Sigue a Bebesymas

bañera

Dependiendo del tamaño y de qué tipo de bañera usemos para la higiene del bebé, llegará un momento en el que deberemos empezar a bañarlo en la misma bañera que el resto de la familia.

Antes de hacerlo, dado que puede haber resbalones y que habiendo agua siempre hay un peligro, debemos tomar algunas medidas de precaución.

También debemos procurar que el bebé se sienta cómodo y a gusto, ya que al principio puede sentirse intimidado e inseguro en una bañera grande. Es normal que ante el cambio y la gran cantidad de agua pueda experimentar un miedo repentino al baño.

asiento-bañoSi el bebé es capaz de sostener la espalda para sentarse solo, son ideales los asientos de baño en forma de aro que se ajustan con ventosas al suelo de la bañera (hay que comprobar siempre que esté bien anclado).

Nos permiten tener las dos manos libres para bañar al bebé y tenemos la seguridad de que no se caerá hacia los lados ni hacia atrás. Muchos incorporan juguetes con sonidos en el frente para que el bebé se entretenga a la hora del baño.

Si hay que encontrarle alguna pega a estos asientos es que tenemos que llenar con más agua la bañera para que le cubra hasta la cintura pues elevan un poco al bebé.

También, que al estar sentado se dificulta un poco limpiarle el culito, así que antes de sacarlo deberíamos aprovechar para limpiarlo mejor.

hamaca-abñoEn cambio, si el bebé todavía no se sienta solo, podemos utilizar una hamaquita de baño.

Son unas hamaquitas para colocar dentro de la bañera que se pueden mojar, algunas son de plástico, otras de tela, algunas se fijan con ventosas, otras sólo se apoyan, algunas tienen posiciones, altura regulable…

De esta forma el bebé está semitumbado y nosotros tenemos las dos manos libres para enjabonarlo y enjuagarlo.

Con lo que hay que tener precaución es que tenga los lados con protección, pues al intentar incorporarse el bebé podría caer hacia los costados o hacia delante.

Otra alternativa para que la transición de la bañera pequeña a la grande sea más gradual es colocar la bañera pequeña dentro de la grande. Si todavía cabe sentado en la pequeña, al colocarla sobre el suelo de la grande no hay riesgo de caídas, si salpica demasiado tampoco hay problema, y lo más importante, el bebé se sentirá más contenido.

babygatePara reducir el espacio donde el bebé se baña y juega, también se puede colocar una malla para achicar la bañera. Al limitar el espacio tendrá los juguetes más a mano y sentirá la situación más controlada.

Sea lo que sea que elijamos, no debemos quitarle ojo de encima al bebé mientras está en la bañera. Un descuido de un segundo, puede provocar un accidente, y no sólo hablo de ahogamientos (se pueden ahogar en apenas un palmo de agua), sino también de resbalones y golpes. Por eso, si tu bebé ya se pone de pie, evita que lo haga dentro de la bañera.

Ya sea que pongamos una silla, una hamaquita, una malla o nada dentro de la bañera, debemos colocar antideslizantes en el suelo para evitar resbalones. Puede ser una alfombrilla, formas con ventosas o pegatinas antideslizantes.

Si antes el baño era un momento de higiene, a partir de ahora también empezará a ser un momento de juego. Hay un montón de juguetes para la bañera de los que el bebé puede disfrutar: patitos de goma, cubos, puzzles y libritos de agua, etc…

Con las medidas de seguridad adecuadas y algunos juguetes para que el paso a la bañera de mayores sea más entretenido ya estárá listo para darse un buen baño, estimulante y relajante.

Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización.
En Bebés y más | Bañerita de plástico, buena opción para cuando el bebé crece, Convertir la ducha en bañera es posible

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios