Compartir
Publicidad
Publicidad

El contacto piel con piel tras nacer podría conllevar ciertos riesgos para la vida del bebé, pero sigue siendo recomendable

El contacto piel con piel tras nacer podría conllevar ciertos riesgos para la vida del bebé, pero sigue siendo recomendable
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos años, al echar marcha atrás y tratar de hacer los partos menos instrumentalizados, al acercarnos más a la naturaleza en general, se están dando muchos beneficios para las madres y los bebés, pero están apareciendo nuevos riesgos derivados de las nuevas tendencias, probablemente por coger lo mejor de las costumbres de antaño, pero fuera del entorno natural.

Hace unos días comentamos que dar a luz en el agua podría ser peligroso si el expulsivo se hace en inmersión, sabemos también que dormir con los niños, lo que conocemos como colechar, puede ser peligroso si no se hace de manera segura y ahora, investigadores del Hospital 12 de Octubre de Madrid (uno de los primeros en utilizar cunas colecho), advierten de que el contacto piel con piel tras nacer podría conllevar ciertos riesgos para la vida del bebé.

Sin dudas acerca de los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

La recomendación de los protocolos de actuación actuales es que después del parto el recién nacido se ponga en contacto piel con piel sobre el pecho y el abdomen de la madre. Los beneficios de esta práctica están probados y no se ponen en duda en ningún momento, siendo una medida apoyada por la Sociedad Española de Neonatología, la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia de UNICEF y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España. Además, también forma parte de las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría y está en las guías clínicas de Australia, Canadá y Gran Bretaña.

Sobre los beneficios hemos hablado largo y tendido en Bebés y más. Sabemos que el contacto físico precoz con el bebé mejora la lactancia, sabemos que ayuda a la termorregulación del bebé, sabemos que hace que el bebé tenga una llegada al mundo mucho menos estresante que si le separan y sabemos, y probablemente es una de las cosas más importantes, que ayuda a que aparezca el vínculo afectivo entre los padres y el bebé, necesario para la supervivencia y el desarrollo del bebé y útil para que los padres sientan la necesidad de cuidar de su hijo y de evitar que llore, que sufra, haciendo de cuidadores en los instantes buenos y en los menos buenos (que tener un bebé es muy duro en muchos momentos).

Con tanto beneficio, lo lógico es que los hospitales hayan ido incorporando la medida de manera masiva y ahora son muchos los centros que lo hacen, poniendo al bebé sobre la madre durante las primeras horas. El problema es que a raíz de esta práctica se han empezado a describir algunos casos de apneas y muertes súbitas en el momento del contacto madre-bebé.

Se dice que suceden sobre todo en las primeras 24 horas, en especial en las primeras dos horas y frecuentemente cuando sucede la primera toma de pecho. Los niños son aparentemente sanos (por eso se dejan en contacto piel con piel inmediato), que han nacido por vía vaginal y sin ningún factor de riesgo conocido durante el embarazo.

Se han descrito casos en diferentes países y aunque aún no se puede establecer una frecuencia clara, pues es algo relativamente reciente, se estima que podría suceder en 2,5 a 3,2 de cada 100.000 nacimientos, con una mortalidad de 0,8 a 1,8 por 100.000.

¿Cuál es la causa?

Lo más importante, claro, sería conocer la causa para prevenirlo. Sin embargo, como sucede con el síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), no se sabe por qué sucede. Los investigadores piensan que podría ser una obstrucción de la vía aérea cuando el niño está boca abajo sobre el pecho de la madre o cuando está mamando, siendo peligrosa por ser tan pequeñitos, que podría ser también que son niños que nacen ya con riesgo, aunque no se manifieste al nacer o que podría ser por un exceso de temperatura asociado a la posición en prono, como sucede con el síndrome de la muerte súbita.

Todas ellas son hipótesis no confirmadas, así que lo único que sirve, por el momento, es conocer en profundidad los casos que se han producido para saber cuáles son los sucesos comunes en todos ellos y tratar de evitarlos, por si acaso.

Posibles factores de riesgo

Según se ha visto, en muchos de los casos el evento sucede cuando la mujer estaba sola con el bebé, sin acompañante, siendo su primer bebé y encontrándose cansada o adormilada tras el parto. Sucede sobre todo durante el contacto piel con piel o mientras el bebé está mamando, encontrándose el bebé en posición prono (boca abajo) sobre el pecho y abdomen de su madre.

Los bebés padecen apneas, dejan de respirar y algunos de ellos mueren. Muchos de los que sobreviven quedan con secuelas neurológicas graves, así que estamos hablando de algo muy serio.

Cómo prevenirlo

Contacto piel con piel y muerte súbita

No hay estudios todavía sobre estos sucesos. Lo único que tenemos es la documentación de diversos casos que han ayudado a sus autores a tratar de dar una serie de consejos que podrían ser útiles para intentar prevenirlos.

Las recomendaciones que se han publicado, a falta de más datos científicos que puedan ayudar, son las siguientes:

  • Los profesionales sanitarios deben saber que existen estos episodios y deben conocer los factores de riesgo. De este modo podrán informar y enseñar a la madre y al acompañante cómo evitar que la boca y la nariz del recién nacido se obstruya durante el contacto piel con piel, mientras esté en la cama junto a la madre y cuando esté mamando.
  • Las mujeres, tras el parto, deberían estar acompañadas en todo momento por quien ellas deseen, para garantizar la seguridad del recién nacido. Así el acompañante puede ayudar a la madre o, si ella está muy cansada, quedarse vigilando al bebé aun cuando esté encima de ella.
  • Cuando la madre esté despierta, en las primeras 24 horas sobre todo, debe comprender la necesidad de ir observando la actividad del bebé y el color, y de prevenir la obstrucción de la nariz. En caso de que esté muy cansada o adormilada, se aconsejará al padre o a otro adulto que vigile al recién nacido, o incluso que sea el padre quien coja al bebé para tenerlo él en contacto piel con piel. Si no hubiera ningún acompañante cercano (y la madre muy cansada o adormilada) no se dejará al bebé en decúbito prono sobre el abdomen o el pecho de la madre, sino en una cuna y en decúbito supino.
  • Se recomienda que la madre no se distraiga (llamando por teléfono o enviando mensajes, etc.) mientras tenga al bebé en contacto piel con piel o cuando el niño esté acostado junto a ella o mamando, sobre todo si no está acompañada de alguien que pueda vigilar al niño mientras ella lo hace.
  • La posición ideal de la madre podría ser semiincorporada entre 30 y 45º, con una almohada bajo la cabeza. Al parecer de este modo es más complicado que pueda haber complicaciones con el bebé.
  • Lo que suele suceder con el bebé es que primero haga una apnea, luego se quede hipotónico (sin fuerza, sin tono muscular) y que finalmente sufra un cambio de color en la piel. Los padres deben saber que ante cualquier respiración irregular o cambio de color han de avisar rápidamente.
  • Los profesionales de la salud también deben tener como protocolo la valoración intermitente del niño y de la madre, para comprobar que el niño está bien, que la madre está vigilando al niño o que un acompañante está pendiente de él. Si la madre está sola los profesionales deberían asumir esa función si fuera posible, o bien valorar suspender el piel con piel en caso de que la madre sea primípara, esté muy cansada, con sedación, etc.

Y a partir de ahora, lo más necesario es que se investigue para conocer la causa de los mencionados episodios de apnea o muerte súbita cuando el bebé está con la madre, para tratar la causa y eliminar el riesgo. Nadie pone en duda que el contacto piel con piel es beneficioso para los recién nacidos y por eso se recomienda que se siga haciendo. Pero mientras no se conozca la razón de estos episodios las directrices están claras: que se sepa que esto está sucediendo y que las madres y sus acompañantes vigilen al bebé en todo momento por si acaso.

Más información | Anales de Pediatría Fotos | Thinkstock En Bebés y más | Los bebés nacidos por cesárea también tendrían que quedarse en contacto piel con piel con la madre, Cómo practicar el método canguro o piel con piel (vídeo), Practica el contacto piel con piel con el bebé, des pecho o biberón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos