Compartir
Publicidad

Nueve consejos para organizar un armario al estilo Montessori y fomentar la autonomía en el vestir

Nueve consejos para organizar un armario al estilo Montessori y fomentar la autonomía en el vestir
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fomentar la autonomía de nuestros hijos desde que son pequeños es clave para que vayan aprendiendo a hacer cosas por sí mismos, y se conviertan en niños con autoconfianza e independientes. Entre las muchas tareas que podemos enseñarles y animarles a hacer es la de vestirse solitos, eligiendo la ropa que quieren ponerse y aprendiendo a guardarla después en su sitio.

Pero para que les resulte fácil hacerlo, su armario deben estar acondicionado a su altura, y la ropa ordenada siguiendo unas pautas. Te damos algunas claves que puedes poner en práctica para organizar el armario de tus peques al estilo Montessori y fomentar la autonomía a la hora de vestirse.

Para fomentar su autonomía en el vestir, debemos adaptar su armario

Permitir que el niño pueda vestirse solito, eligiendo su propia ropa e imitando nuestras rutinas diarias le ayudará a ir adquiriendo autonomía y a tomar conciencia de sí mismo y de su esquema corporal.

Pero esta tarea no pueden hacerla si su armario no está debidamente acondicionado o su ropa no está colocada siguiendo unos patrones. Y es que, al igual que ocurre con la decoración y mobiliario del resto de nuestro hogar, si queremos fomentar la autonomía en el niño pequeño debemos adaptarnos al máximo a sus necesidades.

Según los expertos en el método Montessori, estas son algunas de las consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de enseñar a nuestros hijos a vestirse solitos:

  • 1) Lo primero y principal es que el armario tenga el tamaño adecuado a la altura del niño.

  • 2) Guardar la ropa en el armario en cajones de fácil acceso para el niño, que no estén muy llenos y a ser posible que sean transparentes.

  • 3) Colocar la ropa siguiendo un orden lógico para el niño. Por ejemplo, podemos optar por guardar las prendas superiores en los cajones más altos (gorros, bufandas, camisetas...), en los cajones centrales guardaremos los pantalones, faldas y ropa interior, y en los cajones más bajos los calcetines y calzado.

  • 4) Podemos ayudarle a identificar la ropa de los cajones con pegatinas o vinilos de las prendas de vestir que guardamos en el interior. De este modo al niño le resultará sencillo encontrar de un primer golpe de vista una determinada prenda.

  • 5) Si colgamos su ropa en perchas, la barra debe estar colocada a su altura para que el niño tenga fácil acceso a las prendas.

  • 6) Es recomendable disponer de un galán de noche o una silla donde el niño pueda dejar preparada la ropa que se pondrá al día siguiente. Debemos enseñarle a colocar las prendas en el orden en el que se las pondrá, para que le ayude a construir su esquema corporal.

  • 7) En la entrada a nuestra casa podemos colocar un pequeño perchero a la altura del niño para que pueda dejar su abrigo. También colocaremos una cesta en el suelo para que guarde su gorro, bufanda, guantes, gorra, gafas de sol...

  • 8) Y ya por último, no olvidemos colocar un taburete para ayudarle con la tarea de ponerse los zapatos o los pantalones, así como un espejo situado a su altura que le permita verse el cuerpo entero facilitando así la integración de su esquema corporal.

Diez ejemplos para inspirarse

Podemos optar por armarios de puertas correderas, si el espacio de la habitación es pequeño, o incluso por un armario sin puertas, para que al niño le resulte muy sencillo ver su ropa en un primer golpe de vista.

También hay familias que optan por colocar una barra con cestos, en la parte inferior, donde guardar las prendas de ropa más pequeñas, o incluso simplemente adaptan la parte baja de su propio vestidor para sus hijos.

Estos son algunos de los ejemplos que hemos encontrado en Instagram y que pueden serviros de inspiración:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio