Sigue a Bebesymas

Vitamina D o vitamina del sol

Los bebés alimentados con leche materna reciben todos los aportes alimenticios necesarios para crecer y desarrollarse sin ayudas externas hasta los 6 meses, ya que contiene los componentes más adecuados para ello. La naturaleza es la mejor de las sabias.

La vitamina D o “vitamina del sol” es uno de los nutrientes esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo infantil, ya que favorece la incorporación al organismo del calcio y del fósforo y contribuyen a construir nuestra masa ósea. Por ello en los más pequeños es necesaria para prevenir enfermedades como el raquitismo y otras anomalías de los huesos.

Nuestro cuerpo sintetiza naturalmente la vitamina D cuando tomamos baños de sol. Sin embargo, dado nuestro ritmo de vida actual y los peligros que entraña la exposición al sol especialmente en bebés, cada vez es más habitual que los pediatras recomienden un suplemento de vitamina D para los bebés, que tanto la leche materna como las fórmulas no aportan en cantidad suficiente si el bebé no es expuesto al sol.

El suplemento de vitamina D suele presentarse en forma de solución líquida, tomada de forma oral, y debe ser prescrita por el pediatra, que nos indicará las gotas que el bebé necesite cada día, normalmente a partir del segundo mes de vida.

La madre puede aumentar el contenido de vitamina D en la leche materna ingiriendo alimentos ricos en este componente.

A pesar de que una exposición breve bajo el sol sería suficiente para sintetizar la vitamina D necesaria, hay que saber que el filtro de un protector solar de factor elevado impide dicha sintetización, por lo que si el bebé pasea bajo el sol con protección no recibirá esos beneficios.

Por ello hay que informarse, consultar al pediatra y valorar la necesidad de este suplemento.

En mi caso, a pesar de que al principio era algo reticente a darle este suplemento a mi bebé, tras informarme no vi ningún problema en dar un par de gotitas al día de la vitamina, hecho que por supuesto no supone ningún impedimento para seguir con la lactancia materna. De hecho, el factor decisivo que me impulsó a darle este suplemento es que yo era mucho más reticente a exponer a mi bebé recién nacida al sol sin protección. Es conveniente recordar las precauciones necesarias para tomar el sol.

Más información | Consumer
En Bebés y más | ¿Qué contiene la leche materna?
En Bebés y más | Tomar el sol con precaución
En Bebés y más | Siete sencillas medidas para proteger a los niños del sol
En Bebés y más | Vitamina D para prevenir

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario