Compartir
Publicidad
Publicidad

Vejiga débil y micción frecuente durante el embarazo

Vejiga débil y micción frecuente durante el embarazo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el embarazo, el aumento de volumen en el seno materno con el bebé en formación presiona la vejiga, lo cual lleva a la necesidad de ir más a menudo al cuarto de baño, especialmente en la última etapa del embarazo. Incluso, en algunas ocasiones podría provocar pérdidas involuntarias de orina.

Si esas pérdidas de orina suponen un problema, se puede recurrir a compresas o pañales sanitarios, aunque no suele ser común llegar a esos extremos. Los ejercicios pélvicos que refuercen los músculos de la zona ayudan también a evitar las pérdidas involuntarias, como los ejercicios de Kegel.

Cuando los músculos de la pelvis y del esfínter son fuertes, pueden manejar la presión adicional de una tos, un estornudo, el ejercicio o la risa. Pero cuando dichos músculos están débiles o estirados, como sucede durante el embarazo (o tras el parto), esa presión repentina puede empujar la orina hacia fuera de la vejiga.

Aunque se puede sentir la inclinación a restringir la ingesta de líquidos, no es una buena medida, ya que necesitamos estar muy bien hidratadas durante el embarazo y además podríamos favorecer otra molestia frecuente en esta etapa, el estreñimiento.

Debemos beber a menudo, y tendremos que ir frecuentemente al baño, sin retrasar el momento de vaciar la vejiga para que no aumente la presión.

Algunos consejos pueden ayudar a controlar el exceso de micción, como evitar los diuréticos: el café, el té y las sodas que contienen cafeína pueden causar que orine con más frecuencia, aparte de ser estimulantes.

Posiblemente lo más incómodo de la micción frecuente sea tener que levantarse durante el sueño nocturno, porque es habitual que nos desvelemos. Para evitarlo, podemos reducir la cantidad de lo que bebemos al anochecer y antes de acostarnos. Eso sí, asegurándonos de tomar bastantes cantidades de agua, leche y zumos durante el día para reponer los líquidos que se puedan perder.

De cualquier modo, manteniéndose en forma, practicando ejercicios pélvicos y tras la recuperación postparto, la micción frecuente y la vejiga débil deberían volver a la normalidad.

Más información | Kidney, Nacer sano, Babysitio En Bebés y más | Los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, El parto vaginal puede provocar algún trastorno del suelo pélvico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos