad infantil y el de cáncer de mama en las madres y se asocia a una mejor capacidad para criar a los hijos por parte de mujeres con ingresos bajos (la leche materna sigue siendo gratis) y a una menor incidencia de depresión postparto.

amamantando-2.jpg

Con respecto a la anemia ferropénica se ha hecho hincapié en algo de lo que hemos hablado en diversas ocasiones: los niveles de hierro de un niño a los seis meses dependen muchísimo de las reservas de hierro al nacer y del corte temprano del cordón (que puede reducir las reservas hasta en un 33%).

Para evitar la anemia en los bebés la solución es, por lo tanto, asegurarse de que la mamá no tiene anemia durante el embarazo y hacer que el corte del cordón se retrase. De este modo las reservas del bebé serán mayores y podrá tener el hierro asegurado hasta, como mínimo, seis meses.

Hay que tener en cuenta también que los alimentos que se suelen ofrecer en los primeros meses, tales como fruta y cereales, son bajos en hierro y, lejos de prevenir la anemia ferropénica, podrían ser los causantes de la misma, puesto que desplazan a la leche materna que contiene hierro en una forma muy biodisponible (se absorbe muy bien).

Sobre el segundo de los argumentos comentados en el estudio, la enfermedad celíaca, se ha comentado que el Comité Asesor Científico en Nutrición y el Comité de Toxicidad de Químicos en los Alimentos, Productos de Consumo y Medio Ambiente del Gobierno inglés ha declarado al respecto que se están haciendo estudios para tratar de determinar cuál es el mejor momento para ofrecer gluten a los niños, sin haber todavía datos suficientes para expresar un momento concreto como recomendación.

Lo que sí afirman es que si el gluten se introduce en la dieta cuando el bebé aún está siendo amamantado se disminuye considerablemente el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca.

Finalmente, con respecto a las alergias, se ha comentado que parece ser que existen algunos datos que sugieren que cuando hay antecedentes de alergia en la familia del bebé, la introducción temprana de ciertos alimentos podría ser beneficiosa. Esto se está estudiando actualmente y por ello no hay una evidencia clara. En cualquier caso, aún cuando fuera cierto, la recomendación se ofrecería únicamente a las familias de alto riesgo de manera individualizada y no a toda una población.

Qué ha dicho la OMS al respecto

La OMS ha declarado, además de lo comentado por UNICEF, que las recomendaciones que se empezaron a dar en el año 2001 siguen vigentes porque de igual modo que entonces se hizo una revisión exhaustiva de la bibliografía, se han ido reevaluando dichas recomendaciones con los nuevos datos recibidos tras cada estudio de calidad realizado y no ha aparecido aún motivo alguno para cambiar de parecer.

El artículo publicado en el British Medical Journal, que podría parecer una revisión sistemática de la evidencia no lo es en realidad. La última revisión sistemática realizada data del año 2009 y está disponible en la Biblioteca Cochrane. En dicha revisión se incluyeron estudios realizados en países industrializados y otros realizados en países subdesarrollados y en ella se concluye que la alimentación con leche materna durante 6 meses tiene varias ventajas sobre la lactancia materna exclusiva durante 3-4 meses seguida de lactancia mixta, tales como menor riesgo de infecciones gastrointestinales, pérdida de peso materno más rápida y retraso en el retorno de la menstruación (beneficioso para los depósitos de hierro de la madre).

En dicha revisión sí se observó que los bebés de los países subdesarrollados sí parecían tener un menor nivel de hierro.

Resumiendo

Resumiendo y respondiendo a la pregunta del título de esta entrada: no, no es perjudicial que un bebé tome leche materna en exclusiva hasta los seis meses. El problema es que dar el pecho no beneficia económicamente a nadie más allá de la propia familia del bebé (y de manera global a la sanidad, se podría decir, por el menor número de ingresos hospitalarios en los bebés amamantados) y claro, que una persona pase seis meses de su vida sin consumir alimentos industriales es demasiado. Por esta razón es facilísimo encontrar a la venta un amplio catálogo de alimentos para bebés “a partir de 4 meses” y por eso aparecen estudios como el comentado, tratando de convencer a madres y profesionales de que podrían adelantarse las comidas un par de meses “por el bien del niño”.

Fotos | Lars Plougmann, diluvi en Flickr
En Bebés y más | La lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, lo mejor para el bebé, Por qué se aconseja lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (I) y (II), Por qué se aconseja lactancia materna hasta los dos años o más

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos