Síguenos

alimentacion1a3.jpg

Conocemos la importancia de una alimentación variada, especialmente en los niños, para que aprendan a comer de todo. Es el momento de descubrir sabores, texturas y colores para adentrarlos en el gran mundo de la gastronomía.

Es el momento también de sentar las bases de una alimentación de hábitos sanos y de inculcar una actitud positiva hacia la comida.

Su alimentación está cada vez más influenciada por los gustos alimenticios de la familia, incluso a veces se muestran maniáticos o reacios a comer ciertos alimentos que hoy no aceptan, pero mañana tal vez sí.

A esta edad, más bien a partir del año y medio, ya son capaces de beber con pajita y de comer con cuchara. Muchas veces se fanatizan tanto y como están en plena etapa de “yo solito”, no quieren comer si no lo hacen por ellos mismos. Procura que tenga su propio plato y su vaso.

Seguramente, luego de la incorporación de la clara de huevo y el pescado, el niño coma ya casi todo tipo de alimentos.

Aunque los niños no paran de crecer, en esta etapa lo hacen a un ritmo más lento que durante el primer año. Al final del tercer año se supone que tendrán la mitad de su estatura adulta.

Es importantísimo tener en cuenta que estamos trazando el mapa alimenticio de nuestros hijos, que marcará su actitud con la comida para el resto de su vida. Todos conocemos las graves consecuencias de los trastornos alimenticios, pero pocos tomamos conciencia que la alimentación hay que educarla desde la cuna.

Más información | Eufic.org | Bebeshoy

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario