Síguenos

prematuro_cc2.JPG

La prematuridad se está convirtiendo poco a poco en uno de los males de los países desarrollados. El estrés, el ritmo de vida, la alimentación, la contaminación y seguro que unas cuantas cosas más están haciendo que muchos bebés nazcan sin haber acabado de gestarse.

Se considera que un bebé nace a término cuando lo hace a partir de las 38 semanas y normalmente se dice que un bebé nacido entre las 34 y 36 semanas de gestación tiene poco riesgo de padecer problemas a largo plazo.

Parece ser que esto no es del todo cierto, ya que incluso estos niños, a los que se considera como “prematuros tardíos”, tienen un mayor riesgo de problemas de retraso en el desarrollo en la escuela, según un estudio.

Para realizar la investigación se analizaron 160.000 casos de bebés nacidos en partos únicos entre las semanas 34 y 42 en Florida, entre 1996 y 1997.

La mayoría de ellos nacieron a partir de la semana 37 (considerada como a término en Estados Unidos) y algo más de 7.000 niños lo hicieron entre la semana 34 y la 36.

Los investigadores compararon la información del nacimiento con los registros escolares hasta los 5 años y concluyeron que los niños nacidos en el período comprendido entre las semanas 34 y 36 de gestación tenían un 36% más de probabilidades de padecer un retraso en el desarrollo o algún tipo de discapacidad en la edad escolar y un riesgo un 19% mayor de obtener un suspenso en la educación primaria.

Para hablar de retrasos en el desarrollo o discapacidad evaluaron el desarrollo físico, del lenguaje, cognitivo y socioemocional.

El número de bebés nacidos antes de la semana 34 permanece más o menos estable (hablamos de Estados Unidos, donde se ha efectuado la investigación), desde 1990, sin embargo los nacidos entre la semana 34 y 36 han aumentado un 25% desde ese mismo año.

Este porcentaje tan alarmante no es sólo culpa de la degeneración de nuestras costumbres, sino que tiene como gran causa la indicación médica.

Es por ello que el autor del estudio, el Dr. Steven Morse, director de Servicios comunitarios del recién nacido de la Universidad de Florida, declaró que “queríamos llamar la atención de los obstetras, quienes tienen un trabajo difícil al equilibrar los riesgos médicos de la madre y del feto. Este estudio aporta un poco más de evidencia con respecto al riesgo. Este estudio muestra que un bebé prematuro tardío no es lo mismo que un bebé a término”.

Hay una frase muy típica que dice que “no todas las manzanas caen al mismo tiempo”. Esta frase viene a decir que cada bebé necesita un tiempo muy particular para gestarse completamente y puede resultar peligroso inducir algunos partos que podrían demorarse un poco más.

Esto me recuerda a los partos programados de muchas famosas, que en un intento de ahorrarse unos kilos de más, tienen a sus bebés antes de tiempo. Increíble, pero cierto.

Como contraposición al estudio, se me ocurre que al estar realizado con niños nacidos hace más de 10 años pueda no ser reflejo de la situación real actual. El método canguro y el cuidado que se empieza a tener en muchas áreas neonatales con los bebés prematuros puede estar paliando en gran parte estos resultados (espero).

Vía | Medline
Más información | Estudio completo en Pediatrics (inglés)
Foto | Flickr (EraPhernalia Vintage)
En Bebés y más | Nacer prematuro: supervivencia, dificultades y secuelas, Síntomas del parto prematuro, Cómo prevenir el riesgo de parto prematuro

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario