Sigue a

recién-nacido

Me ha pasado con mis dos hijas menores y es muy frecuente en los bebés recién nacidos. Muchos bebés se sienten incómodos y lloran cuando se les quita la ropa.

A la hora de cambiarlo o de quitarle la ropa para bañarlo el bebé se pone tenso y nervioso hasta que rompe a llorar cuando se le quita la última prenda que mantiene contacto con su piel.

Algunos padres creen que es debido a su falta de pericia para desvestirlo, pero aunque la habilidad y los movimientos suaves ayudan a que el bebé sobrelleve mejor ese momento, muchos niños lloran porque se sienten desprotegidos, vulnerables.

No tiene nada que ver con que haga frío en la habitación. Aunque la temperatura ambiente sea alta, el bebé echa de menos el contacto de la ropa con su piel.

En culturas donde los bebés van con el torso al descubierto, esto no suele suceder, pero en nuestra cultura, donde vamos cubiertos por ropa desde que nacemos, al quitarle al niño las prendas que cubren su piel, se siente extraño.

Es posible que no acepte masajes ni mimos. Incluso es posible que durante los primeros baños esté llorando y no los disfrute. No le agrada la sensación de tener la piel expuesta al aire, pero se puede calmar la ansiedad que le produce cubriéndole la tripa y el pecho con una toalla o una prenda rugosa.

Cuando lo cambies, ten siempre la muda preparada para que el bebé permanezca sin ropa el menor tiempo posible. Para trasladarlo desde el cambiador hasta la bañera, y al revés, hazlo siempre cubriéndole el cuerpo con una toalla. Una vez que se le vista de nuevo dejará de llorar.

Más adelante, alrededor de los ocho o nueve meses en la etapa en la que empiezan a descubrir su propio cuerpo, en lugar de llorar al verse sin ropa el bebé se tocará el torso desnudo con las manos y se frotará la tripa sintiendo su propia piel. Empezará a disfrutar de la sensación de libertad al estar desnudo.

Foto | .Dianna. en Flickr
En Bebés y más | Cuidados del recién nacido: vestir al bebé

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios