Compartir
Publicidad

Salvan de morir ahogada en el mar a una niña mientras sus padres dormían: precauciones a tomar en la playa con niños

Salvan de morir ahogada en el mar a una niña mientras sus padres dormían: precauciones a tomar en la playa con niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece ciencia ficción, pero es una noticia real. Aunque nos parezca increíble que unos padres dejen a su hija pequeña sin supervisión en el mar, los hechos demuestran que sucede.

El último caso ha sido en la playa de La Arena en Santiago del Teide, Tenerife. Los socorristas salvaron de morir ahogada a una niña polaca de cuatro años que se bañaba sola mientras sus padres dormían en una hamaca.

Según Adolfo García Jiménez, coordinador de socorrismo de la playas del municipio, "la niña se encontraba sola cerca del agua cuando una ola la arrastró mar adentró. Acudimos a toda prisa porque el oleaje la alejaba de la orilla muy rápido. Finalmente, pudimos rescatarla con cierta dificultad. La niña, en evidente estado de shock, lloraba desconsolada".

Tras conseguir sacarla del mar, los servicios de emergencia se encontraron a los padres durmiendo "boca abajo sobre sendas hamacas, a unos 60 metros donde se bañaba la pequeña. "¡No se habían enterado que unos minutos antes su hija casi muere por ahogamiento!", ha afirmado García.

Y no es el único caso de 'despiste paterno este verano'. También en el municipio de Santiago de Teide, y solo unos días antes, el servicio de socorrismo cuenta que una niña francesa de ocho años se tiró al agua desde una zona de rocas con la bandera roja: "Cuando llegamos a la zona, las olas batían con fuerza. Mientras, su madre se reía desde lo alto".

Desde socorrismo no dudan en calificar estos casos como negligencia de los progenitores.

Precauciones con niños en la playa

Disfrutar del mar en verano, cuando el agua está más caliente, es un placer al alcance de la mayoría. El problema está en que todos los años, por desconocimiento o por tomar riesgos innecesarios, el mar se cobra víctimas. Y todo esto, a pesar de las recomendaciones machaconas que los servicios de seguridad marítima repiten hasta la saciedad en muchos medios de comunicación.

Y es que la mar, como bien dicen quienes mejor la conocen porque se ganan la vida entre sus aguas, es muy traicionera y no puedes fiarte de ella.

Desde aquí queremos repetir una vez más qué precauciones hay que tomar para disfrutar este verano en la playa sin sustos, y más si tenemos hijos pequeños. Somos los padres quienes tenemos que advertirles y enseñarles a ser precavidos.

Dos niños pequeños corriendo a la orilla del mar

Y la primera medida, y la madre de todas las demás medidas es no perder de vista, NUNCA, a los niños y estar a su lado siempre en todo momento mientras se bañan o juegan a la orilla del mar.

  1. Los niños nunca deben meterse al mar sin la supervisión y la compañía de un adulto. No sirven las excusas del tipo: "hay socorrista, el agua está calmada, mi hijo sabe nadar... ".

  2. Es necesario que los pequeños se habitúen a este entorno con tranquilidad y que pierdan el miedo al agua, pero no el respeto. Siempre hay que explicarles los peligros y las precauciones.

  3. No hay que fiarse de los los flotadores. Es mejor elegir manguitos y descartar los que rodean toda la cintura, ya que las olas pueden dar vuelta al niño y dejarlo con la cabeza bajo el agua.

  4. Hay que seguir siempre las indicaciones de los socorristas y de las autoridades locales.

  5. En zonas de rocas y superficies con verdín, hay que utilizar calzado adecuado y tener precaución ante la presencia de erizos, medusas y arañas de mar. En las duchas públicas, hay que usar chancletas u otro tipo de calzado antideslizante.

  6. No te bañes ni dejes que tu hijo lo haga si alguno os sentís mal o cansados. Si estáis dentro y notáis síntomas extraños, ¡fuera de inmediato!

  7. Enséñale que hay que entrar en el agua de forma gradual, sobre todo si el agua está fría y ha estado expuesto al sol mucho rato o si ha hecho un esfuerzo físico intenso. Remoja primero sus extremidades y después entra con el niño en el agua poco a poco.

  8. Hay que evitar las zonas de corrientes, porque podéis ser arrastrados sin daros cuenta. En días de viento, procure no utilizar colchones hinchables ni flotadores, porque la corriente puede arrastrarlos fácilmente.

  9. No te tires de cabeza y por supuesto tampoco permitas que tu hijo lo haga, si no conoces la profundidad del lugar o si hay rocas en la zona.

  10. Respeta las zonas acotadas con balizas para practicar deportes náuticos Si entráis en ellas corréis el peligro de ser embestidos por tablas de surf, motos acuáticas, etc.

Vía Europa Press y Generalitat de Catalunya

En Bebés y Más Ya está aquí el verano: qué llevar a la playa cuando vas con bebés y niños pequeños, Nos protegemos mucho del sol pero poco de la arena cuando vamos a la playa ¿lo habías pensado alguna vez?, Cómo cuidar los ojos de los niños en verano

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos