Sigue a Bebesymas

Los niños y los pies planos

Una de las grandes preocupaciones de los padres en el momento en que sus hijos empiezan a caminar son sus pies. Unos porque echan el pie un poco para adentro, otros porque lo echan un poco para afuera, otros porque parece que camina de puntillas y la mayoría, porque ven que su hijo tiene los pies planos.

La realidad es que no andan desencaminados, los niños tienen los pies planos hasta los 3-4 años (o mejor dicho, visualmente tienen los pies planos), y a partir de ese momento la mayoría dejan de tenerlos.

De plantillas y zapatos especiales

Han sido muchos los años que los niños, al empezar a caminar, han llevado botas reforzadas con la suela llegando hasta encima del talón, con sujeciones por todas partes e incluso con plantillas, porque antaño se miraba el pie como si fuera de plastilina y no fuera capaz de formarse correctamente sin un molde que le sirviera de guía.

La realidad es que de todo ello queda poco hoy en día, porque no hace falta estar tan pendientes de los pies, a no ser que se vea algún problema evidente en el caminar, en la flexibilidad del pie, en la fuerza, en la posición… alteraciones que se dan solo en una minoría de niños.

Cómo son los pies planos

Un pie normal es aquel que reposa sobre el suelo por la punta (los dedos y la parte anterior a los dedos), por el talón y por el lateral externo. La parte interna tiene un arco (el arco plantar), que no toca con el suelo.

Los bebés, en cambio, apoyan toda la planta del pie en el suelo, sin apreciarse arco en la parte interna, y esto es así hasta los 3-4 años pero no porque morfológicamente el pie sea plano, sino porque esa zona está llena de grasa y porque los ligamentos son todavía muy elásticos.

A medida que los niños caminan, a medida que utilizan los pies en el suelo de casa, en la playa, que suben a sitios y que, en definitiva, los ejercitan, la musculatura del pie se va fortaleciendo, el depósito de grasa va desapareciendo y el arco plantar se va formando.

Decimos que esto sucede hasta los 3-4 años, pero es normal también ver a niños de hasta 6 años con el pie plano porque aún se le está formando el arco plantar.

Para saber si el pie es plano realmente o se trata de un pie en formación, basta con poner al niño de puntillas. Si en ese momento aparece el arco, no hay problema, es un pie perfectamente normal. Si en ese momento no aparece el arco, estamos ante un pie plano rígido, uno que no tiene arco y, por lo tanto, se considera fuera de la normalidad.

Entonces, como los pies planos de los niños no son exactamente pies planos, porque no se considera nada patológico, suele decirse que tienen el “pie plano laxo o flexible”, adjetivo que viene a decir que cuando ya no sea tan laxo ni flexible dejará de ser plano.

¿Y si mi hijo tiene los pies planos realmente?

Como cabe la posibilidad de que un niño, al ponerse de puntillas, no muestre el arco plantar y que tenga entonces sí, unos pies planos, sólo queda comentar qué hay que hacer en ese caso.

Los pies planos pueden molestar y pueden no hacerlo. Hay atletas y corredores a los que la población de a pie jamás alcanzaríamos si corrieran a nuestro lado que tienen los pies completamente planos, pero también hay niños con los pies planos que se caen a menudo, que explican que les duelen los pies cuando caminan mucho, que tienden a apoyar mal el pie, etc.

En estas situaciones así es cuando debemos buscar ayuda profesional, porque aquí sí podrían ser útiles las plantillas y porque la visita a la playa y el caminar descalzo por terrenos irregulares será más recomendable que nunca.

Más información | Reflexiones de un pediatra curtido, Wikipedia
Foto | molly_darling
En Bebés y más | Tipos de pies planos, La evolución de los pies en bebés y niños, Por qué los niños deben ir descalzos por casa, Seis cosas a tener en cuenta cuando nuestro hijo empieza a caminar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios