Sigue a

piel-bebe-invierno

Una de las partes del cuerpo que más debe cuidarse en invierno es la piel de los más pequeños. Las agresiones externas como el viento, el frío y la exposición a la calefacción hacen que la piel se reseque y se irrite, por tanto hablaremos de cómo cuidar la delicada piel del bebé en invierno.

La piel del bebé es más fina que la de los adultos por tanto necesita cuidados específicos durante los meses más fríos del año.

Piel hidratada, piel sana

Es muy importante hidratar la piel del bebé, idealmente después del baño cuando todavía tiene la piel humedecida. Elige una loción hidratante hipoalergénica especial para recién nacidos, ya sea en crema o en aceite, de cualquiera de las primeras marcas para bebés como Johnson & Johnson, Mustela, Avene, Lutsine, Isdin, Sebamed…

Extiende la loción por todo el cuerpo dando un suave masaje, sin olvidar los pliegues, los pies, las manos y la carita.

Además, antes de salir a la calle o de excursión, también podéis echarle un poco de crema hidratante para proteger mejor la carita y las manos. Las de manteca de karité van fenomenal pues contienen propiedades nutritivas, protectoras y cicatrizantes.

Por su parte, hay niños con dermatitis atópica cuyos síntomas empeoran en los meses más fríos y necesitan cuidados específicos.

piel-bebe-invierno

La hora del baño

A la hora del baño debes evitar el agua muy caliente para que la piel no se reseque en exceso. Incluso muchos padres se preguntan si es necesario bañar al bebé a diario. Hay expertos que no lo recomiendan y que opinan que bañarlos dos o tres veces por semana es suficiente para mantener limpios el culito, la cara, cuello y manos, al menos hasta que empiezan a gatear.

Debes usar un gel de baño especial para bebés, que sea suave, pues otros pueden resultar agresivos para el Ph de su piel. Si el bebé es recién nacido no es necesario utilizar champú, basta con limpiar el pelo con el mismo gel del baño.

El agua debe estar a una temperatura de aproximadamente 32 grados y el baño no debería prolongarse más de 15 minutos.

Proteger la piel del frío y el viento

Los niños necesitan dar un paseo a diario, también en invierno, pero lo cierto es que el frío hace que muchas veces lo evitemos por miedo a que se pongan malitos. Si vas a sacar al bebé de casa, es muy importante protegerlo.

Los portabebés son ideales para dar paseos en invierno, porque el bebé regula su temperatura corporal con la de la madre. Se mantienen calentitos y protegidos.

Si utilizas carrito, además del abrigo de invierno como saco, guantes y gorro, es conveniente colocarle el protector plástico.

Mantener la humedad ambiente

El uso de la calefacción hace que el ambiente se reseque, por tanto puedes contrarrestarlo con el uso de humidificadores.

Humidificar el aire puede revertir el proceso de deshidratación de la piel. Puedes dejarle encendido durante la noche y lo ideal es utilizar agua destilada, pero puede ser también del grifo.

No demasiado abrigados

Hay que abrigar correctamente al bebé. Lo recomendable es que lleven una capa más que nosotros, pero no debéis hacerlo en exceso, para evitar que suden. Podrían aparecerles pequeños granitos, especialmente en zonas como el cuello, los pliegues que les provoquen picores y lesiones.

La ropa más adecuada

Viste al bebé con ropa de algodón natural, evitando las fibras sintéticas y si vamos a ponerle una prenda de lana, evitar el contacto directo con la piel.

Procurad también que la lana no pierda pelos, así como no utilizar mantitas demasiado peluditas ni abrigos con piel.

Fotos | seamusholman y andrewmalone en Flickr
En Bebés y más | Cuidados del recién nacido: la piel, Consejos para cuidar la sensible piel del bebé

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario