Compartir
Publicidad
Publicidad

Los móviles y las tablets podrían estar afectando negativamente al desarrollo social y emocional de nuestros hijos

Los móviles y las tablets podrían estar afectando negativamente al desarrollo social y emocional de nuestros hijos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nosotros crecimos sin teléfono móvil y sin tablet y eso nos hace desear, a veces, que nuestros hijos crezcan también del mismo modo. Sin embargo, vivimos en la era de la informática y de la comunicación a través de las pantallas, como complemento a la comunicación verbal de toda la vida, y es difícil controlar a nuestros hijos en este sentido porque, queramos o no, acabarán comunicándose con sus amigos y conocidos de este modo.

Eso sucederá en el futuro, cuando crezcan, pero ¿y ahora que son niños? ¿Hacemos bien dejándoles el móvil o la tablet para que jueguen? ¿Hacemos bien al ofrecerles una pantalla cuando se aburren o están nerviosos? ¿No es lo mismo que nosotros, que de pequeños veíamos la tele? Investigadores de la Boston University School of Medicine dicen que no lo estamos haciendo demasiado bien, porque los móviles y las tablets podrían estar afectando negativamente al desarrollo social y emocional de los niños.

Nosotros veíamos la tele

Pues eso. Nosotros no teníamos tablet ni móvil, pero teníamos tele. ¿Es lo mismo? No exactamente. No sé cuánta televisión veíais vosotros, pero yo la veía un ratito al llegar del cole, mientras merendaba, que hacían Barrio Sésamo y algo más, y luego ya me ponía con los deberes o con otras cosas.

Ahora tienen tablet y móvil (si les dejamos) y además tienen tele. Pero no un par de capítulos en las horas que los niños están en casa. Ahora tienen canales de televisión dirigidos exclusivamente para ellos, con dibujos a todas horas.

Y si no están en casa, pues no pasa nada, con el móvil también se pueden ver los dibujos, o les ponemos un juego, y así todos contentos.

Pero esto no es lo deseable

Sin embargo, utilizar la tablet o el móvil para calmar a un niño o para entretenerle es un error, porque así los niños pierden la capacidad de autocontrolarse y la creatividad, esa que aparece del aburrimiento, de la nada, del no saber qué hacer y entonces ponerte a pensar qué hacer para divertirte. Y no solo eso, sino que pierden también un momento genial para hablar, para compartir, para relacionarte con las personas que tienes alrededor.

Dicen que el hombre es un animal eminentemente social. Pues oye, para lo sociales que somos cada día vamos más cabizbajos mirando la pantalla. Ah, sí, calla, que es para hablar por las redes sociales. Entonces seguimos siendo sociales, ¿no? ¿Y los niños? Ellos no están hablando con otros niños a través del móvil, ¿no se están perdiendo algo?

Pues eso. Se pierden jugar, se pierden dibujar, pintar, correr, saltar, ensuciarse, cantar, hablar. ¡Pero si hasta pueden ya colorear en el móvil! No me extraña que luego cojan un lápiz y no sepan ni cómo sostenerlo.

La televisión no es adecuada para los bebés

480136275

Hace tiempo que recomiendan que los niños pequeños eviten la televisión y los mayores parece que tenemos claro que lo mejor es que dediquen su tiempo libre a otras cosas, antes que quedarse boquiabiertos delante de la pantalla.

Sin embargo, parece que no hay tanto consenso, o no se habla tanto, acerca de los efectos que los móviles y las tablets pueden provocar en los niños. No pudiendo eliminarlos, porque no es posible, y conscientes de que los padres ejercemos de ejemplos para los niños, que desean utilizar también nuestros móviles, nos exhortan a que no hagamos uso de ellos para calmarles y distraerles, o al menos no como norma.

¿Cómo va a aprender a calmarse un niño pequeño si siempre aparecemos con el móvil para que deje de molestar? Porque cuando un niño está nervioso o enfadado, lo que tiene que hacer es, con nuestra ayuda, buscar herramientas para solucionar el momento. Hablar de ello, explicarse o aprender a decirnos qué le pasa. Si aún no es capaz de ello y en vez de ayudarle le ponemos la pantalla delante ya no solo no explica su problema, sino que ni siquiera aprende a explicarlo.

Por otro lado, ¿dónde está el olor de las páginas? ¿Ya no nos preguntan "qué pone aquí"? ¿Colorean con el dedo? Los cuentos de las tablets los puedes leer tú, pero también te los puede leer el cacharro. Y los dibujos, los puedes colorear con el dedo. No es que esté mal como complemento, pero sí si es así como un niño se divierte o entretiene como norma.

En resumen

Los investigadores consideran que los niños de tres años que hacen uso de las pantallas interactivas podrían ver afectadas sus habilidades para las matemáticas y la ciencia. Como consejos, instan a los padres a que aumenten el contacto humano directo con los hijos. Vamos, lo que se dice "quítale la tablet o el móvil y juega con él".

Además, a menos interacción con otros niños, a menos comunicación, peor capacidades sociales y menor inteligencia emocional. ¿No decían que las personas más capaces y exitosas son las que tienen más inteligencia emocional, aquellas que mejor se relacionan con los demás? Pues mira, cuanto más les dejamos el móvil, más cerca estamos de criar a los contrarios a estos.

Vía | The Guardian
Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | El 70 por ciento de los padres dejan sus tablets a los hijos, ¿y tú?, "La tecnología nunca reemplazará el amor": ¿Y qué esperaban?, Desengánchate del móvil y conéctate a tu hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos