Compartir
Publicidad

Viajar embarazada: el destino

Viajar embarazada: el destino
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Tal y como hemos hablado sobre los medios de transporte cuando decidimos viajar en el embarazo, también vamos a tener que tener en cuenta algunos detalles sobre el destino elegido.

Vayamos donde vayamos las precauciones alimentarias que seguíamos en casa deben mantenerse además de las que se hacen normalmente a los viajeros, con especial cuidado. Es importante beber agua embotellada con garantías si tenemos cualquier duda sobre el efecto que el agua del grifo puede tener sobre nosotros, en algunos destinos esta precaución es indispensable y hasta debemos aplicarla al agua de lavar los alimentos o a la de lavarnos los dientes.

Los alimentos deben estar bien cocinados y debemos optar por restaurantes que nos puedan garantizar una higiene excelente. Los alimentos a base de leche no cocida o de carnes poco hechas deben evitarse. Por supuesto, hay que rechazar las bebidas embotelladas que no sean abiertas en nuestra presencia.

El uso de protectores solares y repelentes de insectos puede ser necesario, pero siempre es conveniente consultar al farmaceútico para elegir un producto adecuado.

Si viajamos a algún destino que precise vacunación hay que tomar todas las precauciones, siempre teniendo en cuenta que algunas vacunas pueden no ser convenientes, especialmente las que son a base de virus vivos o atenuados.

Si vamos a viajar durante el embarazo y podemos preveerlo sería mejor haber consultado al médico previamente para ser vacunada antes de la gestación. En caso de ser imprescindible el médico valorará si podemos ser vacunadas de hepatitis, meningitis o neumococo, que llevan virus inactivos o toxoides, e incluso estudiar si es conveniente vacunar de fiebre amarilla, que si es una vacuna de virus vivos. Pero estos casos siempre serán muy especiales y, sinceramente, mejor no arriesgarse y elegir un destino que no precise estas precauciones.

También es importante asegurarnos que nuestro destino dispone de una adecuada infraestructura sanitaria, que tendrémos la posibilidad de ser atendidas en caso de urgencia sin problemas y que llevamos un seguro que cubre los problemas que puedan surgir en el embarazo, incluyendo el parto prematuro y la atención al bebé.

Con estas precauciones básicas podemos plantearnos viajar embarazadas considerando el destino elegido.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos