Sigue a

Forma barriga

Todas llevan lo mismo en su interior, pero por fuera son picudas, anchas, chatas, irregulares, más o menos prominentes… Las barrigas de las embarazadas tienen formas muy diversas, no sólo en cada mujer sino que la misma en sucesivos embarazos o en distintas etapas de la misma gestación puede tener una tripa con forma diferente.

Lo mismo sucede con el tamaño de la barriga, que ya vimos que no depende del tamaño del bebé: formas y tamaños diferentes en cada embarazo. La forma de la tripa tampoco es determinada por si el bebé es niño o niña, por lo que no sirve para predecir el sexo del bebé.

Hay mucho de mito en cuanto a la interpretación o causas de las diferentes formas de la barriga de una futura mamá, aunque fundamentalmente podemos hablar de las características físicas de la madre como condicionantes de las distintas formas. Éstos serían los principales factores que influyen en la forma de la tripa durante el embarazo:

  • La relación de tamaño y estatura entre madre e hijo. En mujeres con constituciones muy estrechas en la zona de la pelvis y, por tanto, con poco espacio para albergar al bebé, la tripa tiene que crecer y volcarse más hacia fuera. En cambio, las mujeres con constitución más ancha pueden desarrollar una tripa menos prominente hacia fuera.
  • La obesidad de la madre camufla a menudo el volumen del abdomen y su estatura es influyente también para la percepción general de la tripa.
  • Embarazo único o múltiple. Como es lógico, las mujeres que esperan más de un hijo suelen tener barrigas más prominentes que las embarazadas de uno.
  • La postura de la mujer. Si la futura mamá tiene lordosis pronunciada (la curvatura fisiológica de la columna en la región cervical o lumbar), o tiende a caminar con los hombros echados muy hacia atrás, entonces la tripa sale más y se ve más abombada.

embarazada-preeclampsia

  • Si la futura mamá posee músculos abdominales muy tonificados, la tripa es mucho más plana y alta, ya que la musculatura “sostiene” al bebé. Si por el contrario la musculatura es flácida, la tripa es mucho más baja y picuda, ya que el útero se desvía hacia delante.
  • El número de embarazos. Con la segunda gestación, la tripa suele notarse bastante antes que con la primera y, a partir del tercer embarazo, tiende a aumentar más a lo ancho. Si el abdomen está laxo por embarazos anteriores, la tripa suele estar más baja y prominente.
  • La posición del futuro bebé. Si el feto está colocado cerca de la cara posterior del útero, la tripa abulta menos. Pero si está colocado transversalmente, entonces la barriga se ve claramente más ancha que alta. Si se pone de pie, la tripa está más plana, y si el feto se coloca cabeza abajo, parece más picuda.
  • La cantidad de líquido amniótico. Hacia el final del embarazo, el feto flota en un litro de líquido amniótico, aproximadamente. Pero también puede ser algo más o algo menos, influyendo aunque levemente en el tamaño de la tripa.
  • El tamaño del feto. El mayor o menor volumen de la tripa puede deberse al tamaño del futuro bebé, pero no necesariamente tiene por qué ser así. Si un niño muy grande está colocado cerca de la parte posterior del útero, la tripa no está más abultada.
  • El ombligo de la embarazada también le da un aspecto peculiar a la tripa, poniendo “la guinda” en ess voluminosa porción de cuerpo, especialmente con los ombligos salidos. Otros ombligos casi desaparecen, algunos se achatan… y su forma puede variar a lo largo del embarazo.
  • Los movimientos del bebé también hacen que la barriga cambie de forma, no es extraño ver “bultos” moviéndose por la tripa de la embarazada, que no corresponden sino a los miembros del bebé en movimiento.
  • Por último, podemos hablar de barrigas más “altas” o “bajas” si, al final del embarazo, el bebé empieza a buscar su sitio y encaja la cabeza en la pelvis, preparándose para el parto. El encajamiento del bebé hace que la barriga descienda y se incline hacia delante. Aunque también es posible que el encajamiento se produzca sin que la mujer se percate, por ejemplo si ya tenía la barriga baja.

Como vemos, la forma de la barriga durante el embarazo varía entre mujeres y distintas gestaciones debido a cuestiones diversas. Pero todas ellas son tripas hermosas que albergan una nueva vida y que reivindicamos que aparezcan luciéndose en el arte, en la calle, en la playa y en los medios como una bonita parte del cuerpo de la mujer.

Más información | Ser padres, Crecer feliz
Fotos | seanmcgrath y flequi en Flickr
En Bebés y más | La forma de la tripa, Los 10 mitos más comunes del embarazo, Fórmula para calcular el peso del bebé por nacer, El ombligo de la embarazada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios