Compartir
Publicidad

¿Es antinatural que los niños vayan a la guardería?

¿Es antinatural que los niños vayan a la guardería?
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Carlos González, el conocido pediatra de quien hemos hablado en varias ocasiones en Bebés y más, estuvo hace unos días en las Islas Baleares ofreciendo unas conferencias y en una rueda de prensa previa que ofreció a los medios dijo algunas frases de esas que no sorprenden a los que ya conocemos su manera de hablar, pero que sí han causado polémica por ir contra la corriente de nuestra sociedad.

Me estoy refiriendo, como podréis imaginar, a la frase que sirve de título de esta entrada, y es que en un momento de su comparecencia ante la prensa dijo que “es antinatural que los niños vayan a la guardería y sus padres les vean solo dos o tres horas al día“. A raíz de estas palabras he podido leer varias críticas en blogs y redes sociales y, cómo no, voy a aprovechar para decir la mía.

Si luego hasta los 35 años no se van

El pediatra dijo también, tras esta frase, lo siguiente:

Las madres se separan de sus hijos demasiado pronto, cuando aún no están preparados, y luego esos niños que no han visto atendidas sus necesidades afectivas no se van de casa hasta los 35 años.

Bien, tratando primero esta segunda frase, seguro que todos estaréis de acuerdo conmigo en que es difícil establecer una relación de causalidad entre la falta de afecto en edades tempranas y el marcharse a edades avanzadas de casa, sobretodo porque vivimos una realidad social y económica difícil en la que prácticamente el 40% de los jóvenes está en paro. Ni que hayas tenido todo el amor del mundo podrás irte antes de los 35 años, porque quizás estos jóvenes ya adultos ni siquiera pueden irse pasada esa edad.

Dejando de lado el tema económico y si tuviéramos en cuenta que los jóvenes tienen trabajo fijo y posibilidad de comprar o alquilar un piso y formar una familia, casi pensaría yo que aquellos niños con más carencias afectivas en la infancia se van antes de casa.

Bajo mi punto de vista, una vez un niño crece y ve que aquello que le faltó de pequeño, aquel cariño que habría querido recibir en mayor medida, lo puede recibir fuera de casa (con su pareja), no hay razón para seguir alargando una relación madre y padre e hijo que no mejorará con el tiempo. Si considera que con su pareja estará mejor, si no hay un cariño especial que le ligue a sus padres, ¿por qué vivir con ellos hasta los 35 años? Es absurdo.

Ojo, que no estoy hablando de familias que se llevan mal ni de padres maltratadores, estoy hablando simplemente de niños que de pequeños pasaron muy poco tiempo con su madre o padre por la razón que fuera, padres que seguramente se desviven en muchos sentidos por sus hijos, pero familias donde quizá falle la comunicación, donde no haya habido tiempo para gestar una relación de confianza mútua y donde, una vez los niños crecen y maduran, es probablemente tarde para arreglar nada, porque cuando llegan los problemas de la adolescencia muchos padres se ponen enfrente, en vez de al lado, y ahí es donde un problema que permanecía latente brota.

Sí, que un niño vaya a la guardería es antinatural

Carlos González

Yendo al titular y a la frase que más conmoción ha originado, comentar que muchos padres se han sentido molestos porque las guarderías están haciendo un gran trabajo con los niños y porque hoy por hoy son muy necesarias, pues de no ser por ellas muchos padres tendrían problemas para llevar un plato a la mesa cada día. Es decir, muchos padres han llegado a decir “no pueden ser antinaturales porque sin ellas yo no podría estar trabajando”. Sin embargo todos sabemos, y estos padres también lo saben, que una cosa es hablar de necesidad de los padres y otra muy diferente es hablar de necesidad de los hijos.

Carlos González tiene la peculiaridad de hablar siempre pensando en los bebés y niños, o eso creo. Él trata siempre de darles voz y cuando explica si algo es bueno o malo no lo dice pensando en los padres, sino pensando en los hijos. Y pensando en ellos está claro que el hecho de que un niño vaya a una guardería a pasar varias horas con otros niños y otra cuidadora y que sume dos o tres horas con sus padres es antinatural.

Lo es porque lo que un niño necesita es crecer cerca de sus referentes, de sus padres, de las personas a las que más quiere y más le quieren, para sentirse pleno, querido, amado, escuchado y comprendido y así poder preocuparse de aprender y crecer como persona. Si en cambio tiene que dedicar tiempo y esfuerzos en tratar de saber si sus padres acaban de abandonarle para siempre o no, o en llamarles para que vengan sin aparecer, o si cada mañana llora por separarse de ellos, si tiene que estar cada día preguntándose si es importante para los demás, porque sus padres sólo pasan un mínimo ratito al día con él, el trabajo de desarrollar su autoestima, su confianza en sí mismo y en definitiva en hacer crecer su mundo emocional será más duro.

Pero a los niños les va muy bien estar con otros niños

Sí, ya sé que mucha gente insiste en afirmar que los niños necesitan desde bien pequeños estar con otros niños para darse cuenta de que no son el centro del universo. Sin embargo yo creo que no, yo creo que no les va bien estar con otros niños si eso supone dejar de estar con sus padres. Los niños necesitan a sus padres más que a nada en el mundo porque son seres totalmente dependientes y la independencia no se consigue mejor quedándote más solo y ahí te las apañes, sino estando al lado de personas pacientes y cariñosas que pueden pasar tiempo contigo enseñándote lo que es la vida, para que cojas autonomía (yo diría que los padres son los más indicados para este papel).

Como es a partir de los 3 años cuando empiezan los niños a preocuparse por las emociones y por sí mismos y los demás (de una manera muy temprana), no tiene mucho sentido hacerles eso de “que no se sientan el centro del universo” antes, porque precisamente el hecho de sentirse importantes y de creer que todo gira a su alrededor es lo que les posibilita la creación de un yo, de una imagen propia con valor, con autoestima, con seguridad. Luego, a medida que crecen y razonan más, la sociedad ya suele encargarse de demostrarles que el mundo girará con ellos y sin ellos.

No digo yo, ojo, que sea negativo que los niños estén con otros niños. Coincido en que es muy positivo, pero entre estar con niños o estar con mamá o papá, es mejor lo segundo. Ahora, si me dices que elija entre estar siempre con mamá o papá sin niños, o con mamá y papá pero viendo a otros niños, voto por lo segundo. Los niños que crecen junto a otros niños de diferentes edades y con sus padres cerca seguro que se desarrollan mejor y tienen unas relaciones sociales más sanas que los que se tienen que hacer a sí mismos porque la cuidadora de la guardería no da a basto con todos.

¿Es antinatural que los niños vayan a la guardería?

Así que, para concluir y responder a la pregunta brevemente, echad un ojo a los niños los primeros días de guardería y preguntad a las madres. Los niños lo pasan fatal y las madres también. Muchas dicen que les duele en el alma dejar a su niño allí. Lógico, si fuera natural o necesario los niños entrarían felices y contentos y las madres sonreirían al dejarlos. Como es antinatural, duele.

Más información | El Mundo
Fotos | Htlcto en Flickr, El Correo
En Bebés y más | Los primeros seis años son vitales para el desarrollo emocional, según Punset, ¿Hay que ir a la guardería para prepararse para el colegio?, Riesgos y beneficios de ir a la guardería: conclusiones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos