Compartir
Publicidad
Publicidad

La realidad de las deportistas de élite: la dieron por acabada al quedarse embarazada (y volvió para ser campeona del mundo)

La realidad de las deportistas de élite: la dieron por acabada al quedarse embarazada (y volvió para ser campeona del mundo)
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos años empecé a correr y me empezó a interesar mucho el atletismo. Conocí a varios corredores profesionales, incluso alguno personalmente, y me sorprendió ver que los mejores corredores españoles, incluso los olímpicos, tienen que hacer malabares para llegar a final de mes.

"Esta tarde me tengo que quedar cuidando de mi hija y quizás no pueda salir a entrenar hasta que llegue mi mujer de trabajar", decía en un documental uno de ellos. Y es que si no juegas al fútbol profesional o eres de medalla de oro, lo tienes difícil.

Ahora súmale que seas mujer, que tu deporte sea minoritario y que te quedes embarazada. Es lo que le pasó a Blanca Manchón, que la dieron por acabada por quedarse embarazada y, justicia poética, volvió para ser campeona del mundo.

En un excepcional reportaje en The Objective, Blanca cuenta que en el momento en el que anunció que se quedaba embarazada, sus patrocinadores: Nike, Opel y Emasesa, le dieron la espalda.

Les contó que estaba embarazada

Según explica, les avisó de que iba a tener un hijo, Noah, pero que ella no quería retirarse. Había sido cinco veces campeona mundial de Windsurf y no tenía intención de dejarlo, así que su maternidad iba a ser solo un pequeño paréntesis en su carrera.

Refiriéndose a Nike, cuenta que a pesar de tener aún contrato, desaparecieron. Empezaron a darle largas, a no contestar a sus mensajes, y tres días antes de dar a luz ella les dio un ultimátum para saber a qué atenerse. Ahí, por fin, pusieron las cartas sobre la mesa y le dijeron que ya no la iban a patrocinar más porque el deporte que ella practicaba ya no encajaba, al parecer, con la marca.

Ahí confirmó lo que ya sabía, que la realidad de las deportistas de élite es esa, que si vives en España, eres mujer y deportista y te quedas embarazada, "estás acabada".

Hasta compara el trato que se da a los jóvenes deportistas: mientras en EE.UU. los jóvenes que hacen deporte son muy tenidos en cuenta en los centros educativos y universidades, en su instituto le suspendieron Educación Física al no poder presentarse a las clases porque se iba a los Juegos Olímpicos.

Y volvió para ganar

No tenía otra opción: ganar o ganar. Siete meses después de que naciera su niño, Blanca volvía a competir, y encima en una modalidad en la que nunca había participado: raceboard.

Ella se tuvo que pagar el viaje, la estancia e incluso la suscripción, y fue con sus padres y una tabla y vela prestadas. Una tabla y una vela que le llegó el día antes de la competición y que no sabía muy bien cómo debía montar, por ser diferente a la que ella solía utilizar en su categoría.

Sin entrenador, sin patrocinadores, como si fuéramos tú o yo con una tabla a competir (con la diferencia de que ella es una campeona), se plantó ahí dispuesta a hacerlo lo mejor posible, pero consciente de que solo le valía un resultado: ganar.

Si quería tener un nuevo patrocinador, tenía que ser la primera. Y lo dio todo, incluso contra una rival que sobre el papel iba mejor preparada, pero que no contaba con esa urgencia y esa necesidad de dar mucho más de lo que tienes. Dicen que los corredores africanos son tan buenos porque, entre otras cosas, tienen la urgencia de aprovechar la que puede ser su única oportunidad de conseguir algo para ellos y sus familias. Ganar les puede abrir las puertas de una vida mejor para los suyos, y por eso hacen lo posible y lo imposible por lograrlo. Pues Blanca, ese día, debía ganar porque era su oportunidad de volver a seguir con su carrera deportiva.

Y lo consiguió. Ganó.

Y luego devolvió la vela y la tabla a su dueño.

Una historia increíble

Blanca2

Salió en las fotos con su hijo Noah, y su gesta, solo siete meses después de ser madre, empezó a salir en los medios de comunicación. Su historia llegó a una marca de cosmética llamada Instituto Español que decidió apoyar su carrera , y luego llegó Panasonic.

Gracias a ello, Blanca viajará al mundial de Japón y a los Juegos Olímpicos en 2020, donde competirá en la modalidad de toda su vida, mientras se sigue entrenando duro y trata de compaginar su deporte, su maternidad y su familia, que no es poco en este país que tan poco cuida a sus ciudadanos y deportistas.

¡Vamos Blanca!

Fotos | The Objective
En Bebés y más | Siete embarazadas que no abandonan su deporte favorito a pesar de la barriga, Las mujeres que hacen ejercicio embarazadas tienen bebés con un mejor desarrollo cerebral, Una atleta de élite muestra las marcas que los embarazos han dejado en su barriga

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos