Compartir
Publicidad
Publicidad

"El aprendizaje no debería ser impuesto". Entrevista a la maestra Nayra Álamo

"El aprendizaje no debería ser impuesto". Entrevista a la maestra Nayra Álamo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos imaginando y contrastando opiniones sobre como hacer real una escuela ideal en esta temporada en la que los niños han regresado al colegio. Continuamos hoy con la segunda parte de la entrevista a la maestra Nayra Álamo que comenzamos ayer.

¿Son compatibles aprendizaje y libertad?

Nada debería ser impuesto, y cuando hablamos de aprendizaje menos.

El proceso de aprendizaje es un proceso biológico de desarrollo interno, surge de una necesidad interna del individuo, de la curiosidad, de la necesidad de buscar respuestas a sus propias preguntas.

¿En qué perjudica el aprendizaje impuesto?

El aprendizaje impuesto no permite a nuestros estudiantes conocerse a si mismos, saber qué les gusta, qué se les da bien, qué estilo de aprendizaje tienen.

Creo que este es uno de los principales detonantes del fracaso del sistema educativo actual. Los estudiantes aprenden lo que nosotros queremos que aprendan, no lo que ellos desean o necesitan saber.

¿Eso les hace tener menos iniciativa?

Si, es por esto que los alumnos no se fijan metas, no sienten el deseo de desafiarse a sí mismos y de enfrentarse a nuevos retos.

Además no han desarrollado las habilidades ni poseen las herramientas necesarias para desenvolverse exitosamente ante un reto o ante lo desconocido porque siempre se les ha guiado, se les ha conducido hacia la respuesta que el maestro consideraba que debía saber o que era la más acertada.

¿Qué cosas habría que desterrar de la organización de las escuelas?

Definitivamente habría que evitar las notas, los premios y los castigos para empezar. Y no es algo difícil. Sólo hay que cambiar el chip.

Si en lugar de notas y partiendo de un programa individualizado de aprendizaje, incluyéramos al final de cada trimestre un informe detallado de los progresos de nuestros alumnos y de aquello que son capaces de hacer o de lo que aún está en proceso, sería más que suficiente.

¿No sirve hacer exámentes para evaluar correctamente?

Yo eliminaría los exámenes. Los exámenes tal y como son llevados a la práctica en las aulas dejan de lado algo muy importante en todo proceso de aprendizaje: el error.

Más que dejarlo de lado, lo satanizan. Lo convierten en algo a evitar y no en algo de lo que aprender. Los niños sólo aprenden de las respuestas correctas. Por eso nuestros niños sufren altos niveles de frustración en muchas situaciones cotidianas, pues han visto el error como algo a evitar.

En relación a los premios y castigos, simplemente los eliminaría porque no se trata de que los alumnos aprendan motivados por un estímulo externo, sino porque quieran hacerlo para responder a sus propios intereses.

¿Se debe a estos problemas que haya tanto fracaso escolar?

El fracaso escolar es producto del fracaso del sitema educativo. El fracaso está en detenerse a buscar culpables y no soluciones. El fracaso escolar es la incapacidad del sistema y de sus agentes de empatizar con las necesidades y motivaciones de los alumnos.

El fracaso escolar se produce cuando el sistema se empeña en seguir haciendo lo mismo a pesar de su propio fracaso.

¿Se pueden tomar acciones que aumenten la motivación de los niños?

En mi experiencia, el aprendizaje tiene lugar cuando lo que nos motiva sale del corazón y/o de alguna forma ha incidido en nuestras emociones y sentimientos y se instala en forma de conocimiento en nuestro cerebro.

Cualquier experiencia vital sirve de aprendizaje para el niño. Ahora bien, si tengo en cuenta la naturaleza del niño, la principal fuente de motivación es el juego. A través del juego podemos asegurar cualquier tipo de aprendizaje en los niños. El juego libre en la naturaleza es crucial.

En mi aula procuro que los alumnos tengan a mano recursos variados; sobretodo muchos juegos de mesa, juegos de construcción, materiales auténticos y atractivos. Y les dejo jugar con ellos, experimentar, manipularlos, crear…

Si además de esto les porporcionamos herramientas (entre ellas las más atractivas para ellos suelen ser las TICS) y el acompañamiento emocional y cognitivo necesarios para desarrollarse en libertad, el aprendizaje estará asegurado.

Le agradecemos a la maestra Nayra Álamo el tiempo que nos ha concedido para esta entrevista y, la verdad, tengo que decirle que me enorgullece haber hablado con ella y recuperar la fé en que el cambio del sistema es posible.

En Bebés y más | Propuestas para cambiar la Educación: la conciencia del propio poder, Propuestas para cambiar la Educación: educar emprendedores, Propuestas para cambiar la Educación: aprender sin fichas , Propuestas para cambiar la Educación: no usar libros de texto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos