Cuando tus hijos reclamen tu atención, préstasela; no te hagas el distraído

Cuando tus hijos reclamen tu atención, préstasela; no te hagas el distraído
Sin comentarios

"Mamá, ¿has visto lo que se hacer?", "¡Mira que dibujo más bonito he coloreado!", "¡Papá, mírame!¡ Voy a correr a toda velocidad!"... Nuestros hijos reclaman nuestra atención constantemente. Los padres somos su mejor público, y es normal que les guste que les admiremos, valoremos lo que hacen y les hagamos sentir orgullosos.

Es fundamental que pongamos los cinco sentidos cuando reclaman nuestra atención, pues ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo la conexión con nosotros le ayuda a crecer seguros, confiados y amados. Te contamos todos los beneficios emocionales que tiene para los niños que los padres les prestemos atención cuando nos reclaman y cómo hacerlo para fomentar al mismo tiempo su autonomía e independencia.

El sentido de pertenencia; la base de una autoestima sana

autoestima

En Bebés y Más hemos hablado en numerosas ocasiones de la importancia que tiene para todos los seres humanos sabernos parte de un grupo. Los niños, al igual que los adultos, necesitan sentir esa pertenencia y conexión con quienes les rodean, pero especialmente con sus padres, sus principales figuras de referencia.

La conexión ayuda a los niños a sentirse parte importante de la familia y a crecer seguros y confiados. Desarrollar un adecuado sentido de pertenencia es fundamental para tener una autoestima sana.

Nuestros hijos buscan conectar con nosotros constantemente, aunque los adultos no siempre nos percatamos de ello. Buscan nuestra conexión cuando nos piden jugar, cuando nos cuentan algo que les ha ocurrido en el cole, cuando lloran, cuando quieren ayudarnos, cuando tienen un comportamiento erróneo... o cuando reclaman nuestra atención para que les miremos.

Por eso, la frase "mamá/papá, ¡mira lo que hago!" es tan frecuente en su día a día; sobre todo en sus primeros años de vida. Y es que es normal que quieran mostrarnos cualquier cosa nueva que aprenden, cualquier habilidad que desarrollan o cualquier hito que cumplen.

Cuando nos enseñan lo que hacen no solo se están acercando a nosotros y asegurando ese sentido de conexión del que hablamos ("necesito que me veas y me prestes tu atención"), sino que además están fortaleciendo su autoestima y autoconfianza, se sienten motivados para seguir superándose y también orgullosos de mostrarnos lo que saben hacer o lo nuevo que han aprendido.

Al final, todos estos beneficios los podríamos resumir en uno solo: la sensación de bienestar y felicidad que da sentirse querido, observado y tenido en cuenta. Porque cuando mamá y papá dejan todo para fijarse en su hijo, el niño se siente importante, satisfecho, válido y sobre todo, feliz.

La importancia de encontrar el equilibrio

prestar atención a los hijos

Pero cuando ese "¡mira lo que hago!" no es algo puntual ni anecdótico, sino que se convierte en una necesidad del niño de ser aprobado constantemente, es posible que los padres nos preguntemos cómo debemos actuar. Y es que es fundamental saber encontrar el equilibrio, pues de lo contrario, nuestro hijo podría convertirse en una persona dependiente del juicio externo y/o adicto a los elogios.

Así pues, si el niño reclama nuestra atención constantemente los padres podemos poner en práctica los siguientes consejos:

  • Puede suceder que nuestro hijo esté pasando por una racha en la que necesite sentirse especialmente reforzado en lo que hace o esté viviendo cambios que aumenten sus inseguridades. Por eso, lo primero que debemos hacer es analizar si esa atención constante que reclama obedece a una racha, para así poder prestarle el debido sostén emocional que favorezca su confianza, autoestima y le haga sentir mejor.

  • Bucea en tu interior y piensa en cómo reaccionas cuando tu hijo reclama tu atención: ¿eres de los que siempre responde con un "muy bien" cuando te muestra algo? Si es así, prueba a emplear otro tipo de frases constructivas y positivas que además de reforzar vuestros lazos, fomenten en el niño el esfuerzo, la autonomía y el espíritu crítico.

  • También es importante analizar cómo te sientes cuando tu hijo reclama tu atención de forma excesiva. Y es que ese comportamiento puede provocar en los padres sentimientos negativos como irritación o enfado ("¡qué pesado eres!") o sentido de culpa por no poder estar siempre pendiente de él. Ante esto es importante poner límites al niño con respeto, amor y empatía, haciéndole ver que nos importa lo que haga y quiera mostrarnos y vamos a dedicarle tiempo en cuanto podamos hacerlo.

  • También es bueno que los padres "pongamos la pelota en su tejado" -como se dice de forma coloquial- y preguntemos al niño cómo se siente con esa habilidad nueva que ha aprendido y nos está mostrando, con ese dibujo que ha hecho o con esa capacidad que ha desarrollado de bailar su peonza.

Es muy positivo para el niño que sus padres observen las cosas que hace, pero también lo es sentirse orgulloso de lo que es capaz de conseguir por sí mismo, sin necesidad de que otros lo aprueben o lo aplaudan constantemente.

En definitiva, hemos de ayudar a nuestros hijos a desarrollar su sentido de pertenencia conectando diariamente con ellos y poniendo los cinco sentidos cuando reclaman nuestra atención; pues sentirse queridos, escuchados y tenidos en cuenta es clave para su felicidad y para tener una autoestima sana. Pero al mismo tiempo, también debemos fomentar su autonomía, confianza, seguridad e independencia, cualidades que le resultarán imprescindibles para la vida.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Fortalezas y virtudes en los niños: por qué es importante ayudarles a identificarlas y cómo podemos potenciarlas, Prepara a tus hijos para la vida: por qué debemos fomentar su autonomía y no hacer las cosas por ellos

Temas
Inicio