Decálogo para la atención del recién nacido prematuro

Decálogo para la atención del recién nacido prematuro
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros. En España, uno de cada 13 bebés nacen antes de tiempo, es decir antes de la semana 40 de gestación cuando se considera un bebé a término.

Los límites viables de la prematuridad se sitúan entre la 22 y la 25 semana de gestación. Los bebés prematuros extremos son aquellos que están por debajo de la semana 28. Los muy prematuros, entre la 28 y la 31. La prematuridad moderada en 32 y 33 semanas. Los prematuros tardíos, de 34 a 37 semanas. Y los bebés postérmino, si nacieron más allá de la semana 42.

La Sociedad Española de Neonatología (seNeo) ha creado el decálogo para la atención del recién nacido prematuro con el objetivo "no solo de conseguir una supervivencia sobresaliente, sino la mayor calidad de vida posible con el menor riesgo de problemas físicos y psíquicos ulteriores", subraya el Dr. Sánchez Luna, presidente de seNeo. 

"El bebé prematuro tiene que ser atendido por un personal especializado y experimentado, con todos los medios tecnológicos disponibles a nuestro alcance y en las mejores instalaciones hospitalarias, señala el Dr. a EFE Salud

Decálogo de neonatología para el bebé prematuro

prematuro

1. Fomentar que las madres con riesgo de parto prematuro sean derivadas a centros perinatales especializados en la asistencia a partos prematuros, donde puedan ser atendidos madre e hijo en el mismo centro, evitando su separación y traslado.

2. Disponer de una plantilla adecuada en número, con personal especializado para garantizar un nivel de cuidados basados en la evidencia científica durante las 24h del día, proporcionando herramientas tecnológicas asistenciales y de información actualizadas.

3. Garantizar una formación y actualización continua de todos los profesionales implicados en la atención y cuidados del niño prematuro y su familia, desde la maternidad hasta el seguimiento tras el alta hospitalaria.

4. Favorecer el establecimiento del vínculo del neonato con su familia desde el nacimiento, promoviendo los cuidados centrados en el desarrollo y la familia y el método madre canguro, fomentando el papel de madres y padres como cuidadores principales durante el ingreso y asegurando su acceso durante las 24h del día.

5. Fomentar la toma de decisiones compartidas entre profesionales y familias. Ofrecer y proporcionar apoyo psicológico, psiquiátrico y/o social a las familias.

6. Proporcionar un cuidado nutricional óptimo individualizado a cada recién nacido prematuro, tomando como primera opción la lactancia materna de la propia madre y en su ausencia donada.

7. Garantizar una cultura de seguridad sobre el uso de medicamentos, productos sanitarios, prevención de infecciones e identificación de pacientes, así como definir indicadores de salud y herramientas para la medición de la calidad asistencial.

8. Asegurar la implementación de un programa de seguimiento neonatal especializado a los prematuros con riesgo de alteraciones en su desarrollo.

9. Fomentar la investigación pre y postnatal y el desarrollo de guías clínicas y protocolos para estandarizar la práctica clínica, basada en la evidencia científica.

10. Desarrollar herramientas de trabajo en red, nacionales e internacionales, que permitan el uso masivo de datos, fomentando la práctica de una medicina predictiva y de precisión.

Fotos | iStockphoto

En Bebés y más | Qué es la edad corregida de los prematuros y por qué debe tenerse en cuenta hasta los dos años

Temas
Inicio