Publicidad

Descubren cómo saber si tienes riesgo de un parto prematuro: mirando las bacterias de tu vagina

Descubren cómo saber si tienes riesgo de un parto prematuro: mirando las bacterias de tu vagina
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los partos prematuros son un verdadero problema de salud actual. El porcentaje de partos prematuros ha ido creciendo en las últimas décadas (un 36% en 20 años, nada menos) y los investigadores no dejan de trabajar para tratar de hallar las causas con el fin de prevenirlos, dado que los partos prematuros ponen en riesgo la vida de los bebés y suponen un coste elevado a la sanidad.

Son muchos los avances que os hemos ido contando en Bebés y más a este respecto, y el último es un increíble descubrimiento: analizar las bacterias de la vagina de las mujeres embarazadas podría servir para saber si una mujer tiene riesgo de que su parto sea o no prematuro.

Datos del descubrimiento

Las bacterias de nuestro cuerpo, que también conocemos como microbioma, parecen estar enviándonos mensajes continuamente, ya que según el tipo de bacterias que tengamos y el número de ellas tenemos más riesgo de padecer algunas dolencias o de estar relativamente sanos.

Son muchos los investigadores que están trabajando en este sentido para tratar de entender cómo una cosa es consecuencia de la otra, o lo que es lo mismo: qué bacterias provocan qué.

Con la intención de entender qué repercusión tienen las bacterias del cuerpo de las mujeres en el embarazo, un grupo investigadores de la Universidad de Standford, en EE.UU., decidió estudiar a 49 embarazadas recogiendo muestras, cada semana, de los dientes y las encías, la saliva, la vagina y las heces.

En total recogieron 3.767 muestras que luego analizaron para saber si encontraban algún indicio de algo, si alguna de esas muestras les podrían servir para predecir los partos prematuros.

Al analizar todas las muestras vieron que ninguna daba datos relevantes excepto las de la zona vaginal. Ni las de las encías, los dientes, la saliva ni las heces variaban entre las mujeres, pero sí lo hicieron las de la vagina. En nueve mujeres encontraron una microbiota diferente al resto (tenían altos niveles de Lactobacillus CST IV, junto a una elevada concentración de Gardnerella o de Ureaplasma), y de estas nueve, cuatro tuvieron un parto prematuro. Por ello concluyeron que las mujeres con ese microbioma particular tenían más riesgo de parto prematuro (que tengas más riesgo no quiere decir que vayas a tener sí o sí un parto antes de tiempo).

También descubrieron algo importante tras el parto

Istock 000054774912 Small

Los investigadores continuaron recogiendo muestras después del parto y así descubrieron que la mayoría de mujeres, independientemente del tipo de parto que habían tenido, sufrían variaciones en el microbioma vaginal. Al parecer, nada más dar a luz, se iniciaba un descenso de las especies de Lactobacillus y un aumento en diversos anaerobios tales como Peptoniphilus, Prevotella, y las especies Anaerococcus. Estos cambios hicieron que las bacterias de las mujeres fueran muy diferentes a las que tenían antes del embarazo.

No fue hasta más o menos un año después del parto cuando los niveles fueron variando hasta llegar a esa condición previa, a la que podría decirse que es la composición idónea para lograr un nuevo embarazo.

Ante este descubrimiento David Relman, investigador principal, dijo lo siguiente, según relata ABC:

Esto podría explicar por qué las mujeres con embarazos poco espaciados tienen un mayor riesgo de parto prematuro.

Es decir, que no solo han descubierto una posible manera de conocer el riesgo de parto prematuro, sino que parece que han hallado también la razón por la que después de un parto es mejor esperar como mínimo 12 meses y como tiempo ideal al menos 18 meses.

Ahora solo hace falta que continúen estudiando sobre estos hallazgos con nuevas investigaciones que puedan confirmar los datos para poder llevar los análisis a la práctica. Actualmente es habitual recoger muestras de la vagina de la mujer para saber si hay colonización por estreptococo tipo B, pues quizás, en la misma prueba, (o al principio del embarazo) pueda determinarse qué bacterias hay y conocer así el riesgo de parto prematuro. Y a partir de ello, buscar posibles soluciones para avanzarse al problema y superarlo antes de que se produzca (¿quizás con la toma de determinados probióticos?).

Fotos | iStock
En Bebés y más | Parto prematuro: factores de riesgo, Se relaciona el parto prematuro con factores hereditarios, Reconoce los síntomas de preeclampsia durante el embarazo (vídeo)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir