Sigue a Bebesymas

embarazada

Alrededor del 30% de las mujeres sufren de ciática durante el embarazo. Es un dolor en la parte baja de la espalda que en la mayoría de los casos aparece a partir del segundo trimestre de gestación y persiste durante el tercero.

La ciática se produce al inflamarse el nervio ciático, el nervio más largo y ancho del cuerpo. Comienza en la pelvis, continua por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas llegando hasta los pies.

¿Qué es la ciática?


Son varios los factores que se dan en el embarazo para que la mujer padezca de ciática, un dolor intenso y bastante molesto en la zona lumbar. Es un dolor muy característico. Suele ocasionar un dolor referido a la pierna, ya que comienza en la parte baja de la espalda y se extiende por la parte trasera de la pierna hasta el pie.

En ocasiones se siente como un pinchazo debajo de la cintura o en la parte alta del glúteo. Puede dar la sensación de debilidad, entumecimiento de la pierna u hormigueo, como si estuviera dormida.

El nervio ciático es un nervio especialmente vulnerable a la presión. Por eso la sobrecarga de peso que se produce durante el embarazo ocasiona dolor en el nervio. A medida que el útero crece, los nervios espinales que alimentan el nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

Las hormonas también son responsables de que aparezca ciática en el embarazo. Hay mujeres que comienzan a sufrirla incluso desde las primeras semanas. Se debe a que durante la gestación el organismo de la mujer segrega una hormona llamada relaxina, que ayuda a reblandecer la zona de la pubis y la matriz para facilitar la salida del bebé a través del canal de parto. Esta distensión de los músculos de la zona relaja los ligamentos provocando dolor.

ciatica

Cómo combatir la ciática en el embarazo

1. Practicar ejercicio moderado: hemos comentado miles de veces los beneficios de realizar actividades físicas moderadas durante el embarazo. Prácticas como la caminata, la natación o el yoga contribuyen a reforzar los músculos previniendo la relajación de la musculatura abdominal y el sedentarismo. Ambos son factores que aumentan el riesgo de que el dolor aparezca o persista por más tiempo.

2. Controlar el peso en el embarazo: un aumento excesivo de peso ocasiona una mayor compresión del nervio ciático.

3. Masajes y osteopatía: ambas técnicas contribuyen a aliviar el dolor y la tensión de la zona gracias a técnicas de relajación y estiramiento.

4. Cambios posturales: unos malos hábitos posturales contribuyen a que el dolor aparezca, por eso debemos tener en cuenta algunos cambios para evitarlo. Como por ejemplo: evitar estar sentada durante tiempos prolongados, no cruzar las piernas al sentarse, agacharse siempre doblando las rodillas, mantener la espalda recta y caminar erguida.

5. Utilizar un calzado adecuado: no es bueno que el zapato sea del todo chato ni que tenga demasiado tacón. La medida justa es entre 3 y 5 cm.

6. Para dormir puedes colocarte una almohada entre las piernas para aliviar el dolor si duermes de lado o colocar una almohada debajo de las piernas si duermes boca arriba.

7. Cuando aparece el dolor, colocar calor seco en la zona varias veces al día.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para combatir el dolor de ciática en el embarazo, una molestia típica del período de gestación que suele desaparecer espontáneamente después del parto.

De todos modos, si el dolor es demasiado intenso te recomendamos que consultes con tu médico quien valorará la conveniencia de recetar algún tratamiento.

Más información | Espalda.org y la espalda en el embarazo
En Bebés y más | Combatir el dolor de espalda en el embarazo
En Bebés y más | Mejorar la postura durante el embarazo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario