Sigue a

bebés gemelos prematuros amamantados

Dar el pecho no siempre es facil, pero en la gran mayoría de los casos, con el asesoramiento adecuado y ayuda, es posible superar las mayores dificultades. Hoy os traigo una historia emocionante, sobre una mamá que tuvo gemelos prematuros y ha logrado amamantarlos en exclusiva no sin esfuerzo por las complicadas circunstancias del nacimiento y la estancia en el hospital.

La historia de Laia y de sus dos hijitos, Erik e Irene la leí en la lista de LACMAT, donde participan expertos en lactancia y que sigo diariamente para aprender de ellos. De ahí llegué a la página de la Asociación ALBA Lactancia Materna y cuando leí todo lo que Laia compartía, tanta dulzura y tanta sabiduría, hablé con ella para poder contaros su experiencia, que estoy segura que ayudará a muchas de nuestras lectoras mejor que consejos teóricos que a veces no llegan a hacernos sentir tanta confianza en que es posible lograr lo que explican.

Le agradezco a Laia que nos permita contaros su experiencia y la felicito por su esfuerzo y su dedicación.

Yo sigo y seguiré esforzándome día a día para dar a mis bebés mellizos lactancia materna en exclusiva.

La mamá de estos gemelos prematuros que toman lactancia materna en exclusiva se llama Laia. Su madre, Concha, y sus hermanas, Mireia e Inma, son matronas experimentadas y grandes conocedoras de la lactancia materna, así que en el proceso difícil que ha pasado para lograr la lactancia ha contado con buena información y apoyo emocional familiar. Además, por supuesto, del de Bernat, el padre de estos dos pequeñines, que ha sido un pilar emocional y de ayuda real para todos.

Y es que para lograr superar las posibles dificultades en la lactancia hay tres cosas indispensables: información adecuada, apoyo emocional y ayuda práctica.

El nacimiento de mis bebés fué un susto terrible, no nos dio tiempo a mi marido y a mí hacernos la idea. Fue muy duro para los dos desear durante todo el embarazo un parto digno y natural y saber y defender lo importante que era respetar el vínculo y que no nos separaran tras nacer y luego salió todo al revés…

El nacimiento fue a las 31 semanas y terminó en una cesárea de urgencia. Los bebés nacieron con 1.335 kg la niña y el niño 1.705 kg. Tuvieron que estar ingresados, padecían problemas para respirar y un ductus en el corazón por su prematuridad. No le dejaban siquiera practicar el método canguro por los problemas de los bebés y comenzaron alimentándolos con sonda.

Laia, desde el comienzo, a pesar de haber tenido un parto tan dificil y estar preocupada por sus bebés, tenía muy claro que deseaba darles el pecho y que eso ayudaría a reforzar el vínculo que la separación daña.

Empezó a extraer leche al poco del nacimiento, con un extractor doble, para estimular más la producción. Su empeñóo en amamantar de forma exclusiva y hacer método canguro a todas horas en cuando fue seguro para los bebés no era entendido por todo el personal sanitario, y eso supuso una angustia añadida.

Estimulando la producción consiguió mantener una cantidad de leche adecuada para la nutrición de los bebés. Pasó en cuanto fue posible a practicar el canguro y a ofrecerles el pecho; eso hizo que los pequeños mamaran y poco a poco lograran hacerlo directamente del pecho y de manera efectiva.

No es sencillo, pero es posible. Lo importante es saber que es posible, si partimos de que no lo lograremos y no contamos con buenos asesores, va a ser imposible. Por eso este testimonio, real y práctico, puede servir de guía a las madres de prematuros que deseen amamantar.

Erik e Irene

Laia logró que, durante toda la estancia hospitalaria, que ha sido de un mes y medio, los pequeños no recibieran ni una gota de leche artificial, lo que es muy importante en el caso de bebés prematuros, que tienen un sistema digestivo e inmunitario especialmente débiles.

La verdad que simplemente hago lo que creo que debo hacer, les doy todo el amor que puedo después de un parto que no era como más deseaba darles… y aún hay noches que he llorado por miedo a perder el vínculo, es una situación tan fuerte pero a la vez reconfortante ver que aún podemos mi marido Bernat y yo arreglarlo…

Laia y Bernat ya tienen en casa a los pequeños, Irene y Erik, y han conseguido, tras unos primeros días muy duros en los que les ofrecieron algún biberon de leche matera extraída, que se amamanten ambos directamente del pecho sin necesitar nada más ya.

No ha sido una experiencia sencilla. Pero ella quiere animar a otras madres que puedan estar en una circunstancia semejante a que no tiren la toalla, que se informen con expertos en lactancia, consigan ayuda de sus familias y sobre todo, confien en si mismas y en sus bebés.

Se puede lograr amamantar a gemelos prematuros con lactancia materna exclusiva. Si una de nuestras lectoras estuviera en una situación semejante la animo a confiar en su cuerpo y sobre todo, a pedir ayuda e información a expertos asesores en lactancia.

Via | Alba Lactancia Materna

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios