Compartir
Publicidad

Algunos juegos que no requieren preparación

Algunos juegos que no requieren preparación
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En casa tenemos un par de juegos que cada vez que veo a mis hijos dirigir su dedo de "quiero ese" hacia ellos me pongo a temblar. Por su tamaño no pueden estar montados, bueno quizás podrían estarlo, pero entonces los niños tendrían que dormir en el balcón. Cada vez que quieren jugar con ellos hay que pasar media hora buscando piezas por todas las cajas donde guardan los juguetes hasta que los podemos montar. Y al tardar tanto en hacerlo, cuando ya está todo listo, se les han pasado las ganas de jugar con ello y no les culpo.

Otras veces tengo un montón de cosas por hacer y sólo puedo estar con ellos unos pocos minutos, así que no puedo entretenerme en montajes o simplemente no puedo estar al 100% en el juego. En esos momentos viene muy bien tener en mente ciertos tipos de juegos que no requieren de preparación previa, simplemente los sacas y te pones a jugar o les puedes dejar jugando y tu intervenir de vez en cuando.

A recoger los juguetes: Si los juguetes están fuera de su sitio o tenemos unas cuantas fichas tiradas por el suelo, ¿por qué no recogerlas con unas pinzas de cocina? Conseguimos dos objetivos, que recojan sin protestar y que ellos disfruten de un juego que no es habitual. Al menos en mi casa las pinzas de cocinar sólo se usan a la hora de la cena.

Cada cosa en su sitio: Pueden ser botones, piezas de construcción, pajitas, cualquier cosa que pueda separarse por colores, formas o tamaños. Dadles unos recipientes y pedirles que los clasifiquen por colores primero y luego por tamaño. Y es un juego que gusta tanto a los más pequeños como a los más mayores.

Agua: Un cubo con agua, o un par de ellos puede mantenerles distraídos toda la tarde. Simplemente debemos tener cuidado dónde les dejamos jugar para que no salgamos nadando, o quien sabe, a lo mejor hasta es divertido una pequeña inundación de la terraza.

La bolsa de los secretos: Es muy simple, una bolsa de basura, y metemos unas cuantas cosas dentro. Se la damos a nuestros hijos y les pedimos que nos saquen un determinado objeto que hay dentro. Si son pequeños llegaría con eso, pero claro, los mayores necesitan otros estímulos, así que podemos describir el objeto que queremos como si fuera una adivinanza. Necesito un pequeño ser de color azul y que vive dentro de una seta, ¿lo podrás encontrar?

Una caja de cartón: Cuantas veces les hemos regalado algo que aparcan al poco rato de haberlo estrenado para ponerse a jugar con la propia caja del embalaje. Simplemente déjales una caja y permite que su imaginación haga el resto.

El dominó: Los hay muy variados y hasta se puede hacer uno en casa, y así tenemos una tarde de entretenimiento. Es un juego en el que pueden participar todos, los mayores uniendo los puntos o colores y los más pequeños simplemente poniéndolos en fila o apilándolos.

Los utensilios de cocina: Sartenes, cazos y cacerolas, espátulas, pinzas, cucharas de madera, etc. Saquémoslo todo y que ellos decidan a qué van a jugar hoy. Eso si, mejor que no sean los más delicados.

Coladores y cordones: Seguro que tenéis por casa un par de cordones o cuerda de tender la ropa, incluso algún cable que ya no uséis. Podéis cortarlos en trozos de un tamaño que evite que se puedan asfixiar por error y podemos jugar a meter los cordones por los agujeros del colador (eso si, me refiero al de verduras).

La plastilina: El clásico de todos los tiempos (junto con la caja de cartón). Imaginación al poder.

Seguro que vosotros jugáis a alguno que no está en la lista, ¿conocéis algún juego nuevo que no requiera preparación?

Foto | abbybatchelder en Flickr En Bebés y Más | Juegos relajantes para niños: busca el tesoro escondido, Juego casero para niños: bolsas sorpresa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos