Compartir
Publicidad

La lamentable historia de una niña que no puede ir al colegio porque sus compañeros no están vacunados

La lamentable historia de una niña que no puede ir al colegio porque sus compañeros no están vacunados
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La pequeña Lia tiene seis años y la semana pasada dejó de ir a la escuela, no porque la niña esté enferma y pueda contagiar a otros niños (ya sabéis, cuando tienes algo contagioso lo ideal es quedarte en tu casa, para no pegárselo a los compañeros), sino porque a su clase van muchos niños sin vacunar: la lamentable historia de una niña que no puede ir al colegio porque sus compañeros no están vacunados.

Casi la mitad de los niños de su clase están sin vacunar

Lia vive en un pequeño pueblo de Toscana, en Italia, y tal y como cuentan en El Confidencial ha sido diagnosticada recientemente con una grave forma de inmunodeficiencia. Esto quiere decir que su sistema inmunitario no funciona como debería y que por ello está en un riesgo mucho mayor que el resto de niños de padecer cualquier enfermerdad o infección.

En su clase, formada por 18 niños, muchos de sus compañeros no están vacunados (en concreto ocho), y esto supone un riesgo para la niña porque esos niños están en riesgo de coger cualquiera de las enfermedades para las que no están vacunados, con la diferencia que la gravedad de la infección sería mucho mayor en el caso de Lia.

Ella tampoco está bien vacunada

Los padres de esos ocho niños no creen en las vacunas, o no las consideran necesarias, o piensan que es mayor el riesgo de administrar las vacunas que el de no hacerlo, y decidieron no aplicarlas a sus hijos. Uno de los argumentos que esgrimen los llamados antivacunas es que "si tienes a tus hijos vacunados, que nos dejen a nosotros escoger libremente". Sin embargo no deja de ser un argumento muy pobre y basado en una clara falta de información:

  • Ninguna vacuna es eficaz al cien por cien, y así como muchos niños quedan bien inmunizados, otros no consiguen una protección realmente efectiva, y quedan en riesgo. Por eso es importante que todos los niños estén vacunados, porque los mejor inmunizados protegen también a los peor inmunizados.
  • Hay niños que no pueden vacunarse por diferentes motivos (por enfermedad, por no tener aún la edad adecuada como los bebés, etc.) y Lia es una de ellos. Aunque a sus padres les encantaría poder seguir poniéndole sus vacunas, los médicos se lo han desaconsejado porque podría ser peligroso para ella.

Italia se encuentra "al límite de los parámetros de seguridad"

Según la OMS, en Italia hay ya 358.000 niños sin vacunar, y esto ha situado al país en una situación cercana al límite a partir del cual las enfermedades ya no pueden controlarse eficazmente. Una vacunación masiva hace que las enfermedades queden prácticamente controladas y que en caso de haber alguna infección, casi no pueda extenderse a los demás. Una vacunación pobre, con muchos niños sin vacunar, abre la puerta a que una infección se extienda y se produzca un brote, con el riesgo que supone para la salud de cada uno de los niños no vacunados y para el resto de la población (bebés, enfermos y personas mayores).

Lia irá a otro colegio

Ante tal situación, no pudiendo acudir al colegio por la decisión de los padres de esos niños, los padres han tomado como buena la solución de buscarle otro colegio en su ciudad, y el equipo médico y los padres está barajando la posibilidad de vacunar a la niña con unas vacunas especiales, diferentes a las habituales, que podrían ser mejor toleradas por su organismo.

Vacunar es un acto solidario

Y parece que la gente no lo acaba de entender. No dejo de escuchar a personas hablando del riesgo de las vacunas, de los efectos secundarios que provocan y del daño que han provocado a muchos niños. No es que sea mentira: las vacunas tienen sus riesgos, como todo medicamento, y de vez en cuando hay casos de reacciones moderadas o graves, pero el número de casos será siempre inferior al daño que sufriríamos si todos dejáramos de vacunar a nuestros hijos. Volverían enfermedades como la poliomielitis, el sarampión, la difteria (aún recordamos el caso del niño que falleció de esta enfermedad en Junio), enfermedades potencialmente graves y que causaban un gran número de muertes hace pocas décadas.

Ahora los niños que no se vacunan tienen poco peligro porque todos los demás sí lo hacen, pero si empezamos a no vacunar todos, la tortilla dará la vuelta y entonces llegarán las lamentaciones. Es lo que tiene vivir en un primer mundo donde las enfermedades están controladas y es muy raro morir de pequeño... le perdemos el respeto a las cosas que deberían seguir dándonos, como mínimo, un poquito de miedo.

En Bebés y más | Sin pinchazo no hay paga: Australia retirará beneficios fiscales si no vacunas a tus hijos, Padres que no confían en la medicina y lo pagan muy caro, ¿Tienen los niños no vacunados mejor salud que los niños vacunados? El estudio KIGGS

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio