Sigue a Bebesymas

Cada vez están más cerca las vacaciones del verano, esa época de relax que cada año esperamos con tanto deseo… y yo embarazada ¿podré viajar?, es la pregunta que nos hacemos cuando estamos esperando un bebé.

La respuesta es afirmativa, siempre y cuando el embarazo vaya bien. El embarazo es una condición especial en las mujeres, no una enfermedad y para poder disfrutar de las vacaciones de verano es importante tomar en cuenta algunos asuntos. Se recomienda no viajar a partir del octavo mes (incluso algunos hablan del séptimo) por riesgo de parto prematuro. Otros especialistas recomiendan abstenerse de hacerlo también en el primer trimestre.

Todos los viajes cansan, cosa que debe considerarse antes de decidirse por un viaje largo. El tren es el medio de transporte más apropiado. Si se va a viajar en avión es importante evitar estar sentada mucho rato, llevar ropa cómoda y beber mucho para aliviar la sequedad del ambiente. Si se hace en coche se debe hacer un descanso cada dos horas y caminar 10 minutos. Hay que ponerse el cinturón y evitar las sacudidas.

Sí se decide conducir se deben tomar precauciones especiales, pues a veces se pueden producir náuseas, cansancio, mareos que pueden alterar la conducción. Asimismo se debe evitar las horas de mucho calor. En barco es mejor hacer recorridos cortos y olvidarse del crucero por ahora.

Se puede viajar al otro lado del mundo, pero es importante informarse del sistema sanitario del país al que se vaya a viajar, lo mejor es ir a un destino seguro. Se debe consultar con el médico acerca de la posibilidad de viajar a un destino exótico, informarse de las vacunas que se exigen, algunas están contraindicadas en el embarazo como la de la de la fiebre amarilla que está completamente contraindicada en una mujer embarazada. No se podrá viajar a numerosos países de África o Asia si no se ha vacunado con anterioridad, la vacuna dura 10 años.

En la playa es conveniente usar una adecuada protección solar (FPS 60), usar sombrero y evitar exponerse al sol entre las 11:00 y 16:00 horas. Los chapuzones están permitidos pero deben evitarse cuando el agua está muy fría o agitada (por riesgo de contracciones), y la natación debe hacerse calmadamente ya que embarazada no se tiene la misma energía y podría cortarse la respiración. No practiques deportes acuáticos como ski o motos de agua.

Recuerda cuidar la alimentación y la salud en general.

Vía | enfemenino.com
Más información | viajar tranquilo.com
En bebés y más | Viajar con niños pequeños | Viajar a otro país con tu hijo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario