Sigue a

embarazada

Es frecuente que algunas mujeres tengan la sensación de que su sentido del olfato y del gusto ha cambiado durante el embarazo. Efectivamente, por el efecto de los cambios hormonales, culpables de la mayoría de las molestias de la gestación, éstos dos sentidos también se modifican, sobre todo en el primer trimestre.

En este caso puedo hablar por experiencia propia, pues durante mis primeros meses de embarazo siento convertirme en una especie de perro sabueso. A muchas mujeres se les agudiza tremendamente el olfato.

Olores y sabores que antes agradaban pueden resultar repugnantes, incluyendo el plato de comida preferido o tu perfume favorito. Se puede desarrollar una auténtica aversión por los olores o sabores de determinados alimentos, especialmente por los pescados, las carnes o el café, así como por el tabaco.

A este fenómeno se lo denomina hiperosmia, un aumento exagerado de la sensibilidad hacia los olores que se manifiesta durante el embarazo o el climaterio. En el caso de las embarazadas es una alteración fisiológica provocada por el aumento de estrógenos que provoca que la mujer tenga un olfato más prominente y una extrema sensibilidad a los olores.

Es el trastorno que padecía el protagonista de la película “El perfume”, quien podía percibir los olores con una intensidad mucho mayor que la de cualquier persona con olfato normal.

Para perfumistas o sumelliers puede ser toda una ventaja pero os aseguro que durante el embarazo se vuelve una molestia verdaderamente desagradable. En algunas mujeres la hiperosmia desaparece después del primer trimestre, o al menos disminuye, sin embargo a otras puede acompañarles hasta el fin de la gestación pero desaparece gradualmente tras el parto.

No es descabellado pensar que esta exacerbación del sentido del olfato pueda manifestarse para que la madre reciente pueda reconocer el olor de su propio bebé al nacer.

Recordemos que el olfato y el gusto están íntimamente relacionados. Ambos trabajan de manera conjunta. Las papilas gustativas de la lengua identifican el gusto y el nervio del olfato reconoce los olores, por lo que la extrema sensibilidad hacia los olores puede provocar a su vez que la embarazada vomite más frecuentemente al sentir cualquier olor que le resulte desagradable.

Las náuseas y los vómitos están muy vinculados a los cambios olfativos y gustativos que se experimentan durante el embarazo, especialmente durante los primeros meses cuando los cambios fisiológicos son más acusados.

Así como algunas mujeres sienten hipersensibilidad hacia los olores, otras sienten haber perdido el sentido del gusto y el olfato. La anosmia fisiológica, así es como se define a la pérdida del sentido del olfato, es menos frecuente pero puede deberse a que durante los primeros meses de embarazo se congestionan las mucosas nasales provocando una sensación de pérdida del sentido del olfato y de no sentirle el sabor a las comidas.

El gusto también se ve perturbado caprichosamente por la acción de las hormonas. Las mujeres embarazadas presentan un umbral gustativo más elevado que las mujeres que no están embarazadas. El cambio en el gusto y la preferencia por ciertos alimentos puede ser incluso una de las primeras señales de embarazo.

Se explica como una especie de sabor metálico en la boca que hace variar el gusto de los alimentos y en ocasiones provoca que alimentos que nos encantaban pasan a parecernos repugnantes. Es común empezar a sentir rechazo por ciertos alimentos y bebidas como el café, el alcohol, el pescado y las frituras.

Uno de los responsables del cambio que experimentamos en los gustos es el ácido clorhídrico que se segrega en el estómago para digerir la comida. En el embarazo disminuye y para compensar ese déficit el organismo pide alimentos ácidos como el limón, las manzanas verdes o las cebollitas en vinagre, por nombrar algunos de mis favoritos.

Debido a las bajadas de azúcar que se producen en el organismo durante el embarazo también suele apetecer comer alimentos dulces o sentir ganas irrefrenables de comer ciertos alimentos. Hablo de los famosos antojos, que mucho tienen que ver con las alteraciones del gusto y el olfato que se experimentan durante la gestación.

Es curioso, pues algunas embarazadas hasta sueñan con tartas de chocolate, cuando habitualmente no son “dulceras”. En estos casos está bien satisfacer los antojos pero siempre con moderación, sin pasarse ya que este tipo de alimentos hipercalóricos aportan un escaso valor nutritivo y favorecen el aumento de peso.

Como veis, hasta sentidos esenciales para la vida cotidiana como son el gusto y el olfato se alteran durante el embarazo. Es uno de los inconfundibles síntomas del embarazo. Otra vez más, debemos achacarle las culpas a las revolucionadas hormonas que afectan casi sin excepción a todos los órganos y sistemas.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario