Compartir
Publicidad

¿Uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental?: el negocio de la psiquiatría

¿Uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental?: el negocio de la psiquiatría
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días Mireia nos comentó que las rabietas de los niños habían sido incluidas en el nuevo Manual de Psiquiatría DSM, siendo patológico que un niño tenga más de tres rabietas a la semana durante un año, haciendo que prácticamente todos los niños tengan un trastorno mental.

Dejando a un lado las rabietas, en un informe realizado por el gobierno norteamericano se han querido cuantificar los trastornos mentales de los niños y los resultados son bastante sorprendentes: uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental, en lo que parece más un rentable negocio para psiquiatras y farmacéuticas que una verdadera muestra de la realidad.

El informe fue publicado el pasado jueves y se centra en los diagnósticos de seis áreas, para niños de 3 a 17 años: el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH, que es la estrella copando el primer puesto en diagnóstico, los trastornos de conducta, los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, los trastornos del espectro autista y el síndrome de Tourette.

Poniéndolos en números, el más común es el TDAH, ya que el 7% de los niños lo padecen o, mejor dicho, han sido diagnosticados, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. Le siguen los trastornos de conducta, que afectan al 3,5% de los niños, los de ansiedad, que afectan a 3%, los síntomas de depresión, que afectan al 2%, el autismo, que lo tiene el 1% de los niños y el síndrome de Tourette, que afecta a 2 de cada 1.000 niños.

En lo que respecta a los adolescentes, que también forman parte de ese grupo de 3 a 17 años, el 5% había abusado o era dependiente de drogas ilegales el año anterior, más del 4% abusaba del alcohol y casi el 3% fumaban de manera regular (al parecer beber y fumar se considera trastorno de salud mental).

Según los investigadores los trastornos saben de diferencias de género, pues los chicos son más propensos a tener TDAH, problemas conductuales, trastornos del espectro autista, a sufrir de ansiedad y a tener el síndrome de Tourette, además de fumar más y tener más riesgo de suicidio, y las chicas sufren más depresiones y tienen más riesgo de sufrir un trastorno con el consumo del alcohol.

Pese a ser el primer informe publicado al respeto, los CDC llevan tiempo recopilando datos relacionados con las enfermedades mentales y por esta razón se ven en disposición de hacer una comparación. Según Ruth Perou, líder de equipo de los estudios de desarrollo infantil de los CDC:

Vemos que se ha producido un aumento de muchos trastornos mentales, sobretodo el TDAH y el autismo [...] No sabemos si se debe a una mayor concienciación o si realmente se está produciendo un aumento de estos trastornos.

Está claro, o cada vez hay más niños con trastornos de salud mental, hasta el punto que uno de cada cinco tiene algo, cifra escandalosa a más no poder, o los psiquiatras están cada vez más concienciados con dichas enfermedades y van repartiendo diagnósticos a diestro y siniestro. Porque en mi clase éramos 40 niños y según estos datos ocho teníamos algo. Y de los de la clase de al lado, otros ocho. Y de la de al lado de esa clase, ocho más. O sea, que de 120 niños de un curso 24 niños padecían un trastorno mental.

Además, añade que, por suerte, los diferentes trastornos se diagnostican cada vez antes:

La buena noticia es que los trastornos mentales se pueden diagnosticar y tratar. Si actuamos pronto, realmente podemos cambiar las cosas en la vida de los niños y sus familias en general.

Y tiene razón en los casos en que realmente existe un trastorno de salud mental. Cuanto antes se empiece a trabajar, mejor. Ahora bien, teniendo en cuenta que muy probablemente la mayoría no tenga nada, sino algún proceso normal que requiere apoyo o atención (ansiedad, depresión, trastornos de conducta, algunos TDAH que no lo son, etc.) y al que se le ha colgado la etiqueta de "patología", parece que ese "diagnosticar y tratar" suena a negocio.

Estamos en crisis, sí, pero ser psiquiatra infantil en Estados Unidos parece un negocio más que rentable, visto que muchos procesos normales de la infancia están siendo diagnosticados y tratados. Esperemos que esta moda no llegue a España, que ya es lo único que faltaba, que además de hipermedicar a los enfermos acabemos medicando también a los sanos... ¿o quizás ya lo estamos haciendo?

Vía | Medline Plus Foto | Martin Petitt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos