Compartir
Publicidad

¿Qué habría que saber para sacarse el carnet de padre?

¿Qué habría que saber para sacarse el carnet de padre?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces, frente a una situación que nos parece poco apropiada de padres a hijos, nos preguntamos coloquialmente "¿Dónde le habrán dado el carnet de padre/madre?" Vamos a echarle imaginación y a pensar que existe un lugar donde, tras unas clases, podamos obtener el carnet de madre o padre. ¿Qué se enseñaría en esa escuela de padres?

Dicho de otro modo, ¿qué requisitos mínimos debería tener todo aquel que quiera ser padre o madre? ¿O cualquiera puede serlo? Yo diría que cualquiera con sentido común puede ser padre y es cierto que nadie nace enseñado y que a ser padre o madre se aprende con la práctica. Pero como el sentido común es el menos común de los sentidos, vamos a aprender un poco en esta escuela imaginaria antes de tener a nuestro hijo...

Una escuela de padres empezaría preguntándonos qué tipo de nombre le pondremos al bebé, porque hay decisiones estrambóticas que marcarían negativamente a los niños y que provocan que las leyes de diversos países tengan que prohibir nombre ridículos y ofensivos. Para obtener el carnet de padre o madre habría que comprometerse a ponerle al bebé un nombre respetuoso, que no sea malsonante ni suscite burla.

En la escuela de padres también nos enseñarían que no hay métodos mágicos para que el bebé duerma, que necesitaremos mucho amor y mucha paciencia para soportar situaciones a veces límite sin perder la razón. Un padre o una madre licenciados saldrían sabiendo que aún no saben cómo ayudar a dormir a su bebé.

Para obtener el carnet de padre hay que aprender que dejar llorar al bebé no es bueno, que los bebés no lloran por gusto ni por chantajear al mundo que le rodea. Llorar es la única manera que tiene el bebé de comunicarse, nos reclama algo, y no responder a ese mecanismo tiene consecuencias físicas y psicológicas.

Por supuesto, no obtendría el carnet aquel padre que crea que maltratar al su hijo, verbal o físicamente, es una opción educativa. El maltrato no educa, solo puede dañar a los niños física y psíquicamente, creando miedos e inseguridades en ellos, tal vez perpetuando un patrón de maltrato en generaciones futuras.

Carnet de padre

En la escuela de padres nos deberían enseñar que la paciencia será una gran aliada en nuestra labor, que debemos guardar un saco de reserva para cuando sintamos que ya nos falta. Cuando no nos tengamos en pie, cuando el llanto del bebé nos haga perder la razón, cuando nos duelan los pechos, cuando se sucedan las rabietas... tendremos que tirar de paciencia y de algo que nos enseñarán en la siguiente lección.

En esta escuela también nos enseñarán a escuchar, a preguntar, a pedir perdón, porque muchos malos ratos cuando el niño crece desaparecerían con estas sencillas técnicas de comunicación. La educación emocional tan olvidada en nuestros días parte de casa y tenemos que ser conscientes de su importancia para poder ponerla en práctica y disfrutarla.

También todo futuro padre para licenciarse tendría que comprender que lo material no sustituye a lo emocional. Que hace falta bien poco para recibir a un niño en esta vida y que vale más un abrazo que una joya. Que es importante que los niños valoren lo que tienen y a las personas por lo que son, no por lo que dan o lo que tienen.

Los padres han de confiar en sus hijos, apoyarles y animarles ayudándoles a construir una autoestima sólida. Al mismo tiempo, porque les ayudará a aumentar su estima, los padres han de convertirse en una referencia para ellos en cuanto a las normas y los límites, no hay que huir de ellos, tampoco imponerlos, hay que mostrarlos y razonarlos porque los niños no los conocen y necesitan que seamos su guía.

Junto a estos conceptos básicos, para obtener el carnet de padre podríamos firmar un compromiso para pasar tiempo con nuestros hijos, dedicarles tiempo, que no nos cieguen los "hombres grises" devoradores de tiempo, que no seamos esclavos de nuestros trabajos y que pensemos en lo valioso que es ese tiempo compartido.

Tal vez algunas de estas nociones ya las teníais claras antes de ser padres, otras las aprendisteis después, y siempre se puede seguir aprendiendo. Pero también conoceréis a padres a los que, sin saber cómo, "les dieron el carnet".

En definitiva, si yo fuera la jefa de estudios de esta hipotética escuela de padres, estas son las nociones básicas que intentaría que adquirieran mis alumnos, futuros padres y madres, para que ninguno se quedara sin el carnet de padre.

Ya tenemos el carnet de padre, pero junto a él tendría que aparecer una anotación destacada: "Este carnet no implica que no vayas a cometer mil y una equivocaciones". Pero es que si fuéramos perfectos, si no se nos plantearan dudas y retos cada día... ¡qué aburrido sería ser padre!

Fotos | ralph and jenny y tomontoast en Flickr-CC En Bebés y más | Educa sin gritos, Mejorar la autoestima de nuestros hijos, Los límites y la disciplina en la educación de los hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos