Sigue a Bebesymas

embarazo

Una adecuada ingesta de líquidos es fundamental en todas las etapas de la vida para que el organismo funcione correctamente, sin embargo, la hidratación durante el embarazo cobra mayor importancia, pues para una adecuada gestación es necesario que no falte agua en la dieta.

La importancia de hidratarse correctamente durante el embarazo

Durante la gestación, se producen algunos cambios en el cuerpo de la mujer embarazada que incrementan los requerimientos de agua, pues además de aumentar el peso corporal y ser gran parte de éste a causa de un mayor volumen plasmático, el costo de la gestación requiere de líquidos en cantidades adecuadas.

Así, se requiere de suficiente líquido en el organismo de una mujer embarazada para la formación de líquido amniótico, para favorecer el crecimiento y desarrollo del feto así como también, para enfrentar el mayor consumo energético que se necesita durante la gestación.

Además, no debemos olvidar que el incremento del volumen sanguíneo promueve una mayor temperatura corporal que sumada a las condiciones climáticas propias del verano, exigen que cuidemos la hidratación si queremos tolerar mejor el calor y al mismo tiempo, prevenir molestias tales como hipotensión, mareos o hasta un golpe de calor.

Una adecuada hidratación mejorará la circulación sanguínea, nos ayudará a conservar la temperatura corporal y tolerar mejor el calor y además, contribuirá a un adecuado y saludable embarazo.

foto2

¿Cuánto líquido necesito a diario?

Dada la importancia de una hidratación adecuada durante el embarazo, es importante saber que se recomiendan entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día en embarazadas, de los cuales, unos 700 ml pueden derivar de alimentos que poseen agua en su composición.

Dado que las necesidades de agua varían según cada persona, pues si la embarazada realiza actividad física necesitará mayor ingesta de líquidos y si las temperaturas externas son superiores a los 30 grados también, se estima que durante el embarazo se necesitan 300 ml más de líquido que una persona adulta sin el costo de la gestación.

Es decir, con sólo un vaso grande de agua extra al día estaremos alcanzando la recomendación de líquidos durante el embarazo.

No obstante, siempre es importante beber líquido y no esperar a tener sed para hacerlo, preferir el agua para hidratarse y escoger bebidas a temperaturas frescas que promueven el consumo.

Como podemos ver, la hidratación durante el embarazo es de gran importancia para la salud de la madre así como del niño en desarrollo, por lo tanto, no podemos dejar de atender a la misma, sobre todo, en ésta época del año.

En Bebés y Más | Cómo enfrentar el calor con una buena dieta
En Bebés y Más | Deshidratación en el embarazo y lactancia
Imagen | Bies, y Carolina Turk

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios