Compartir
Publicidad

Estoy embarazada y no dejo de salivar: tengo ptialismo

Estoy embarazada y no dejo de salivar: tengo ptialismo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si estás embarazada, es probable que hayas notado un exceso de salivación, acompañado a menudo de náuseas y vómitos. Uno de los síntomas más frecuentes de embarazo es el ptialismo o el exceso de salivación, también conocido como sialorrea.

La salivación, relacionada fundamentalmente con sensaciones gustativas o con reflejos condicionados, aumenta en el embarazo y debido a distintas afecciones. En las embarazadas suele desaparecer espontáneamente a la semana 20 o disminuir notablemente, aunque a veces permanece hasta el fin del embarazo.

La sialorrea en el embarazo no ha sido muy estudiada, ya que se pone mayor interés en otra de las manifestaciones digestivas que se presentan en esta etapa, las náuseas y los vómitos. Por ello no hay demasiada bibliografía al respecto.

Suele desaparecer durante el sueño, y hay estadísticas que señalan su máxima prevalencia durante el primer trimestre (cerca del 10% de las gestantes), y decienden en torno al 2 % durante el puerperio. En las embarazadas se relaciona con el reflujo gastroesofágico, que junto a náusea y vómitos aumentarían el grado de salivación.

Algunos trucos que alivian el ptialismo o exceso de salivación son la ingestión de algún alimento que nos resulte apetecible, el cepillado de dientes cuando comience el síntoma, los enjuagues bucales o mascar un chicle de menta.

A pesar de ser un síntoma normal y que no reviste gravedad, pueden darse casos extremos. Si el exceso de saliva es muy abundante, impide hacer una vida normal y es acompañado de vómitos varias veces al día, es necesario consultar con un médico, porque podríamos sufrir hiperemesis gravídica o padecer deshidratación y necesitamos tratamiento para evitar complicaciones.

Pero en principio el ptialismo o la salivación abundante durante el embarazo tan solo será una incómoda compañera que podemos pasar con paciencia, pañuelos siempre que sea necesario y con visitas abundantes al lavabo. Lo peor, si viene acompañada de náuseas y vómitos, para lo cual os recordamos unos consejos para mantenerlos a raya.

Más información | Intramed Foto | katieblench en Flickr En Bebés y más | Molestias en el embarazo: salivación excesiva o sialorrea, Molestias en el primer trimestre de embarazo, Lo que no podías ni oler durante el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos