Compartir
Publicidad

Algunos datos sobre el castigo físico

Algunos datos sobre el castigo físico
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy retomamos una campaña que lleva unos años en marcha pero que sigue resultando necesaria, no sólo en España sino en todo el mundo, “Corregir no es pegar”.

Se trata de una iniciativa de la organización Save the Children y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales cuyo objetivo es sensibilizar y formar sobre la necesidad de erradicar el castigo físico a los niños y promocionar las alternativas de disciplina existentes.

La campaña informativa se dirige a madres y padres, profesionales de los ámbitos sanitario, educativo y social, medios de comunicación e instituciones con competencias en materia de infancia y familia, esto es, a toda la sociedad, pues de todos depende que el maltrato desaparezca y sea perseguido.

Aquí os ofrecemos algunos datos sobre el castigo físico en el mundo que ponen de manifiesto la necesidad de un cambio de mentalidad en muchos países y de la actuación legal en los sitios en los que pegar a un niño aún no es considerado un delito.

  • El 25.6% de los adultos cree que necesitan darle un bofetón a sus hijos para imponerle disciplina (CEIS Andalucía 2004).
  • El 56,9% de los adultos cree que, en general, a veces es necesario pegar a un niño para educarlo.
  • La aceptación del castigo físico disminuye conforme baja la edad de los padres y madres y aumenta su nivel educativo.
  • Al año, sólo en el continente americano, se contabilizan 80.000 muertes de niños por causa de la violencia física.
  • Según una encuesta a niños y niñas realizada por Save the Children (2005), el 46% de los niños y niñas piensan que no hace falta pegar nunca a un niño para imponerle disciplina, el 41% alguna vez, y el 4% muchas veces.
  • Los niños dicen que el castigo físico les produce dolor, tristeza, enfado, miedo, culpa y soledad (Save the Children 2005).
  • Consultas realizadas con niños y niñas de todas las regiones del mundo identifican el castigo físico como la forma de violencia más común que viven y reclaman a los gobiernos y sociedad una respuesta social y legal contundente.
  • Según un informe del programa “Construir una Europa por y para los niños”, en España, la mitad de los padres pegan a sus hijos (eso, que sepamos, pues está claro que no todo el mundo va a admitirlo en una encuesta).
  • En la República Checa y en Francia un 80% de los padres dice recurrir al castigo corporal con sus hijos; en el otro extremo se sitúa Suecia, con un 5% (“Construir una Europa por y para los niños”).
  • En países como Canadá, Estados Unidos, Australia y Reino Unido el 16% de los niños son maltratados físicamente y el 10% son descuidados o sufren abusos psicológicos (informe especial sobre el maltrato en la revista médica “The Lancet”).

Pegar a un niño conlleva graves consecuencias, tanto emocionales como físicas, y no se puede consentir. Pegar no es una buena manera de educar, es un recurso que nos anula como padres y como personas.

Ya lo señaló en su momento la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas: el castigo físico a los niños no es aceptable, aunque veamos que, por activa o por pasiva, se sigue “aceptando” en muchos lugares. Lo cual nos lleva al dato que más horroriza: miles de niños en el mundo sufren castigos físicos y mueren por ello.

Vía | Educación en valores
Foto | Nutboltu en Flickr
En Bebés y más | Eduquemos sin violencia, Criar sin azotes: Comunicación en positivo I, II, III, IV y V, Cinco pasos básicos para criar en positivo y sin castigos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos