Sigue a Bebesymas

cesarea

La cesárea es, o debería ser, un recurso de emergencia para salvar la vida de la madre o del bebé que se encuentra en riesgo al momento de nacer. Pero la realidad es que en algunos centros de asistencia, y muy especialmente en los privados, se ha convertido en una práctica casi rutinaria sin un motivo médico que la justifique.

Son las llamadas cesáreas selectivas, arbitrarias o “a demanda” que se realizan a elección de la madre o del médico. No son todas, pero sí muchas. Según ha publicado el periódico El Mundo, 1 de cada 3 cesáreas realizada en centros privados es innecesaria.

Los motivos por los que algunas madres piden una cesárea pueden ser miedo al dolor en el parto, porque han tenido una primera cesárea y les ha ido bien de esa forma, o porque de alguna manera pretenden controlar la fecha de nacimiento del bebé.

En el caso de los médicos, por comodidad para organizar sus horarios y por cubrirse las espaldas ante posibles reclamos judiciales. No lo hacen todas las madres ni todos los médicos, pero sucede. Sino no se explica tan alto porcentaje de cesáreas en los centros privados.

En el ámbito público el porcentaje fue del 21,1%, en el privado alcanzó el 34,9% en al año 2005 (según datos del Informe del Estado de Salud de la Población de la Comunidad de Madrid 2007). Por su parte, en algunos hospitales privados el porcentaje ronda el 40%.

En todos los casos, las cifras están muy por encima del 10%-15% de intervenciones que considera la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un porcentaje razonable, un margen lógico predecible para nacimientos en los que pudieran surgir cualquier tipo de complicaciones.

No es que acudan más mujeres con partos de riesgo a la sanidad privada que a la pública. De hecho, pasa todo lo contrario. Se realizan la mitad de cesáreas en partos urgentes en los privados que en los públicos, mientras que hay cuatro veces más cesáreas programadas en los primeros. Por lo tanto, se deduce que hay detrás otras razones fuera de las complicaciones que surgen en el momento del parto. Eso ha hecho de la cesárea una práctica muy discutible en los últimos años.

Las consecuencias de una cesárea no son menores. Tanto para la madre como para el bebé es una intervención riesgosa que puede perjudicar la salud de ambos, especialmente cuando es praticada sin motivo. Por nombrar algunas, desde mayor riesgo de muerte, enfermedades, problemas en las funciones respiratorias del bebé, hasta hemorragias y complicaciones en futuros embarazos para la madre.

Por su parte, ayer mismo hablábamos de un estudio que señalaba los riesgos de practicar una cesárea antes de la semana 39 de gestación. Aunque a partir de la semana 37 es considerada una gestación a término, la diferencia de pocos días puede ser fundamental para la salud del bebé.

Al parecer, las autoridades sanitarias han tomado nota y han puesto en marcha el plan de Estrategia de atención al parto normal, con el objetivo de reducir la intervención en los partos. Pero también es importante que los padres sepan que es perjudicial practicar una cesárea cuando puede darse el parto de forma natural.

Vía | El Mundo
En Bebés y más | El doble de riesgos en las cesáreas por elección, Mayores riesgos en los bebés que nacen por cesárea, Una cesárea sin motivo puede perjudicar la salud respiratoria del bebé

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario