Publicidad

Convulsiones febriles: qué debemos hacer (y qué no) ante una crisis

Convulsiones febriles: qué debemos hacer (y qué no) ante una crisis
7 comentarios

Las convulsiones febriles son una respuesta del cerebro ante la existencia de fiebre y se producen habitualmente en niños sanos de entre seis meses y cinco años de edad, siendo más habituales en niños de entre 1 y 2 años. Es una situación muy angustiante para los padres, por eso es importante que sepamos qué debemos hacer en caso de crisis.

Suelen ocurrir durante el primer día de fiebre en infecciones virales derivadas del catarro, infecciones de oído o gastroenteritis. No están únicamente relacionadas con la fiebre alta, pueden aparecer en temperaturas a partir de 38º C.

El niño pierde bruscamente la conciencia, se pone rígido y su cuerpo comienza a sacudirse (todo o algunas partes), o se queda completamente flácido, o bien lo uno seguido de lo otro. Su boca se pone morada, con la mandíbula rígida, como encajada, y la mirada perdida. El cuadro es realmente desesperante. Su duración puede variar de segundos a minutos, generalmente menos de cinco minutos, pero desde luego se hacen eternos. Al acabar la convulsión el niño queda exhausto y adormilado.

Qué debemos hacer ante una convulsión febril

  • Colocar al niño tumbado de lado sobre un costado para que pueda respirar mejor y lejos de objetos con los que pueda golpearse.
  • No intentar introducirle nada en la boca, ni intentar sacarle la lengua.
  • No intentar detener los movimientos de la convulsión.
  • No realizar respiración artificial, ni sacudir, golpear o detener los movimientos del niño.
  • Intentar bajar la fiebre con paños tibios o pasando una esponja con agua tibia por frente y cuello.
  • Es difícil, pero hay que intentar mantener la calma y hacer lo correcto hasta que la convulsión haya pasado.
  • Cuando haya pasado la convulsión, se le puede administrar el antitérmico habitual y debéis acudir al centro de salud o al hospital más cercano. Es importante que contéis el episodio con todo lujo de detalles para que el médico lo pueda evaluar.

Después de la convulsión el niño estará igual que antes. Sin embargo, si se repite la convulsión, el niño está decaído, muy irritable, se queja de dolor de cabeza intenso o vomita es necesario volver a acudir al médico.

Aunque puede repetirse (uno de cada tres niños repite después del primer episodio), las convulsiones febriles no dejan secuelas y en la mayoría de los casos no se precisa realizar ningún estudio especial.

Más información | Sociedad Española de Urgencias pediátricas y Asociación Española de Pediatría
En Bebés y más | Remedios naturales para bajar la fiebre en los niños, De padres que llevan a sus hijos con fiebre a clase (previamente medicados)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios