El primer exoesqueleto infantil del mundo es español y ya está listo para ayudar a caminar a 17 millones de niños

El primer exoesqueleto infantil del mundo es español y ya está listo para ayudar a caminar a 17 millones de niños
Sin comentarios

La atrofia muscular espinal es una enfermedad neuromuscular degenerativa que implica pérdida de fuerza e impide a los niños caminar. Por esa causa, desarrollan complicaciones como escoliosis, osteoporosis e insuficiencia respiratoria. Un exoesqueleto que les ayude a dar pequeños pasos puede mejorar mucho su calidad de vida.

De ahí la importancia de que, tras cerca de 10 años de investigación, la Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios, haya concedido el sello de calidad CE al primero del mundo. Desarrollado en España por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ya puede comercializarse y ayudar a caminar a los 17 millones de niños que sufren atrofia muscular en todo el mundo.

Daniela, Álvaro, Víctor... ya han dado sus primeros pasos

Desde que hace ocho años empezaran las investigaciones y comenzara a utilizarse el exoesqueleto ATLAS 2030 de forma experimental en varios hospitales españoles, ha demostrado que su uso puede retrasar todas las complicaciones musculo-esqueléticas asociadas a la atrofia muscular espinal y la parálisis cerebral.

Ahora, el sello CE, en la invención de la empresa Marsi Bionics, surgida del CSIC, permite generalizar su uso en hospitales y clínicas de rehabilitación para atender a niños con enfermedades neuromusculares: atrofina muscular espinal y parálisis cerebral.

En este vídeo se puede ver a Víctor, de 6 años, mostrando cómo lo utiliza en su rehabilitación, el mejor ejemplo de cómo funciona este exoesqueleto pediátrico:

Elena García Armada, investigadora del Centro de Automática y Robótica (CSIC- Universidad Politécnica de Madrid) y co-fundadora de Marsi Bionics, se involucró en el desarrollo y el perfeccionamiento de los exoesqueletos biónicos en 2009 cuando conoció a Daniela, una niña tetrapléjica desde bebé por un accidente de tráfico. Cuatro años después, en 2013, logró que la pequeña diera sus primeros pasos. Su dedicación ha tenido el mejor de los resultados:

"No sólo estamos hablando del hito de ser pioneros en la aplicación de la tecnología robótica a los niños, sino que, nuestro éxito, lo es fundamentalmente porque vamos a poder ser útiles y ayudar a tener una vida mejor para 17 millones de niños en el mundo”.

“Este es el verdadero éxito de lo que hoy estamos celebrando. Que hemos sido capaces de hacer efectiva una solución tecnológica que no existía, que nadie había pensado, pero que hoy es un rayo de esperanza para miles de familias de todo el mundo".

"Ahora el reto es democratizar esta invención para que esté al alcance de todos los niños que lo necesiten".

Las virtudes de este exoesqueleto

Exoesqueleto

Atlas 2030 pesa 12 kilos y está fabricado en aluminio y titanio. Cuenta con motores en sus 10 articulaciones que imitan el funcionamiento del músculo humano y proporcionan al pequeño la fuerza que requiere para mantenerse en pie.

La estructura consta de largos soportes, llamados ortesis, que se adaptan a las piernas y al tronco del niño sin la necesidad de control torácico. Ello permite al paciente moverse en todas las direcciones, bien al interpretar y responder ante el movimiento que quiere realizar el paciente o bien al reproducir un patrón de marcha específico fijado para cada niño. Esta terapia robótica puede acompañar al paciente pediátrico en su recuperación entre los cuatro y los diez años.

Según explica la investigadora Elena García Armada, la principal virtud de un exoesqueleto es que "sea capaz de adaptarse a estas variaciones de forma autónoma”, ya que "la dificultad fundamental para desarrollar este tipo de exoesqueletos pediátricos consiste en que los síntomas de las enfermedades neuromusculares varían con el tiempo tanto en las articulaciones como en el conjunto del cuerpo".

Atrofia muscular espinal, una enfermedad incurable

Atrofia Muscular

Se trata de una de las enfermedades neuromusculares degenerativas más graves de la infancia. Se considera la segunda causa principal de enfermedades neuromusculares, que afecta a cuatro de cada 100.000 personas, lo que implica entre 300 y 400 familias.

Tiene un origen genético, su principal consecuencia es la debilidad muscular generalizada y se divide en tres tipos:

  • El tipo 1. Se diagnostica a los pocos meses de nacer y genera una alta mortalidad durante los primeros 18 meses de vida.

  • El tipo 2. Da la cara entre los 7 y los 18 meses, impidiendo que el niño llegue a caminar.

  • El tipo 3. Se diagnostica a partir de los 18 meses y muestra sus principales síntomas en la adolescencia, cuando el paciente pierde la capacidad de caminar.

“El exoesqueleto va dirigido a los pacientes de tipo 2, que no llegan a caminar nunca, lo que provoca un importante deterioro de su estado”.

Su desarrolladora explica que el mayor reto que queda por delante es lograr que esté disponible en los hospitales públicos de España y de todo el mundo, ya que de momento "es un dispositivo de rehabilitación que debe ser usado con supervisión clínica dentro de un programa de terapia pautado por un especialista".

Vía y fotos | CSIC

En Bebés y Más | Crean un exoesqueleto que obedece las órdenes del cerebro para ayudar a andar a los niños con parálisis cerebral, "Mi hijo Dani tiene parálisis cerebral y es un niño súper feliz", las palabras de una madre que nos llegan al corazón

Temas
Inicio