Compartir
Publicidad

La edad de los ¿por qué?

La edad de los ¿por qué?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Mi hijo ha entrado en la fase de los “porqué” ¿Por qué el arroz es blanco? ¿Por qué el coche rueda?, mamá ¿Por qué hay que comer? Todo el día nos bombardea con sus preguntas agobiándonos en muchas ocasiones. Si tu hijo es un preguntón perseverante tienes que tener paciencia y satisfacer esta necesidad.

Hacia los tres o cuatro años el niño comienza a preguntar el porqué de las cosas. Como si estuviera cuestionándose todo el tiempo, le asaltan dudas en diferentes tópicos de la vida: desde simples acciones cotidianas, pasando por la muerte o el sexo. Es normal, el niño está organizando su mundo y para comprenderlo tiene que preguntar. El lenguaje a esta edad se hace más abstracto y el niño es un gran conversador. Cuando preguntan también lo hacen para sentirse importantes, manteniendo a sus padres respondiendo todo el tiempo. También descubre en el efecto de la palabra “porqué” al iniciar las frases la cual ensayará en muchas ocasiones; parte del aprendizaje de la gramática.

Debemos tomar una actitud positiva ante las preguntas de nuestros hijos, dando una respuesta sencilla al nivel de comprensión del pequeño. Sí tu hijo te repite varias veces la pregunta significa que no ha entendido bien quizás debes hacer una explicación más fácil o ilustrarla con algún cuento o ejemplo.

Si el niño hace preguntas impertinentes como por ejemplo ¿por qué el señor (con el cual conversas) está tan gordo?, no debes enfadarte, el niño es sincero y expresa lo que está pensando y sintiendo. Aplaza la respuesta para cuando estés solo con él y explica que esas cosas no se preguntan delante de la persona. Un día mi hijo preguntó en una cena: mamá ¿por qué mi papá tiene poco pelo? Mi marido se tornó rojo tomate entre la risa de los comensales.

Otro tópico son las preguntas que muchas veces pueden parecer embarazosas. No debemos tener temas prohibidos. Nuestra actitud ante estos cuestionamientos debe ser abierta, natural y enriquecedora con explicaciones sencillas.

Nunca dejes a tu hijo sin respuestas, una actitud negativa puede tener consecuencias a largo plazo… Confieso que a veces estoy tan cansada que respondo con un casi suspirado “porque si hijo”. Me otorgo una puntuación cero.

Más información | Tu Pediatra.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos