Sigue a Bebesymas

mapa mental niño

Recientemente mi hijo se atrevió a dar una pequeña conferencia sobre el uso de mapas mentales para los niños, pues nosotros los usamos habitualmente para estructurar las ideas en los temas que estudia. Su utilidad es enorme y podemos usarlos con niños desde los tres añitos.

Usar los mapas mentales para ayudar a los niños, incluso si todavía no saben leer, es un instrumento muy útil y parece ser que permiten a los pequeños organizar de manera visual los conocimientos estructurando las relaciones entre las diferentes ideas.

En el que ilustra este artículo se explican las diferentes clases de animales, lo que comen, como nacen, donde viven, todo de manera muy visual y con dibujos que un niño pequeño entendería, aunque es mejor hacerlos nosotros mismos.

Comenzar a usar mapas mentales con los niños más pequeños pone las bases para que, en el futuro, sepan tomar apuntes o hacer este tipo de esquemas radiales cuando tengan que estudiar.

Al realizarse en colores y con imágenes resultan muy sencillos para ellos, permitiéndoles consultar el tema de nuevo tantas veces como deseen, siendo además un instrumento que refuerza el aprendizaje natural.

Y esto se debe a que no aprendemos de manera linea, ni solamente con palabras, sino que ponemos en marcha ambos hemisferios cerebrales para dotar a los conocimientos nuevos de contenido, de imágenes y de referencias libres que los dotan de sentido.

Los mapas mentales permiten entender materiales de cualquier asignatura: español, matemáticas, biología, arte o civismo, ya que durante el proceso de diagramación la información se personaliza de acuerdo con la percepción personal y esta adquiere significado para cada individuo.

Al hacer un mapa mental seguimos el funcionamiento normal de nuestro cerebro. Una idea central promueve ideas que nacen radialmente de él, de forma libre y muy creativa, como cuando un tema nos lleva a otro y lo refuerza, haciéndolo inolvidable y consecuente. Además, las palabras clave suelen estar relacionadas con vivencias y con imágenes que, en el mapa mental, plasmaremos con dibujos personalizados.

En los mapas mentales haremos un diagrama con la idea central y, con palabras clave si el niño ya es capaz de leer, o con imágenes- El proceso consiste en trazar un diagrama por medio de palabras clave, colores, imágenes, dimensión, secuencia, lógica e imaginación.

Este ordenador de ideas, diseñado con aportaciones de funciones de ambos lados de nuestro cerebro, detecta en forma eficaz los puntos importantes de un tema e indica en forma sencilla sus distintas relaciones.

El hemisferio izquierdo se especializa en el lenguaje, la crítica, el orden, la secuencia, la linealidad y la lógica. El hemisferio derecho proporciona la imaginación, la visualización, la totalidad, los colores y los dibujos. Al realizar el mapa mental ambos hemisferios se ponen en funcionamiento y el aprendizaje resulta mucho más natural y efectivo.

Empezar a usar los mapas mentales desde la primera infancia es un recurso educativo muy interesante, que permite ayudar a estructurar las ideas, aprender de manera comprensiva y a hacer esquemas significativos y muy visuales. Si os animáis, contádnoslo.

Más información | Hectorsaurio

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios